Opinión
Noticias y opinión en la red
Encuentro

Zapatero y Obama: decisiones cósmicas

En las próximas horas José Luis Rodríguez habrá alcanzado finalmente su más anisado sueño: una foto, a solas, sentado en uno de los dos butacones presidenciales del despacho Oval de la Casa Blanca. Es de suponer que se habrá preparado concienzudamente para esta ocasión, no sea que no vaya a repetirse, porque aunque el socialismo español ve en Obama a su ZP en tostado, las diferencias, como descubrirá silenciosamente nuestro sonriente presidente, son mayores que las coincidencias.

Con todo, he aquí una posible lista de los asuntos sobre los que el presidente español podrá aleccionar a su contertulio americano, tras, eso sí, la envidiosilla felicitación por haber alcanzado el Nobel de la Paz (es sabido que en los aledaños de Zapatero se comenta que el Nobel debieran habérselo dado al español, pues, al menos, le gana a Obama en años al frente del Gobierno, aunque estén igualados en consecuciones).

Primero, Cuba. Ambos comparten el deseo de que no haya cambios drásticos en la isla regida con mano férrea por los Castro. Que nada cambie para que todo siga igual. Uno porque teme una avalancha de cubanos a Miami; otro, por ideología revolucionaria.

Segundo, Honduras. Ambos están de acuerdo en que lo mejor para el futuro del país es la vuelta de Zelaya para que pueda subvertir la constitución a sus anchas. Ninguno cree que la libertad y la democracia sean valores a preservar en ese pequeño país que se resiste al autoritarismo con los dientes y poco más.

Tercero, Irán. Todo diálogo y nada de presiones. Hasta Zapatero puede promover desde la presidencia de la UE que se le cae encima en enero una nueva conferencia sobre la Alianza de Civilizaciones, tal vez en Toledo, en la que participen activamente los iraníes.

Cuarto, Afganistán. Ambos están vivamente interesados en encontrar una salida rápida del avispero en el que han caído. Da lo mismo lo que le pase al país o a la región.

Quinto, el cambio climático. El terreno donde los dos dignatarios mejor se mueven, el de las vanas promesas.

Qué dos grandes líderes cósmicos, cómicos, patéticos.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.