Exteriores
Noticias y opinión en la red
SUDÁN

El silencio árabe sobre Darfur

Steven Stalinsky

Con el respaldo del Gobierno sudanés, de dominio árabe, las milicias nómadas árabes están perpetrando un genocidio contra las tribus musulmanas de Darfur desde 2003. Un editorial del Washington Post del 12 de agosto de 2005, titulado ‘Vergüenza árabe’, criticaba a los gobiernos ricos de la región por no prestar ayuda adecuadamente a Darfur, mientras que América había aportado el 53% de las donaciones totales.

El editorial era especialmente crítico con los países árabes ricos en petróleo: "Esta indiferencia árabe es vergonzosa. Las víctimas de la peor crisis de Sudán, en Darfur, son musulmanas, y la ayuda al sur no musulmán de Sudán es esencial (...) los árabes tienen todos los motivos para preocuparse por Sudán, y aun así han hecho incluso menos que los países no musulmanes distantes".
 
En un artículo titulado 'El silencio árabe sobre Darfur, de nuevo', Abú Khaula, ex presidente de la delegación tunecina de Amnistía Internacional, reproducía la postura de muchos reformistas árabes. En el texto, publicado en la web liberal árabe Middle East Transparent el 22 de diciembre de 2004, se afirmaba: "La catástrofe que se cierne estos días sobre Darfur (…) es considerada la peor crisis humanitaria del mundo (…) Kofi Annán la describía como una masacre colectiva de civiles. En contraste, se observa un silencio ensordecedor en todo el mundo árabe a propósito del horrendo crimen que están cometiendo sus correligionarios árabes de Sudán (…)".
 
El ex redactor del diario londinense en lengua árabe Al Sharq al Awsat Abdel Rahmán al Rashid publicaba un editorial el 24 de junio del 2004 acerca de la indiferencia de la prensa árabe hacia Darfur: "No son víctimas de la agresión israelí o americana; por lo tanto, no son motivo de preocupación. Así es como se extiende un enfoque de indiferencia hacia los de fuera del círculo de conflictos con extranjeros y se permite su asesinato, mientras se lee y se escribe acerca de la crisis de Darfur (…) ¿La vida de mil personas en el Sudán occidental es menos valiosa, o tiene más importancia un solo palestino o iraquí muertos, simplemente porque el enemigo sea israelí o americano? (…) En cuanto a los intelectuales árabes (…) que consideran que toda sangre no derramada en conflictos con extranjeros es gratuita y su derramamiento justificable, son los cómplices intelectuales del crimen (…)".
 
El poblado Um Hashab fue saqueado e incendiado el 29 de agosto de 2004.Mientras que algunos escritores árabes denuncian la indiferencia árabe hacia Darfur, otros han difundido conspiraciones. El 3 de febrero de 2005, en el Canal 1 del Gobierno saudí, la periodista Suheila Hammad indicaba: "Por Alá, esto es una conspiración. [Los norteamericanos] lo dicen (…) Hay una conspiración en Sudán; se está dividiendo Sudán de modo que Darfur se convierta en un Estado secular e independiente de Sudán y el sur se convierta en un Estado cristiano (…)".
 
No debería ser motivo de sorpresa que la prensa iraní también haya difundido conspiraciones sobre Darfur. En el Tehran Times del 13 de julio de 2005, Hasán Hanzadeh afirmaba: "La guerra en el sur de Sudán y la crisis de Darfur han causado problemas económicos y políticos serios (...) En la región, los países vecinos, con la ayuda del régimen sionista, que intenta debilitar a los países musulmanes africanos provocando guerras civiles, intentaron desmembrar el gran país africano islámico de Sudán armando a los rebeldes sudaneses. Su principal objetivo es crear un país cristiano en la ribera del Nilo con el fin de poner punto y final a la dominación de Egipto y Sudán sobre el río más largo del mundo".
 
Poco antes de las últimas elecciones presidenciales en América, algunos árabes influyentes afirmaron que Darfur era en realidad una conspiración para ayudar a ganar al presidente Bush. El embajador sudanés en El Cairo, el doctor Ahmed Abd al Halim, intervino el 11 de agosto de 2004 en el canal saudí Al-Majd TV, para decir que los votantes "extremistas" de América querían convertir Sudán en un Estado cristiano.
 
Al Ahram al Arabí, controlado por el Gobierno egipcio, publicó el 31 de junio de 2004 un extenso reportaje de investigación firmado por el Dr. Amani al Tawil y titulado 'La clave de las urnas electorales norteamericanas se encuentra en Darfur: El complot que se llama petróleo'. De igual manera, un editorial del semanario egipcio Al Ahram Weekly (29 de junio de 2004) se preguntaba si "el Gobierno sudanés está llevando a cabo operaciones de limpieza étnica contra los habitantes de Darfur, y especialmente contra las tribus no árabes"; y añadía: "La sospecha en el mundo árabe es que la impaciencia de América para intervenir en Darfur es una conspiración americana con el fin de lograr el control del petróleo sudanés".
 
Mientras que estos y otros editoriales cuestionan si tiene lugar realmente un genocidio en Darfur, las matanzas han continuado durante las últimas semanas. Un ataque típico tuvo lugar el 28 de septiembre, cuando 400 guerreros árabes, sobre camellos y caballos, atacaron el campamento de refugiados de Aro Sharow, matando a 34 civiles, mientras helicópteros del Gobierno sudanés lo sobrevolaban. La prensa árabe ignoró completamente los ataques, verdaderamente vergonzosos.
 
 
Steven Stalinsky, director ejecutivo de The Middle East Media Research Institute.

Lo más popular