Ideas
Noticias y opinión en la red
ESPECIAL NAVIDAD

Los libros del año

Libertad Digital encargó a algunos de sus colaboradores que recordaran para estas páginas algunos de los libros editados recientemente que merecieran ser rescatados del olvido que la actualidad impone. Estas son, en el estilo de cada cual, y agrupadas por géneros sus recomendaciones.

Publicidad
César Vidal, Historia

Luis Suárez, Isabel I, reina. Ariel publica la mejor biografía en un solo volumen de Isabel la Católica. Libro extraordinario y de lectura obligatoria, aborda todos los temas desde el descubrimiento de América a la disputa con Juana la Beltraneja pasando por la guerra de Granada, las campañas del Gran Capitán, la expulsión de los judíos o su testamento. Todo es analizado de manera seria, amena y, sobre todo, muy documentada.

Ricardo de la Cierva publica en su propia editorial, Fénix, Franco. La historia. Es la séptima biografía, más de mil páginas, sobre el personaje que publica
el historiador español que más a fondo ha estudiado su trayectoria personal y su régimen. Extraordinariamente documentado y salpicado de referencias a otros libros sobre Franco, constituirá referencia obligada en el futuro no sólo para intentar comprender a Franco sino también la batalla historiográfica posterior a su muerte en noviembre de 1975.

Pío Moa hace en Los personajes de la República vistos por ellos mismos, que publica Ediciones Encuentro, una descripción magnífica del período republicano y de la forma en que se vieron -generalmente con un aborrecimiento rayano en lo patológico- entre sí los dirigentes republicanos. La manera en que analiza con un conocimiento extraordinario de las fuentes primarias la historia española desde 1898 a 1936 permite la eliminación de una serie continuada de mitos -el de la superioridad moral y política de las izquierdas, el del cerrilismo de las derechas, el de la honradez de los políticos republicanos… - y una aproximación realista a lo que fue, realmente, la Segunda república. Así, por ejemplo, queda de manifiesto que la caída de la monarquía en 1931 no fue un acierto sino un grave error de tintes dudosamente democráticos o que el triunfo del Frente Popular en 1936 significaba a medio plazo el final de la democracia ahogada por una revolución de izquierdas.

Después de “The Russian Revolution” de Richard Pipes, La revolución rusa. La tragedia de un pueblo, de Orlando Figes, que acaba de publicar Edhasa es la mejor historia de la revolución rusa escrita por un autor anglosajón. Figes, por ejemplo, desmonta la idea convencional de una revolución de febrero exenta de sangre e indica adecuadamente como el denominado “terror de masas” formó parte desde el principio del programa de Lenin. También resulta de especial interés su análisis del triunfo social de los bolcheviques que legitimaron actitudes como el resentimiento social, la envidia o el expolio. El triunfo de su golpe en octubre de 1917 significó para Rusia la pérdida de más de siete décadas de su historia, algo que bien puede denominarse “la tragedia de un pueblo”.

También es muy recomendable la reedición de una de las grandes obras acerca de la mitología helénica. Se trata de Los mitos griegos, de Robert Graves publicada por Alianza en dos volúmenes. Magnífica por su extensión que incluye todos los mitos relevantes desde las cosmogonías a Odiseo o los argonautas, pasando por la guerra de Troya o los siete contra Tebas, resulta además extraordinariamente sugerente por las interpretaciones -discutibles, seguramente erróneas pero apasionantes- de Graves. Una lectura entretenida, fabulosa y sugestiva como pocas.


Literatura infantil y juvenil, C. V.

El león, la bruja y el armario es la primera de las famosísimas Crónicas de Narnia escritas por C. S. Lewis. Fue llevada al cine, a la TV e incluso a la música -existe una suite de Narnia inspirada en la música del villancico “Campana sobre campana”- constituye una lectura apasionante para mayores de 9 años.

R. L. Stevenson escribió La isla de tesoro, que reedita Valdemar, para distraer al hijo de su amadísima esposa, Stevenson logró con este libro una de las verdaderas obras maestras de la literatura infantil y juvenil de todos los tiempos. Su combinación de piratas, tesoros y luchas en una lejana isla ha sido reeditada docenas de veces. La presente edición constituye un lujo y una delicia (A partir de 10 años).

Sandokán ha cumplido cien años en este 2000 que concluye. Ocasión de sobra para releer la historia escrita por Salgari sobre el príncipe malayo, que se enfrenta con el poderoso imperio británico y que se enamora de una bellísima inglesa conocida como la “perla de Labuán”. Los tigres de Mompracen, que edita Anaya, será un apasionante placer para los amantes del género de aventuras mayores de 12 años.

