Menú
BASURA SELECTA

Melanie y Antonio son felices y comen perdices

Algunas lenguas insidiosas y resentidas aseguran que el éxito de Antonio Banderas en Hollywood se debe en gran medida a su matrimonio con Melanie Griffith. Lo que no reconocen es que la actriz norteamericana jamás se hubiese convertido en uno de los rostros más buscados por los reporteros gráficos de la prensa del corazón y las cámaras de los programas televisivos de cotilleos en España de no ser la media naranja almibarada de nuestro Antonio. El universo rosa, tan poblado de toreros estreñidos y folclóricas amojamadas, ha decidido nacionalizar a Melanie, antes incluso que el propio Ministerio de Relaciones Exteriores. Mientras otros famosillos sólo aportan demandas de divorcios, adulterios pactados y vacaciones pagadas en el Caribe, la señora de Banderas ofrece amables sonrisas, dulces arrumacos y un poco de glamour de Hollywood, siempre chirriante y hortera. No es extraño, por tanto, que sus visitas a España despierten tanta expectación entre los periodistas.

0
Desde que se conocieron en Miami hace siete años durante el rodaje de "Two Much", Antonio Banderas y Melanie Griffith viven en un perpetuo idilio que no deja de levantar sospechas entre las mentes más suspicaces. En un principio, algunos no entendieron por qué Antonio prefirió desplegar todos sus encantos con Melanie y no con Darryl Hannah, que en aquel momento era una rubia más joven, atractiva y estilizada. Algo especial debió ver el actor malagueño en la hija de Tippi Hedren que a muchos se nos escapa. Tal vez se quedó prendado de ese candoroso atolondramiento con el que ella sonríe y mira a la gente en sus comparecencias públicas como si fuese una colegiala en el día de su primera comunión.

Pese a los inevitables rumores de crisis, cada vez que Banderas debe tener una escena tórrida con una actriz más joven durante algunos de sus rodajes, el matrimonio sigue muy unido, como quedó demostrado hace una semanas durante el homenaje que le rindió el Festival de Cannes a la actriz como reconocimiento a su larga trayectoria cinematográfica. Melanie acudió a la Costa Azul muy compungida por el reciente fallecimiento de su padre, pero no quiso dejar de compartir con su Antonio tan emotivo homenaje. Banderas, que es un galán caballero de Málaga, intentó que todo el protagonismo ante los fotógrafos en la alfombra roja lo tuviese su adorada esposa, pero tan hermoso gesto no sirvió de nada. Melanie prefirió posar en compañía de su esposo con ojos de enamorada para complacer a los fotógrafos que buscaban instantáneas del
matrimonio de estrellas.

A pesar de la timidez e ingenuidad con la que se comporta cuando comparece en público, Melanie Griffith es una actriz inteligente y ambiciosa que lucha por conseguir buenos papeles y no se equivoca demasiado al elegir las películas en las que interviene. También tiene un cierto olfato para los negocios, que le ha llevado a crear su página oficial en Internet bajo el auspicio de una importante multinacional de la cosmética. Quienes visiten melaniegriffith.com podrán comprobar que la actriz tiene un peculiar sentido de la estética. En la página de inicio, Melanie nos recibe disfrazada de hada madrina o de ninfa del bosque, ante un jardín primaveral y un estanque de aguas cristalinas, más propios de la Bella Durmiente. El diseño de todas las páginas de Avalon (así ha bautizado la actriz a su mundo virtual) es una curiosa mezcla de rococó californiano, leyenda artúrica y tarta nupcial. No menos curiosos son los contenidos. Además de las inevitables fotos con Antonio, Melanie nos ofrece fórmulas de meditación trascendental, como si fuesen recetas de cocina, y prácticos consejos de belleza debidamente “esponsorizados”. Como es una mujer solidaria y concienciada, no pueden faltar los apartados dedicados a la lucha contra el cáncer y otras obras benéficas. Sin duda, su página tiene semejanzas con la de Isabel Preysler aunque la presentación y los contenidos parezcan ideados por los estudios de Walt Disney en los años cuarenta.

Aunque no resulte demasiado interesante, la página oficial de Melanie Griffith puede darnos algunas inquietantes claves sobre su relación con Antonio Banderas. Si tenemos en cuenta que ha creado un sitio en Internet muy similar al de la muñeca Barbie, no sería descabellado pensar que Melanie Griffith es como la protagonista de un cuento de hadas que ha encontrado por fin a su príncipe azul. Así se entiende entonces que Antonio y Melanie sean tan felices y coman perdices.
0
comentarios

Servicios