Exteriores
Noticias y opinión en la red
HISPANOAMÉRICA

El comunismo está matando venezolanos

Uno de los logros más impresionantes de Hugo Chávez es la reaparición de gran número de enfermedades que generaciones de excelentes médicos venezolanos habían logrado extinguir y que ahora están matando cada día a más niños y adultos.

El ex ministro de Sanidad José Felix Oletta declaró recientemente: "Las enfermedades, tanto las degenerativas como las crónicas, las infecciosas y las que habían desaparecido por efecto de las vacunas, han ido creciendo vertiginosamente". Entre las enfermedades infecciosas que habían desaparecido por obra y gracia de las vacunas se cuentan la viruela (erradicada en 1956), la polio (1989) y la difteria (1992). Pues bien, según un informe de la Organización Panamericana de la Salud, la última de las citadas reapareció el año pasado, aunque el Gobierno no lo ha reportado en sus boletines.
 
A partir de 1945, los médicos Arnoldo Gabaldón y Alberto Fernández desarrollaron una exitosa campaña para erradicar el paludismo (malaria), que había sido una de las principales causas de fallecimiento en Venezuela: sólo en los años 30 se cobró la vida de 109.000 personas. Pues bien, el paludismo ha vuelto, así como el dengue, otra enfermedad transmitida por zancudos, con 102.000 casos registrados en los primeros meses de este año. La causa hay que buscarla en el abandono de las campañas preventivas y de los programas de saneamiento. A los de la camiseta roja no les importa mucho que las ciudades y los pueblos estén llenos de charcos y basura, tan queridos para ratas y mosquitos.
 
Hasta 1998, todos los niños venezolanos recibían "la triple", esto es, la vacuna contra el sarampión, la rubeola y la parotiditis. En 2006 sólo se les vacunó contra la rubeola. En 2007 sólo se vacunó al 40% de los niños. Por lo que hace a 2008, se han registrado 40.000 casos más de varicela que el año pasado.
 
Lejos de informar, prevenir y erradicar enfermedades, el Ministerio del Poder Popular para la Salud se ha convertido en un ente politizado que sólo da cuenta de aquello que le conviene al palacio presidencial. Esto nunca había sucedido en Venezuela. El 18 de mayo de 2007 Hugo Chávez anunció la sustitución del ministro del ramo, el médico Erick Rodríguez, por el teniente coronel del ejército Jesús Mantilla. Tras su nombramiento, éste dijo que su principal tarea sería "garantizar el derecho a la salud de todos los venezolanos".
 
Actualmente hay unos 20.000 médicos cubanos el país, en el marco de la misión Barrio Adentro, el programa de intercambio de petróleo por galenos. Estos profesionales tienen la obligación de adoctrinar en el comunismo a la gente pobre que examinan. En lugar de reportar a las autoridades sanitarias venezolanas que pagan sus salarios, los trabajadores de Barrio Adentro reportan al Gobierno de Raúl Castro. Por cierto, un creciente número de estos médicos cubanos está desertando, escapando a Colombia. Otro fracaso bolivariano, pues.
 
 
© AIPE
 
CARLOS BALL, director de la agencia AIPE.