Ideas
Noticias y opinión en la red
EL LIBRO DE LA SEMANA

Liberales convertidos en conservadores

La lectura interesada de la historia a la que hemos asistido en los últimos años -una lectura distorsionada desde posiciones de izquierda y nacionalistas- ha sentido una especie de alergia hacia el s. XIX que resulta fácil de entender.

Por un lado, este siglo deja de manifiesto que tanto el vasquismo como el catalanismo son inventos ahistóricos de finales del siglo pasado; por otro, que la izquierda nada tuvo de democrática y que todos los intentos reales de progreso - con éxito o sin él - procedieron de los liberales.

La terminología en política y en historia constituye un instrumento de calado nada desdeñable. El libro del profesor Seco Serrano -que merece la pena leer siquiera por la forma en que trae a la memoria personajes que nunca debieron olvidarse- resulta al respecto un ejemplo digno de estudio. Y es que lo que se anuncia como una historia del conservadurismo español constituye, en realidad, un conjunto de capítulos de la historia del liberalismo español y, en concreto, de su ala más moderada.

Podría dar la sensación leyendo el libro de que lo mejor del siglo XIX se debió a los conservadores -conservadores de los que se excluye por razones nada comprensibles a carlistas y absolutistas- cuando la realidad es que todos los intentos de integración nacional, de avances que abarcaran desde la educación a la economía pasando por la legislación, se debieron a los que militaban con diversos matices bajo la bandera del liberalismo.

Si, finalmente, el régimen español no evolucionó -tal y como deseaban los liberales- en la dirección de la monarquía británica se debió no a su culpa sino a las alas sociales representadas por los verdaderos conservadores añorantes de una España anterior al liberalismo y por las izquierdas. Lo demás -guste o no- es mera propaganda política.

Carlos Seco Serrano, Historia del conservadurismo español. Una línea política integradora en el siglo XIX, Temas de hoy, Madrid, 343 páginas.