Ideas
Noticias y opinión en la red
MUNDO CIENTíFICO

Enfermedades dentales

Carmen Fernández Ruiz

Un grupo de científicos del Instituto Nacional de Investigaciones Dentales y Craneofaciales (NIDCR) de EEUU anunció hace un par de semanas que ha logrado clasificar el genoma de una bacteria que se considera tiene un papel decisivo en el desarrollo de las enfermedades periodontales.

Publicidad
Este descubrimiento tiene gran importancia si tenemos en cuenta que estas enfermedades afectan al 50 por ciento de los mayores de 40 años. Según los expertos, son una inflamación y destrucción de las encías, el hueso o la capa externa de la raíz del diente. Es importante su diagnóstico y tratamiento tempranos pues nuestra salud general se puede reflejar directa e indirectamente en nuestra boca. Lo que sucede es que no siempre advertimos a tiempo estas manifestaciones externas que nos pueden avisar de alguna alteración interna de nuestro organismo. La diabetes, la malnutrición —dietas bajas en calcio y poco equilibradas—, distintos tipos de cánceres como la leucemia, enfermedades como el sida —en la que por la disminución acelerada del sistema inmunológico aumenta la incidencia de infecciones que pueden desencadenar alguna enfermedad periodontal—, son, según la literatura especializada, algunas causas de las enfermedades periodontales. Asimismo la osteoporosis —con la pérdida progresiva de masa ósea—, y los hábitos tóxicos como el tabaquismo, pueden ser otra de las causas de esta patología dental.

Sin embargo, la doctora Margaret Duncan, del Forsyth Institute de Boston, Estados Unidos, considera como causa principal de las enfermedades dentales la acumulación de algunas de estas bacterias: Bacteroides forsythus, Actinobacillus actinomycetemcomintans y Porphyromonas gingivalis. Duncan señala que muchos institutos trabajan principalmente para desarrollar una vacuna dirigida a tratar la periodontitis y su agente causal, la Porphyromonas gingivalis.

La periodontitis, según los expertos, es una de las causas principales del desprendimiento de los dientes en los adultos. Se produce por una acumulación progresiva y prolongada de placa bacteriana y sarro entre los dientes y las encías. Sin embargo, esta enfermedad tiene sus antecedentes en otras patologías dentales como la gingivitis, que cuando se propaga a las estructuras que sujetan el diente —huesos, encías, etc.—, se puede llegar a padecer una periodontitis.

La gingivitis es una de las enfermedades periodontales más comunes. Según un estudio del British Medical Journal, afecta en mayor o menor grado, al 90% de la población. Los especialistas la describen como una inflamación de las encías que provoca dolor, hinchazón y sangrado con el cepillado de los dientes. La gingivitis, entre otras causas, suele estar provocada por el cepillado incorrecto, que no acaba con la placa bacteriana, una acumulación de bacterias que, cuando se solidifica, se convierte en sarro. Los expertos recomiendan para prevenir la gingivitis, cepillarse los dientes tres veces al día, utilizar hilo dental para acabar con la suciedad y visitar periódicamente al dentista.

Duncan y su descubrimiento de cómo las bacterias que causan las enfermedades periodontales atacan las células bucales, presentado por la American Society for Microbiology, podría sentar las bases de una vacuna contra esta patología. Asimismo, el estudio del genoma de la Porphyromonas gingivalis está dando posibilidades a nuevos tratamientos. Este microorganismo es el primero del grupo de bacterias gram-negativas anaerobias que se logra clasificar, según el Instituto Nacional de Investigaciones Dentales y Craneofaciales de EEUU. Esta bacteria es resistente a algunos antibióticos y se prevé que aumente su resistencia hacia otros, de ahí la importancia de que se haya podido clasificar su genoma para posteriores estudios que permitan modificar sus características genéticas y aumentar su sensibilidad a los antibióticos. Así, este descubrimiento puede ayudar a la prevención eficaz de muchas enfermedades dentales.