Exteriores
Noticias y opinión en la red
URUGUAY

Los políticos y la torta

El presidente electo de Uruguay, José Pepe Mujica, anuncia que acentuará el reparto de la riqueza en nuestro país y adelanta que el equipo económico de su gobierno pondrá especial énfasis en la distribución del ingreso y en avanzar en el "reparto de la torta".

Publicidad
La idea de Mujica es profundizar en las estrategias iniciadas por el gobierno saliente de Tabaré Vázquez. Ambos políticos pertenecen a la coalición de izquierda Frente Amplio. Ahora bien, Vázquez es socialdemócrata, mientras que Mujica se ubica en el sector más radical.

El enfoque de Mujica es compartido por el vicepresidente electo, Danilo Astori, quien fue ministro de economía de Vázquez y responsable de la reforma fiscal realizada durante la administración de éste. Astori fue aupado a la vicepresidencia para tranquilizar a los votantes, a pesar de la resistencia que provocaba entre los grupos afines a Mujica. El mensaje electoral era que la política económica estaría enteramente bajo Astori. Pero ahora, ya logrado el objetivo de alcanzar el poder, el mandatario declara su intención de incluir en el equipo de asesores a gente de su confianza que garantice la repartición de la torta.

Eso de "la torta" es una de las metáforas preferidas por los políticos para referirse a la riqueza. Al usarla revelan ser unos supinos ignorantes tanto del arte culinario como de la economía.

Para empezar, nunca explican de dónde salió la famosa torta. Aparentemente salió de la nada, o surgió por generación espontánea. Sin embargo, no hay que ser muy lúcido para darse cuenta de que lo apetecible suele tener detrás el trabajo de alguien.

La gente produce, y los políticos se arrogan el derecho de repartirlo justamente. Por volver a nuestro ejemplo culinario: es como si, una vez que la torta está lista, viene uno que no movió un dedo a la hora de hacerla y se pone a decidir cómo se reparte y qué tamaño tendrá cada porción. Incluso a invitar al festín a gente que el cocinero ni conoce. No importa: los amigos del distribuidor estarán todos presentes, y él tendrá cada vez más amigos...

No hace falta mucha imaginación para saber cuáles serán los criterios utilizados en esa redistribución que llaman "justicia social". El ánimo del cocinero oscilará entre la indignación y la frustración, lo cual probablemente lo conduzca a esconder el fruto de su trabajo o, en el peor de los casos, a no cocinar más. Muy otra sería la situación si pudiese disponer del fruto de su trabajo: entonces produciría más tortas, por lo que habría más trabajo y la comunidad saldría ganando.

Volviendo al Uruguay, ¿cuál ha sido el resultado de las medidas redistributivas? Durante el actual gobierno, el reparto tendió a ser más desigual entre 2005 y 2007 que antes, con una leve mejora en 2008. Pero esas cifras esconden una realidad: la gente no ha sido recompensada de acuerdo a su participación en el proceso de producción de riqueza, sino de acuerdo a decisiones políticas. En consecuencia, cada vez habrá menos gente dispuesta a esforzarse, por lo que la pobreza, en vez de disminuir, aumentará.


© AIPE

HANA FISCHER, analista política uruguaya.