Fin de semana
Noticias y opinión en la red
CÓMO ESTÁ EL PATIO

Cambio de modelo vacacional en Marivent

El anuncio de que las vacaciones de nuestra realeza serán este año más modestas de lo habitual nos ha enternecido a todos los españoles de buen corazón.

La Familia Real, una pyme que trabaja a destajo (sólo hay que ver sus caras de sufrimiento cuando bajan esquiando las pistas de Baqueira Beret regateando horteras), ha decidido que este año va a solidarizarse con los españoles que no pueden irse de vacaciones por culpa de la crisis.

En la revista Hola, órgano oficial de la Casa Real desde hace décadas, los responsables de comunicación de La Zarzuela han desplegado todo un catálogo de medidas que harán que los súbditos sientan aún más cercanos a sus reyes y herederos. La campechanía borbónica está muy bien, pero a veces hay que hacer algún gesto que identifique a los monarcas con su pueblo doliente, por lo que su decisión de convertir Marivent en una urbanización de medio pelo ha de ser saludada como un encomiable gesto real hacia los contribuyentes, incluidos los republicanos.

Y eso que someter la dinastía a los rigores de unas vacaciones proletarias igual no es bien recibido por los afectados, especialmente La Nuera, a la que las malas lenguas le atribuyen cierta propensión al cabreo y la estridencia (le pasa a todos los progres). En consecuencia, si tienen previsto viajar a Mallorca este mes de agosto y pedir prestado el Fortuna para dar un garbeo por la costa, asegúrense de que Ella no esté cerca, no sea que les lance a la cabeza la autobiografía de Joaquín Sabina y tengamos un disgusto.

Doña Sofía.Afortunadamente los Duques de Lujo (© Carmen Rigalt) han cesado temporalmente su convivencia, porque Marichalar no está acostumbrado a coger directamente los limones para hacerse un chambi; y además, los pantalones de paramecio y la pashmina podrían engancharse en las púas del árbol provocando una desgracia.

Los que peor van a llevar este régimen espartano son los perritos de Doña Sofía, que en lugar de higadillos en su jugo van a comer pienso al por mayor tal vez por primera vez en su perra vida. Las asociaciones protectoras de animales no se han pronunciado todavía, pero no es descartable que emitan una nota de prensa condenando el sufrimiento innecesario al que se va a someter a los chuchos por culpa de la ineptitud de Zapatero, responsable en última instancia de que hasta los pobres perrillos tengan que experimentar los rigores de la crisis.

Otro dato destacable en el nuevo modelo vacacional que va a implementar S.M. por primera vez este verano es la sostenibilidad, que nadie sabe lo que significa pero queda muy moderno a la vez que solidario. Al parecer, los inquilinos de Marivent se van a desplazar por los jardines a bordo de unos cochecitos eléctricos, que contaminan menos que los de motor de explosión y encima son una chulada. Sobre el coste de cambiar el parque automovilístico afecto a la residencia veraniega no se ha dicho nada, pero todo sea por cuidar el medio ambiente y evitar que las aguas del Mediterráneo aneguen la isla a causa del calentamiento global. ¡Ah, sostenibilidad, cuantos despilfarros se cometen en tu nombre!

Nuestra realeza va a experimentar, por primera vez en su vida, cómo son unas vacaciones del españolito medio, a la altura de los taxistas madrileños cuando viajan en agosto al Mar Menor, aunque no es seguro que la dieta real incluya las almóndigas caseras y las cocretas congeladas, muy ricas en proteínas y rápidas de hacer. Sólo falta que se bajen el sueldo asignado en los presupuestos, aspecto sobre el que no se han pronunciado aún. Con una glosa de Anson en las páginas dominicales de El Mundo y una recogida de firmas en condiciones, el Premio Príncipe de Asturias a la Solidaridad no se escapa.