Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
ANáLISIS INSTITUCIONAL

El deterioro de la educación y la sanidad

Se tiende a vincular los problemas de los servicios de salud y de la educación estatal con ideologías, pero la ideología nada tiene que ver en ello. No hay nada nuevo en la participación del gobierno en la educación, sea esta a nivel primario, secundario o superior. Hasta principios de los años 70, el sistema de educación pública funcionaba bastante bien. En Francia, por ejemplo, las escuelas públicas fueron mejores hasta los años 70 que las escuelas privadas. Los malos estudiantes eran desechados por las escuelas públicas y terminaban en escuelas privadas. Pero la situación ha cambiado radicalmente. La calidad académica de las escuelas públicas de Francia, Estados Unidos y Canadá ha sufrido un descenso drástico, tanto en la calidad de la enseñanza como en el aprendizaje de los estudiantes.

0
En los servicios de salud ha sucedido algo similar en las últimas décadas. ¿Qué pasó? ¿Podrán los gobiernos, interviniendo aún más en el financiamiento y en los precios, restaurar el buen rendimiento de hospitales y escuelas? No, debido a que han ocurrido cambios irreversibles.

Hasta los años 70, la gran mayoría de quienes ocupaban las posiciones de maestros y enfermeros eran mujeres muy talentosas y dedicadas de lleno a su trabajo. Casi todas las demás ocupaciones estaban cerradas para las mujeres, fuese en los negocios o en profesiones tales como el derecho y la ingeniería.

Con una gran oferta de mujeres talentosas deseando trabajar, pero con sólo dos grandes campos que le abrían sus puertas, las escuelas y los hospitales lograban un excelente personal, que a su vez aportaba un buen servicio a los enfermos y una buena educación a los estudiantes. Y todo ello a precios bajos porque esas talentosas mujeres no tenían otras opciones laborales.

La liberación femenina le puso punto final a esos arreglos tradicionales. De repente, a las mujeres se les abrieron múltiples oportunidades de trabajo. Las más ambiciosas y las más competentes ya no se conformaban con los salarios de maestras y de enfermeras. Esta pérdida de talento por parte de las escuelas y hospitales se ha acelerado a través del tiempo, dejando poco personal dedicado y capaz en esos cargos.

Si las escuelas y los hospitales fuesen privados, los empresarios se hubiesen dado cuenta de la caída en la calidad del servicio ofrecido y hubiesen respondido a la buena disposición de padres y de pacientes de pagar más por los servicios recibidos. Estos empresarios hubieran aumentado los salarios de maestros y enfermeros para retener personal calificado y atraer nuevo talento. Pero eso no sucedió en las escuelas ni en los hospitales del gobierno.

Una vez que el talento emigra de cualquier industria o profesión, la vitalidad de esa industria entra en decadencia e impera la mediocridad. Eso es lo que hemos visto suceder con la educación y con el deterioro de la disciplina en los colegios del gobierno, como también en el poco respeto de los estudiantes hacia los estudios y hacia sus propios maestros. Los estudiantes inteligentes simplemente se dan cuenta de lo mediocre que son sus maestros y del valioso tiempo que están perdiendo en clases fastidiosas que poco o nada tienen que ver con prepararlos para el futuro.

La solución de los problemas en los servicios de salud y de educación no saldrá de los debates ideológicos. La solución es atraer a gente competente a estos campos y permitir que empresarios inventen y diseñen nuevas estructuras, dejando que el mercado determine cuáles son las más convenientes y cuáles alcanzarán el éxito, aportando mejor educación a los jóvenes y mejores servicios médicos a los viejos.

Esta no es una tarea que el gobierno puede llevar adelante. Podrá lanzar más dinero al problema, pero eso sólo significaría soluciones temporales. El electorado todavía cree que el gobierno está capacitado para curar nuestras enfermedades y enseñar a nuestros hijos. Cree que es posible echar para atrás el reloj, olvidando que las instituciones pueden convertirse en obsoletas y dejar de ser útiles.

Mientras más pronto nos demos cuenta que en el siglo XXI no podemos ya aplicar fórmulas que funcionaron bastante bien en el pasado y mientras más pronto los políticos responsables comiencen una campaña para comunicar estas realidades al electorado, más posibilidades hay de transformar inteligentemente nuestras escuelas y hospitales, adaptándolas a los requerimientos de los nuevos tiempos.

© AIPE

Reuven Brenner es profesor de McGill (Canadá) y Duxx (México), miembro del consejo de economistas del Financial Post.
0
comentarios

Servicios