El álbum no suele ser un género especialmente cuidado por las editoriales infantiles y juveniles en España. Este que edita Destino es una magnífica adaptación del famosísimo cuento de E. T. A. Hoffman El Cascanueces. Cuenta con magníficas ilustraciones y trampas para los más pequeños, a partir de 4 años.
Un magnífico libro para que los más pequeños (a partir de 7 años) se adentren en esta cultura milenaria es Los egipcios, editado por SM. El principal aliciente lo constituye un CD-Rom que permite llevar a cabo siete actividades distintas que van desde salvar al faraón a hacer momias pasando por escribir mensajes secretos o viajar por el Nilo. La diversión está asegurada incluso para los mayores que se coloquen frente a la pantalla del ordenador con esta batería de juegos para aprender.

Reedición de una de las grandes obras acerca de la mitología helénica. Magnífica por su extensión que incluye todos los mitos relevantes desde las cosmogonías a Odiseo o los argonautas, pasando por la guerra de Troya o los siete contra Tebas, resulta además extraordinariamente sugerente por las interpretaciones -discutibles, seguramente erróneas pero apasionantes- de Graves. Una lectura entretenida, fabulosa y sugestiva como pocas.

Religión, por José Luis Restán

Entre las novedades que nos ofrece este año la Biblioteca de Autores Cristianos en su colección “BAC Popular”, destaca con luz propia esta obra del gran historiador de la Iglesia, José Ignacio Tellechea, Estuvo entre nosotros<. Mis recuerdos de Juan XXIII en España. Se trata de un relato que entreteje los propios recuerdos del autor con los apuntes que el futuro Papa Juan dejó escritos en una especie de agenda de viaje, cuando visitó España en 1954. El Cardenal Roncalli tuvo en aquella ocasión dos cicerones de excepción: el propio Tellechea, y el que muchos años después sería Nuncio en Panamá y en Libia, José Sebastián Laboa. Los dos jóvenes sacerdotes gozaron de su intimidad plena de simpatía y hondura espiritual, y guardaron en la memoria la viva impresión producida por aquellas jornadas de estrecha convivencia

Los diálogos de Luigi Giussani con un grupo de jóvenes consagrados de la Asociación Memores Dómini trenzan un itinerario de educación y crecimiento en la fe, según la genialidad de este sacerdote milanés que ha dado vida a una de las experiencias más sugerentes de vida cristiana en el postconcilio: el movimiento eclesial Comunión y Liberación. El atractivo de Jesucristo, editado por Encuentro, descolocará a quienes busquen una simple meditación espiritual o un discurso analítico sobre la Iglesia, desvela la personalidad de un creyente, Don Giussani, que vive su fe al aire libre y muestra los pasos de un camino singular de educación cristiana cuyos frutos están a la vista.

Un carisma como el de las Misioneras de la Caridad no muere con su fundadora, la inolvidable Madre Teresa, sino que pervive a través de miles de religiosas que en todo el mundo continúan su obra, guiadas ahora por la Hermana Nirmala. Cristina Ansorena ha vivido en estrecho contacto con ella en la Casa Madre que la Orden tiene en Calcuta. De esta experiencia nace la presente biografía, Sor Nirmala, a la sombra de la Madre Teresa, escrita por Cristina Ansorena y editada por Planeta, que incluye también pensamientos, oraciones y cartas de Sor Nirmala. A través de este libro, el lector puede acercarse a la fuente de esta gran presencia del amor de Dios en medio del dolor del mundo, que representan hoy las Misioneras de la Caridad.


Literatura, por Julia Escobar

Entre las reediciones y recuperaciones, conviene mencionar algunos títulos como Los Maya, en Pre-Textos, la gran novela de Eça de Queirós, traducida por Jorge Gimeno; las dos nuevas traducciones de Proust: A la busca del tiempo perdido. Por la parte de Swann. A la sombra de las muchachas en flor, traducida por Mauro Armiño, en Valdemar y En busca del tiempo perdido. Por la parte de Swann, traducción de Carlos Manzano, en Lumen; El amor loco, de André Breton, traducido por Juan Malpartida, el texto más bello del “papa” del surrealismo, en Alianza Editorial; la gran novela de Julián Ayesta, Helena o el mar del verano, en El Acantilado; las dos novelas del escritor húngaro Sándor Márai, El último encuentro y La herencia de Eszter, la primera publicada bajo el sello de la editorial Emecé y la segunda bajo el de la editorial Salamandra (de hecho se trata de la misma editorial), traducidas ambas por Judit Xantus, y la obra de Colette, Mis aprendizajes, traducida por Domingo Pruna, en Ediciones del Bronce, donde la gran escritora francesa cuenta cómo se sacudió el yugo de un marido que la utilizaba como negra literaria recuperando así su identidad cultural.

