Exteriores
Noticias y opinión en la red
COLOMBIA

El presidente quiere pasar a la Historia

El presidente Santos está que se habla. Nadie ha podido saber muy a derechas de qué cosa quiere hablar. Pero quiere. Tanto que, con el recurso óptimo de mantener llena la tostada de mermelada, ha resuelto pedir por encargo nada menos que una reforma constitucional. Y se la han redactado; con muy pobre estilo, con más pobre contenido y carencias mayúsculas. Pero ya tiene su Marco para la Paz, y convendrá recordar que, por lo general, uno tiene lo que se merece.

Publicidad

Lo primero que habrá de advertirse es que los contertulios no han dicho que también quieren hablar. Y, por supuesto, tampoco se sabe de qué hablarían. Por ahora, se han manifestado a su manera, porque también es dueño cada uno de su elocuencia. La de ellos es bien conocida. Masacres aquí y allá, bombas que estallan en rincones lejanos y en las calles de la propia capital, amenazas, secuestros, constancias generalizadas de que dominan el terreno. Si a eso llaman estar listos, estos hombres también lo están. 

El presidente quiere ofrecerles perdón y olvido, la eterna receta de los vencidos, sobre todo si ese perdón y ese olvido corren por cuenta ajena. Pero, hasta donde sabemos, nunca dijeron las FARC que eso les baste. Cuando ellos y sus corifeos hablan de paz, proponen que, para obtenerla, el país tiene que cambiar. No se trata de disparar menos, o nada, sino de convenir la fundación de una patria nueva, diseñada, claro está, a su imagen y semejanza. Una patria socialista, que excluya a la horrenda burguesía subyugadora; una patria con un Estado popular todopoderoso; una patria sin capitales distintos de los que el pueblo gobierne; una patria que seleccione bien a sus amigos, entre los que no se deben contar los Estados Unidos y quienes se les parezcan; una patria como la que los Castro regalaron a los cubanos y la que Chávez ha querido entregar en herencia a sus amados venezolanos.

El presidente no ha pensado en ninguna de estas cosas; o, si las tiene pensadas, nos quiere sorprender de nuevo. Como buen jugador de cartas, el doctor Santos ama las sorpresas. Y quizás sea esta la mayor. Porque miren lo que sería empezar conversaciones con Timochenko, Márquez y sus amigotes de camuflado, cubiertos sus flancos por los progresistas de todos los cuños, y de pronto convenir que la entrega de armas es poca cosa y que cabe algo mucho mejor, como la refundación de Colombia. Al final tendríamos tres auténticos próceres: Bolívar, Núñez y Santos. Esas conversaciones serían celebradas por el Congreso, ratificadas por la Corte Constitucional y aplaudidas por todos los que siguieran nadando en mermelada.

El señor presidente tiene una cosa clara, que no ha ocultado en absoluto. Su deseo de pasar a la Historia. Lo que ello signifique precisamente puede quedarle menos claro. Pero no importa el cómo, sino el final de la jugada: pasar a la Historia. Dijo primero que lo haría con la reparación de las víctimas de la violencia, pero ha notado que en esto le van más lejos las ganas que el bolsillo. Luego quiso que fuera con la restitución de tierras, pero, por iluso que sea, estará empezando a notar que será más el conflicto que arme que la gloria que obtenga. Y por eso viene este tercer salto, el de hablar con las FARC y llegar con ellas a la paz. Está convencido de que nada le falta. Desde luego, no las ganas. Lo demás vendrá por añadidura. Como, por ejemplo, el objeto del diálogo.

Ya lo sabrá cuando se pongan las cartas sobre la mesa. Entonces verá que, mientras él apenas quiere la gloria, las FARC sólo se conformarán con el país. Con el país entero.


© Diario de América