Exteriores
Noticias y opinión en la red
CRÓNICAS COSMOPOLITAS

La Socialbasura (y II)

Como siempre, en Francia y en España, tratándose de Tony Blair, se acogieron con escepticismo e ironía sus declaraciones sobre los peligros del terrorismo islámico en Reino Unido, que se basaban en las conclusiones de su jefa de los servicios secretos, que alertaba sobre las amenazas de las diversas redes clandestinas, más o menos conocidas y vigiladas sin descartar en absoluto la existencia de otras aún desconocidas. ¡Qué exagerados! ¡ceden al pánico!, se dijo por aquí.

Publicidad

Porque para los gobiernos de estos dos países, y otros como el italiano, el terrorismo islámico no existe, y afirmarlo sería una canallada. Y quienes cometen atentados son vulgares malhechores, asimilables a traficantes de droga, o a bandoleros. Asuntos policiales, en suma. Y con su óptica de ciegos voluntarios, conducen sus respectivas “alianzas de civilizaciones”, haciendo carantoñas a lo peor, Irán, Hamás, Hezbolá, etcétera. El propio ministro comunista de Exteriores italiano, d’Alema, ha declarado oficialmente que no había que confundir Hamás y Hezbolá “organizaciones políticas de resistencia”, con Al Qaeda.

El actual gobierno galo no será socialista, pero en política exterior y en varios temas de política interior, es muchas veces peor, y va por la misma onda burocráticoestatal y antiyanqui. No hay un solo partido, un solo líder político (incluyendo a Sarkosy), que por crítico que pueda mostrarse con el Presidente Chirac, no elogie a renglón seguido, su “magnífica” posición antiyanqui con motivo de la guerra de Irak, cuando ha quedado demostrado que sólo fueron gesticulaciones a favor de a tiranía de Sadam Hussein; gesticulaciones además inútiles, puesto que dicha tiranía fue tumbada. No se trató pues de una “política de paz” y de “no intervención”, por parte del gobierno francés, porque además, como el español, interviene militarmente, muy modestamente, pero interviene, en Afganistán, lo cual constituye la misma “agresión de los infieles” contra el islam.

Tony BlairVolviendo a Tony Blair, yo por mi parte le consideré demasiado optimista cuando señaló que la lucha contra el terrorismo sería una lucha larga, “de una generación”. Pues no, será mucho más larga, y puede hablarse de varias generaciones, y viene de lejos, desde que Mahoma se autoproclamó el único representante de Alá, en el Universo. En cambio, y una vez más, le encontré a Tony Blair, más lúcido y valiente que los otros jefes de gobierno europeos, no limitándose a ningunear los problemas de fondo del terrorismo, sino insistiendo también en los peligros de la propaganda islamista, capaz, las cosas como son, de adoctrinar a musulmanes, jóvenes y viejos, y convertirles en voluntarios de la muerte; bombas humanas. Ya lo he dicho, y lo repetiré sin descanso, aunque nadie me oiga, aunque me insulten, y me traten de talibán al revés, o de integrista liberal (cualquier cosa se dice, mariposa): la guerra contra el islam es una guerra total, y sus frentes políticos e ideológicos, son tan importantes como los militares, policiales (¡toma!), y de Inteligencia (en el doble sentido de la palabra: sentido común y servicios secretos). ¿O es que no tenemos suficientes argumentos para combatir eficazmente esa propaganda islamista mortífera e inquisitorial?

Desde luego no se trata de confundir los más de mil millones de musulmanes que existen en el mundo. No firman un ejército único y jerarquizado, igualmente dispuesto a la jihad. No sólo se matan los unos a los otros, sino que muchos son los que no quieren matar a nadie. Y no se trata de olvidar, sino de exaltar, y sobre todo ayudar, al puñado de disidentes del Islam y a la vez francotiradores de la democracia en tierras musulmanas, quienes, como ayer los disidentes del totalitarismo comunista, son los primeros perseguidos y asesinados.

