Ideas
Noticias y opinión en la red
MUNDO CIENTíFICO

El aceite de oliva y sus beneficios para la salud

Carmen Fernández Ruiz

Como parte de las numerosas publicaciones e investigaciones sobre los beneficios para la salud del aceite de oliva, a principios de junio se ha presentado un libro basado en uno de los estudios más completos sobre este alimento. “Aceite de oliva virgen: nuestro patrimonio alimentario”, libro dirigido por el catedrático de Fisiología y nutricionista de la Universidad de Granada, José Mataix, pretende rescatar este ingrediente de la dieta mediterránea y dar a conocer a los consumidores sus beneficios.

Publicidad
En décadas anteriores existía la creencia errónea de que el consumo de aceite de oliva podría traer perjuicios para la salud. Incluso en la actualidad algunos consumidores no conocen suficientemente los beneficios de este alimento. Esto lo refleja un estudio del Instituto Omega 3 de la Fundación Puleva que señala que más del 20 por ciento de los consumidores españoles desconoce la existencia de este producto y que hay quien cree equívocamente que engorda más que otros aceites y que no sirve para freír.

Sin embargo, las investigaciones destacan todo lo contrario. Científicos de la Unidad de Lípidos y del Servicio de Radiodiagnóstico del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba han demostrado que el consumo de aceite de oliva previene el desarrollo de enfermedades cardiovasculares en personas con colesterol elevado. La presencia de ácidos grasos no saturados en este aceite disminuye el colesterol malo, aumenta el bueno y por esto ayuda a prevenir las patologías cardiovasculares. De esta forma, su consumo produce efectos positivos sobre la circulación sanguínea, cardiaca y cerebral, previniendo el desarrollo de infarto de miocardio, angina de pecho o de una trombosis cerebral.

Asimismo, un estudio realizado en la Universidad de Atenas (Grecia) asegura que la ingesta regular de aceite de oliva puede reducir el riesgo de desarrollar artritis reumatoide —enfermedad inflamatoria crónica de las articulaciones—. La investigación, publicada también en el American Journal of Clinical Nutrition, considera que la clave parece estar en las sustancias antioxidantes presentes en este aceite que tienen la capacidad de eliminar los radicales libres —moléculas que pueden desencadenar algunas enfermedades como el cáncer y la artritis reumatoide, y el proceso de envejecimiento—.

En el aceite de oliva se encuentran varias sustancias antioxidantes que están en mayor concentración cuando el aceite es extra virgen: los flavonoides, los polifenoles y la vitamina E. La literatura especializada considera que consumir dos cucharadas de este aceite cubre la mitad de las necesidades diarias de vitamina E. Diversos estudios epidemiológicos relacionan el consumo de este alimento con una menor incidencia del cáncer de mama, debido a las buenas cantidades de vitamina E que contiene el aceite de oliva. Estos estudios señalan que el número de mujeres afectadas por cáncer de mama en España es un 40 por ciento menor que en EEUU debido principalmente a que la dieta mediterránea con el consumo del aceite de oliva, es mayor en las españolas que en las estadounidenses.

Y por si todos estos beneficios fueran pocos, los expertos recomiendan para mejorar y aliviar las dermatitis causadas por el frío, la sequedad del medio ambiente o el exceso de calor, untar el aceite de oliva en la piel ya que tiene propiedades hidratantes. Asimismo, la vitamina E de este producto acelera la cicatrización de las quemaduras que puede sufrir la piel y en patologías dermatológicas como la soriasis puede ayudar a evitar la descamación y mejorar el aspecto de la piel.

Por todos estos beneficios los especialistas recomiendan incluir en la dieta diaria un consumo regular del aceite de oliva. Este alimento tiene un efecto positivo en un rango extenso de enfermedades y una amplia posibilidad de prevención de muchas de ellas.