Biografías litearias
Y a propósito de Colette, se acaba de publicar el libro de Judith Thurman, Secretos de la carne. Vida de Colette, traducción de Olivia de Miguel, en Siruela, biografía que hurga en los entresijos de la agitada vida de esa escritora. Ya que estamos con las biografías, memorias y autobiografías me gustaría señalar las memorias de María Lejárraga o, (según firmaba ella misma, imponiéndose una mutilación que nunca ha sido obligatoria en España), María Martínez Sierra, Gregorio y yo, editorial Pre-Textos. Gregorio es Gregorio Martínez Sierra, su marido, quien la estuvo vampirizando literariamente toda su vida con el beneplácito de esta anti-Colette. Tampoco hay que dejar de lado a Margueritte Yourcenar y sus Cartas a los amigos, traducción de María Fortunata Prieto, en Alfaguara, donde descubrimos aspectos insólitos de la escritora belga de nacionalidad norteamericana. Y por asociación de ideas, otro libro de memorias, también de una mujer Gertrude Stein, Guerras que he visto, traducción de Alejandro Palomas, en Alba. Para que no me acusen de hembrismo mencionaré el libro de memorias de Henry James, Un chiquillo y otros, traducción de José Manuel Benítez, en Pre-Textos, que nos va a permitir comprender muchas cosas sobre las novelas y los personajes de este autor norteamericano, y también en esta editorial, la última entrega del macrodiario de Andrés Trapiello, Do Fuir, que corresponde a sus experiencias del año 1995.

Narrativa
En el ámbito de la literatura de ficción, Asesinato en el kibbut. Un caso comunitario, de Batya Gur, en Siruela, ha consagrado a esta novelista israelí como una de las maestras de la literatura de detectives, en la línea de los maestros que, como Simenon o Patricia Hihgsmith, transcienden los límites de género. Hay en esa misma editorial otras dos novelas de esta autora, Un asesinato literario y El asesinato del sábado por la mañana, publicadas recientemente y todas ellas traducidas por María Corniero. Dignas de mención son la novela del último premio Goncourt, Jean Echenoz, Me voy, traducción de Javier Albiñana, en Anagrama y la última novela (casi su testamento liteario) del escritor judío de origen polaco que recibió el premio Nobel en 1978, Isaac Bashevis Singer, Sombras sobre el Hudson, en Ediciones B, en la que retrata la vida de unos judíos de Nueva York, supervivientes del Holocausto.

La narrativa española también ha tenido mucho movimiento. Destacaré la magnífica novela de José Jiménez Lozano, Un hombre en la raya, en Seix Barral; Las cartas americanas de Prudencio Armengol, de Luis Junco y, La tierra ligera de Santiago Miralles, ambas publicadas en Ediciones de la Discreta, una editorial que acaba de arrancar, muy bien, por cierto. Antonio Pereira acaba de publicar Cuentos de la Cábila en Edilesa y Ramón Buenaventura, El corazón antiguo, en Debate, donde repite la fórmula que le dio tan espléndidos resultados en El año que viene en Tánger, también en la misma editorial. Dulce Chacón, Cielos de Barro, Planeta (Premio Azorín 2000) y Andrés Trapiello, Dias y noches, Espasa Calpe, utilizan la guerra civil como trasfondo de sus novelas y la escritora cubana, afincada en Nueva York, Rosario Hiriart, El patio de mi casa, Nosotras que nos quisimos tanto, en Icaria, trata con mucho sentido del humor las peripecias de una familia que desde los primeros momentos de la revolución elige la libertad, es decir, el exilio.

Poesía
He dejado para el final la poesía, género en donde la secuencia de publicaciones es igualmente vertiginosa. Empezaré con No vendrá el diluvio tras nosotros, Antología poética (1960-1996), de Joseph Brodsky, premio Nobel 1987, el gran poeta ruso de origen judío que sufrió todo tipo de persecuciones hasta que consiguió refugiarse en Estados Unidos, traducción Ricardo San Vicente, en Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores; digna de mención es la antología del poeta sienés (h.1260-1312), tabernario y maldito, Gecco Angiolieri, Si yo fuese fuego. Veinticinco poemas traducidos por veinticinco poetas españoles, edición bilingüe, en Ediciones de la Discreta; también en Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, Fragmentos de un libro futuro de José Ángel Valente, verdadero testamento lírico del poeta fallecido este verano; Que trata de nosotros de Göran Sonnevi, traducción de Franciso J.Uriz, en Basarai Ediciones, la obra del poeta sueco más representativo del momento y, para terminar, los textos traducidos por primera vez al español del poeta belga Henri Michaux, Frente a los cerrojos, seguido de Puntos de referencia, en Pre-Textos, edición bilingüe, y el delicioso librito de José Jiménez Lozano, Los pájaros, en Huerga.

Lo más popular