En muchas capitales europeas se ha saludado la victoria de los Demócratas en las recientes elecciones norteamericanas, como una victoria de la socialbasura europea (que tiene otros cubos de basura: Verdes gaullistas, antimundualistas, etc), contra Bush. Me temo que se lleven un chasco. La victoria para nuestras basuras, una ilusión. Un ejemplo: el famoso lobby judío de EE.UU., que se presenta en España como una siniestra mafia secreta, y que es en realidad una corriente de opinión perfectamente legal y transparente, ha sido desde siempre mayoritariamente Demócrata, como lo era su objetivo: la defensa de Israel, no incondicional, pero defensa. Es más recientemente que los Republicanos y el propio Bush, se han dado cuenta de la importancia de Israel, en esta nuestra guerra de todos los demócratas contra el totalitarismo islámico, y no creo que el apoyo a Israel cambie fundamentalmente con ésta victoria Demócrata. Queda la guerra de Irak, que, por lo visto, ha desempeñado su papel en la victoria demócrata. Mi opinión y la de algunos más –por lo que oigo y leo– es tajante: había que hacerla y se ha hecho mal. Sin presumir en absoluto de conocimientos militares particulares, salta a la vista que el fallo principal de los norteamericanos es el de hacer una guerra a medias, y de haber intentado demasiado pronto protagonizar a los propios irakís con la responsabilidad de la lucha contra el terrorismo, sin estar suficientemente preparados, ni convencidos. Y los atentados se multiplican. No niego que se hayan logrado dar pasos hacia la democracia y celebrado elecciones, pero estos son aún muy frágiles. ¿Qué van a exigir los Demócratas? ¿La retirada inmediata y sin condiciones? Me parece muy difícil. ¿La condena absoluta de Israel, como acaban de hacerlo Francia en la ONU y España en Ankara? Me parece aún más difícil.

Desde luego el campeonato europeo de a socialbasura, se lo ha ganado, sin discusión, el señor Rodríguez, quien en Ankara ha montado “un perfecto espectáculo de cabaré vienés”, como escribe alguien que no quiero nombrar, porque si le elogio en Libertad Digital, arriesga represalias de sus señoritos, quienes han perdido el sueño, y no lo recuperarán hasta que estemos nosotros, y algunos más, en la hoguera. Todo el mundo sabe perfectamente que Hezbolá, como Hamás y demás locos de Alá, se sirven de la población civil, mujeres y niños, como escudos humaos, y que toda operación militar contra objetivos militares corre el riesgo de hacer víctimas civiles, porque los depósitos de armas y explosivos, como los cabecillas terroristas, viven, duermen, y cagan, rodeados de mujeres y niños. Y en vez de denunciar este monstruoso chantaje, este criminal sacrificio de mujeres y niños, estos gobiernos traidores, se unen al coro de las naciones musulmanas, para condenar Israel. ¿Quién habla, pero vamos a ver quién protesta por las víctimas civiles israelíes? Nadie, ni Zapatero, ni Kofi Annan, ni, por cierto, Bin Laden.

La situación de Israel sigue siendo trágica, y los “cascos azules” franceses en el sur del Líbano, parecen estar esperando con impaciencia el menor pretexto para dispara contra el ejército israelí. Seguro que si lo logran tendrán importantes rebajas en el precio del petróleo iraní, y de refilón, también Saudí. Un día se habló, incluso en la ONU, de desarmar Hezbolá, y se enviaron “cascos azules” para eso y para confirmar la retirada de las tropas israelíes. Las tropas israelíes se han retirado, pero Hezbolá sigue armado, y no sol sigue armado, sigue matando.

Desde que importantes sectores de la población libanesa, apoyados por la “comunidad internacional”, bulo que no significa nada, salvo que en este caso significaba los USA, obligaron a Siria a abandonar el Líbano, los asesinatos de políticos y periodistas antisirios, se suceden impunemente. Ayer fue Rafic Hariri, hoy es Pierre Gemayerl, heredero de la dinastía de los Gemayerl, que no están libres de toda culpa, ya que fueron ellos y su partido de las Falanges cristianas, quienes pidieron a siria que expulsará a los palestinos de la OLP del Líbano. Siria lo hizo sin miramientos, y se quedó con Líbano. Hoy todo vuelve a empezar, con la diferencia de que Irán esta mucho más presente, que es Irán, más que Siria, el país que paga, arma y controla el Hezbolá, y que puede ser el “padrino” de este asesinato. Y se dibuja una alianza “catalana”, en el Próximo Oriente, un tripartido: Irán, Siria, Irak. Romano Prodi, otra basura, afirma que hay que charlar con la pobre Siria, como Chamberlain y Daladier decidieron que había que charlar con Hitler y Mussolini. ¡Porca miseria!. En castellano: basuras de mierda.

Lo más popular