Exteriores
Noticias y opinión en la red
EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

Después del diluvio

Lo que se va sabiendo de la catástrofe del Katrina desmiente algunas de las peores previsiones que se habían hecho. Los muertos, aun siendo muchos, no son tantos como se dijo. Las refinerías se han puesto a trabajar ya. El centro de Nueva Orleáns ya ha sido drenado y empieza a estar en marcha otra vez. Lo malo es que también se están confirmando algunas de las intuiciones más tétricas que suscitó la catástrofe.

Publicidad
Según los datos presentados por Michael Tanner, del Cato Institute, desde el año 2000, cuando Bush llegó al poder, el Gobierno central lleva gastados 1.300 millones de dólares en cash para programas de bienestar. Otros 3.000 millones han ido a los cupones de comida que el Gobierno central reparte entre las personas pobres. Si a esto se le añaden los programas específicos como Medicaid, vivienda, fondos infantiles, y así hasta otros 60 programas para combatir la pobreza, en Luisiana se han gastado, en menos de seis años, 10.000 millones de dólares. Eso, sin contar lo que hayan puesto el Gobierno estatal y los ayuntamientos.
 
El resultado está a la vista. Un tercio de los habitantes de Nueva Orleáns vive por debajo del umbral de la pobreza. Más del 40% de los adultos de la ciudad son analfabetos funcionales; la tasa de abandono escolar está entre el 35 y el 40%. El porcentaje de nacimientos fuera del matrimonio se sitúa en torno al 60%. Del índice de criminalidad, ya se sabe que está diez veces por encima de la media nacional.
 
Todas esas personas, supuestas beneficiarias de un auténtico diluvio de dinero gubernamental, fueron las que se quedaron atrapadas en la ciudad cuando llegó la riada. Les abandonó, primero, el Estado de Bienestar que les debía haber sacado de la pobreza, y luego, una segunda vez, ese mismo Estado, que no había previsto las consecuencias de sus propios actos.
 
Si los servicios de emergencia hubieran funcionado como es debido no habría ocurrido la tragedia de Nueva Orleáns. Pero si los programas de lucha contra la pobreza hubieran dado resultado las escenas allí vividas ni siquiera habrían tenido ocasión de ocurrir. La mayor parte de la gente que quedó atrapada en la ciudad se habría marchado antes, en su propio coche.
 
Bush, que reaccionó tarde y mal, ya ha entonado la palinodia dos veces: en su discurso en Nueva Orleáns y antes, algo poco frecuente, delante de la prensa, al recibir al presidente de Irak en la Casa Blanca. Bush ha reconocido que el Gobierno no respondió a lo que se esperaba de él. Ha prometido, además, reconstruir Nueva Orleáns, invertir en la zona y tratar de transformar el desastre en una oportunidad económica y social.
 
George W. Bush.Lo último ha sido objeto de crítica, exactamente por los mismos que reclaman más gasto y más impuestos. Ahora bien, quienes argumentan que el Estado ha sido cicatero con los habitantes de Luisiana no están diciendo que haga falta más dinero del que se ha gastado. Más dinero, ¿para qué? Lo que están proponiendo es un cambio estructural en el Gobierno y la sociedad norteamericanos. Quieren un sistema próximo al modelo vigente en la vieja Europa, básicamente socialdemócrata, con redes de seguridad universales y garantizadas por el Estado. Katrina les ha dado la ocasión de desempolvar de nuevo todo el repertorio del gran gobierno igualitario intervencionista… con un único objetivo táctico, que es desalojar a los republicanos de la Casa Blanca. La realidad es que la mayoría de quienes dicen estar a favor de ese modelo en Estados Unidos no saben bien ni cómo funciona, ni lo que significa.
 
A Bush le gusta gastar el dinero que no es suyo, como a casi todos los políticos, pero no cree en el modelo socialdemócrata, y sabe por qué. De acuerdo con su famosa compasión conservadora, o conservadurismo compasivo, pondrá sobre la mesa ingentes cantidades de dinero. Pero también intentará que el Gobierno no sea el único protagonista. Por lo menos en la retórica, tratará de reducir su papel al de catalizador de oportunidades que sólo la iniciativa de los habitantes de Luisiana será capaz de aprovechar.
 
Entre las propuestas que está recibiendo se encuentra justamente la de reducir, no aumentar, los programas que han contribuido al estrago en Nueva Orleáns. También se le ha pedido que baje los impuestos en la zona para propiciar una recuperación económica más rápida. Y ya que el gasto va a aumentar sin remedio, le han recordado los ejemplos de Roosevelt y de Truman, otros dos presidentes aficionados a la esplendidez en el gasto pero que no dudaron en recortar por un lado lo que gastaban de más por otro, en circunstancias excepcionales como fueron la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea (a los adversarios de Bush sólo se les ocurre un recorte: la vuelta de las tropas de Irak).
 
En la Casa Blanca pensarán que muchos conservadores y liberales norteamericanos están aprovechando el Katrina para sacarse la espina que tuvieron que tragarse cuando Bush patrocinó o aceptó aumentos de gastos tan gigantescos como el de la reforma de Medicare o la reciente Ley de Autopistas.
 
Es cierto que hay cierta sorna, y a veces algo de veneno, en muchas de las recomendaciones que Bush está recibiendo de su propio bando. Pero pasados los primeros momentos de nerviosismo, la derecha norteamericana está reaccionando bien, en defensa de quien sigue considerando su líder. Hay que reconocer, además, que las propuestas conservadoras y liberales resultan más interesantes que la mayor parte de las que está exponiendo el bando contrario.

Lo más popular