Fin de semana
Noticias y opinión en la red
COMER BIEN

Michelin 2010: estrellas contra la crisis

Caius Apicius

La Guía Michelin de España y Portugal ha celebrado su centenario concediendo más estrellas que nunca: un total de veinticuatro entre ambos países, de las que 22 corresponden a España y dos a Portugal.

La máxima novedad es la tercera estrella que consigue Joan Roca para su El Celler de Can Roca (Girona). Roca estaba en todos los pronósticos y en todas las apuestas, que esta vez acertaron. De este modo son ya siete los restaurantes españoles triestrellados, cuatro de ellos en Cataluña –Can Fabes, en Sant Celoni; El Bulli, en Cala Montjoi; Sant Pau, en Sant Pol de Mar, y El Celler de Can Roca, en Girona– y tres en el País Vasco: Arzak y Akelarre, en San Sebastián, y Martín Berasategui, en Lasarte. El primer restaurante español que consiguió tres estrellas, el madrileño Zalacaín, cuenta en la actualidad con sólo una.

El segundo escalón, el de los dos estrellas, sí que sufre novedades. Nada menos que cuatro son los restaurantes que consiguen esa segunda estrella: Casa Manzano, de Arriondas; Lasarte, de Barcelona; La Terraza del Casino, de Madrid, y Les Cols, de Olot. Por contra, pierde una de sus dos estrellas el Tristán, de Portals Nous, con lo que las Baleares se quedan sin restaurantes en esta categoría.

Son diecisiete los restaurantes españoles que estrenan estrella, por diez que la pierden. La ganan el vizcaíno Etxebarri, de Axpe; los catalanes Enoteca (Hotel Arts, Barcelona), Bo.Tic (Girona), La Fonda Xesc (Gombrén) y Torreó de l'India (Xerta); los gallegos A Estación (Cambre) y As Garzas (Malpica); el valenciano Julio, de Fontanars dels Aforins; el castellano-leonés Cocinandos, de León; el andaluz Alejandro, de Roquetas de Mar; los madrileños La Broche, Diverxo, Kabuki Wellington y Ramón Freixa Madrid, el canario M. B. (Hotel Abama, Guía de Isora) y el murciano La Cabaña de la Finca Buenavista.

Se caen de la lista Lillas Pastia, de Huesca; Alboroque y El Chaflán, de Madrid; Read's H., de Santa María del Camí (Mallorca); La Taberna de Rotilio, de Sanxenxo, y Alejandro del Toro, de Valencia. Por cierre, cambio de local u otras razones temporales se retira la estrella a Gallery Art & Food, de Gijón; Kursaal, de San Sebastián, y Solar de Puebla, de Santa Cruz de Bezana.

En fin, ganan estrella dos portugueses: el Ocean, de Armaçao de Pereira (Faro), y el Tavares lisboeta. Y pierde la suya el andorrano Aquarius.

Pocas sorpresas entre los periodistas asistentes a la fiesta que dio la guía roja el día 26. Sí que hay que comentar que tanto Canarias como Murcia recuperan estrellas, ya que habían tenido con anterioridad algún restaurante con esa distinción. Cataluña sigue dominando por goleada, con cuatro tres, tres dos... y nada menos que treinta y nueve una. Le sigue el País Vasco, con tres tres, un dos y once una. En cuanto a Madrid, que sube espectacularmente en esta edición, cuenta con tres restaurantes de dos estrellas y once con una estrella.

El gran triunfador de la noche, además de Joan Roca, fue el guipuzcoano Martín Berasategui, cuyo restaurante de Lasarte tiene ya tres estrellas, que ha conseguido la segunda para el Lasarte de Barcelona y la primera para el M. B. de Tenerife; Berasategui también recolectó anoche tres estrellas.

En cualquier caso, Michelin ha reaccionado con alegría ante la crisis: veintidós nuevas estrellas, más las dos portuguesas, entre ascensos y apariciones, son muchas estrellas. El problema para los que lograron un galardón empieza ahora: hay que mantenerlo. Los que han perdido estrella... han de trabajar desde ya para intentar recuperarla. En la fiesta celebrada en el Mercado de San Miguel no se vieron caras tristes: después de todo, se trataba de festejar un cumpleaños... y de repartir abrazos entre los que estrenaban estrella o categoría, algunos de los cuales estaban presentes en el evento.


© EFE