Ideas
Noticias y opinión en la red
LA GUERRA DEL MEDIO

El éxito de la comunicación

José Hermida

Cuando se decidió celebrar la tercera conferencia ABCDE del Banco Mundial (Annual Bank Conference on Development Economics) de Barcelona a través de Internet (la página principal puede ser consultada aquí) debido a los riesgos que, a juicio de los organizadores, corrían los participantes, lo que en realidad tuvo lugar fue un cambio de paradigma sin precedentes en las formas en que las instituciones y las gentes van a comunicarse a partir de ahora.

Publicidad
Los activistas antiglobalización utilizaron Internet desde el primer momento a fin de convocar las manifestaciones y lo siguieron utilizando después para difundir los múltiples y espontáneos comunicados de prensa que suelen difundir (aquí pueden ver un ejemplo). En alguna ocasión anterior he comentado que las manifestaciones de este tipo se convocan a través de Internet; en una ciudad como Barcelona, un “ataque” antiglobalización a una empresa puede convocarse en menos de 48 horas y reunir a 50 personas que no se conocen entre ellas. Concluido el salto, los participantes pueden intercambiarse los números de teléfono o las direcciones de correo electrónico para posteriores y más fluidos contactos. Igualmente, hay personas que entablan conversación con los manifestantes, bien a iniciativa de los organizadores, bien de forma espontánea, con lo que la red se amplía.

Los comunicados antiglobalización se suelen publicar en subdominios de Internet, en extensiones de subdominios o en webs que ofrecen espacio de forma gratuita; esta circunstancia da a entender que los responsables no disponen de muchos recursos, no obstante lo cual, su potencia de comunicación, en los acontecimientos de Barcelona, ha demostrado ser mucho más eficiente que la del mismísimo Banco Mundial, el cual no fue apartado de la calle, como proclaman los comunicados antiglobalización, sino que la misma organización se había apartado de la interacción con los públicos no académicos, como suele ser habitual en las sesiones de las grandes entidades y organizaciones, más proclives a la difusión de crípticos mensajes dirigidos sólo a los entendidos o a los medios de comunicación especializados (en el ámbito de los mercados sucede algo parecido con las webs de empresas tecnológicas: muchas veces hace falta seguir un cursillo para comprender qué es lo que te intentan vender).

Y ahora permítanme mostrarme algo más crítico con la web ABCDE del Banco Mundial: ¿realmente tiene sentido grabar las intervenciones de los ponentes para que el público las escuche ante una pantalla en negro, sin imágenes? Más todavía: ¿creen de verdad que un documento de sonido sustituye o mejora la percepción de un texto escrito? Les puedo asegurar que no. En los comienzos de mi vida profesional tuve que transcribir horas y horas de discursos al papel; una charla de media hora podía suponer una hora y media de trabajo para su primer volcado a texto escrito, ya que hay que estar con la grabadora adelante y atrás todo el rato; si se trataba de un congreso, el trabajo podía suponer días, debido a la necesaria edición, puesto que el lenguaje hablado se encuentra repleto de titubeos, reiteraciones, frases huecas, etcétera.

Sin embargo, todo el mundo ha escuchado algo de la capa de ozono, la contaminación y el cambio climático, y esas cosas inquietan al público, aunque el público cambie de automóvil cada dos por tres, contribuya decisivamente al disparo del consumo eléctrico en la industria, a la fabricación no siempre bajo control de productos químicos, y en general, a la contaminación planetaria). Pregunten a su vecino qué es eso de la capa de ozono y probablemente estará hablando de ello un buen rato. Pregúntele por su opinión sobre el concepto crecimiento sostenible y la conversación se acabará en pocos minutos. Por muy molesto que resulte admitirlo, el público preferirá mensajes cortos, sencillos y reiterativos y rehuirá las comunicaciones con contenidos complejos, cuando no incomprensibles (no eran muy razonables los mensajes de Hitler, ¿verdad?).

Los responsables de comunicación del Banco Mundial y en particular, los responsables de Comunicación Web no han querido comprender que la divulgación constituye la piedra clave de la sociedad occidental y que Internet, siendo como es un juguete y una herramienta de negocios, también es y debe ser una vía de comunicación entre las gentes de toda condición, y no solamente de los especialistas. Todo mensaje, sin excepción, puede ser expuesto a tenor del lenguaje de cada público objetivo considerado, y si no, que se lo pregunten a los teólogos, cuyos mensajes, ciertamente tienen algo más de complejidad que un discurso económico.

Ya no estamos ante una guerra de medios de comunicación. Estamos inmersos en la Guerra del Medio.

Lo más popular