Opinión
Noticias y opinión en la red

El Estilo Zapatero, antes Talante

Por lo visto, Zapatero no sabe ganar unas elecciones si no es por accidente, bajo sospecha o plagadas de irregularidades morales, políticas y hasta legales. Las gallegas no podían ser una excepción, y no lo están siendo. Ya el nombramiento meses antes de los comicios de un embajador-comisario, el tristemente célebre Cortizo, para controlar el voto de la emigración gallega anunciaba lo peor. Y lo peor, que en Zapatero es lo corriente, se cumplió. Cortizo, desmintiendo su condición de embajador del Reino de España, ha participado en mítines de partido, por ejemplo en Argentina, donde para pedir el voto al PSOE llegó a ofrecer visados y agilización de papeles. Y menos mal que no se le ocurrió prometer la nacionalización española de toda la Liga de fútbol argentina, porque en ese caso habría mayoría absoluta no ya de Touriño sino de Pepiño Blanco, que además sería el próximo presidente del Celta de Vigo.
 
Se auguraban reñidas las elecciones y se barruntaba que el voto emigrante podía ser decisivo. Así ha sido. Por eso mismo no es de extrañar que los socialistas recurran al manual de malas artes, trampas, trampillas y trapicheos paralegales. También es curioso, pero no sorprendente, que sean los votos de Venezuela, el paraíso de Chávez, los que se hayan convertido en objeto de controversia. También es llamativo que sea la Junta Electoral la que ayude al PSOE en Pontevedra dando por ilegales unos votos que llegaron el 19 a España, señal evidente de que no pudieron emitirse más tarde del 18, que es la fecha límite para votar. Desconozco la letra grande y la letra pequeña de la legislación electoral, pero me atengo al sentido común esgrimido por Acebes para pedir la convalidación de esos votos. Temo que con la esgrima nos quedaremos todos. El PSOE quiere rematar la faena cuanto antes, no sea que sigan llegando votos y gane Fraga. El comisario Cortizo ha pasado el fin de semana deslegitimando el voto por correo, en términos que harían palidecer a Fidel Castro denostando la democracia burguesa. Ya se sabe que democracia es cuando gana el PSOE. Cuando no gana, es atropello, trampa, caciquismo, pucherazo o ruido de cheques. Hasta ahora la Derecha creía que le habían robado las elecciones del 14M. Si ahora pierde Fraga puede creer que el hurto continúa. Lo que no decae es el estilo Zapatero, antes llamado talante: ni una elección sin escándalo, ni un escándalo que no se justifique en una elección.