Ideas
Noticias y opinión en la red
ENIGMAS DE LA HISTORIA

¿Qué es el PKK?

Las noticias recientes sobre la llegada de un barco repleto de inmigrantes kurdos a las costas italianas ha vuelto a recordar el trágico destino de esta etnia dividida entre cuatro países. De manera similar, ha vuelto a hacerse referencia al PKK, un grupo de oposición al gobierno turco que nació hace más de una década y media, y cuyo caudillo, Abdullah Ocalam, fue capturado hace un par de años. Para muchos, el PKK es una movimiento de liberación nacional empeñado en una lucha noble y desigual; para otros, no pasa de ser un conjunto de asesinos despiadados. ¿Cuál es, verdaderamente, la naturaleza del PKK?

Corría el año 1949 cuando, en la provincia turca de Sanliurfa, vino al mundo Abdullah Ocalan. Aunque originalmente deseó formar parte de la oficialidad del ejército turco, el fracaso en el examen de ingreso en la academia militar le llevó en 1971 a matricularse en la facultad de ciencias políticas de la universidad de Ankara. Su participación en actividades subversivas y, según las autoridades turcas, la falta de asistencia a clase acabaron ocasionando la expulsión de Ocalan de la universidad. A partir de entonces, el grupo Apocus —los seguidores de Abdullah Ocalan— comenzó a abogar por una línea terrorista más acentuada y a ser conocido por la práctica de arrancar la nariz de sus víctimas.

En 1978, el Apocus se convirtió en el PKK (Partido kurdo de los trabajadores) y entró a formar parte de una estrategia de desestabilización de Occidente dirigida de manera encubierta por la Unión Soviética y en la que se hallaban agrupados entre otros colectivos terroristas el IRA irlandés y la ETA vasca. En todos los casos, se perseguía utilizar la bandera de una minoría étnica supuestamente oprimida para corroer la situación política en el seno de naciones aliadas de Estados Unidos. En el caso del PKK, se optó por una identificación con los kurdos, una circunstancia que no dejaba de resultar chocante teniendo en cuenta que Ocalam —cuya lengua madre es el turco— ni siquiera podía expresarse en el lenguaje de este pueblo y mantenía con él vínculos más que dudosos.

En 1980, Ocalan huyó a Siria, uno de los países donde se preparaba a terroristas con asesoramiento soviético. En su caso, las autoridades gubernamentales le proporcionaron campos donde entrenar a sus seguidores en el valle del Bekaa, territorio libanés controlado por los sirios. En julio de 1984 se tomó la decisión de pasar del adiestramiento militar al inicio de actividades terroristas en territorio turco. Al mes siguiente, las fuerzas del PKK comenzaron a atacar puestos policiales en las provincias del sureste de Turquía situadas al norte de la frontera con Siria e Irak.

Apoyándose en su rama política, el ERNK (Frente de liberación nacional kurdo) más conocido como el Parlamento kurdo en el exilio, precisamente una organización que sería invitada por los nacionalistas vascos a reunirse en la asamblea legislativa de Euzkadi, el PKK iba a desarrollar en los años siguientes una política abiertamente terrorista. La metodología sería muy similar a la de otros grupos de la misma naturaleza que actuarían en esa época y posteriormente en Europa occidental. Se procedió así a amedrentar mediante la violencia al pueblo cuya liberación se anunciaba y a recurrir a una amplia utilización de acciones terroristas. De esta manera, el PKK recurrió al uso del terror indiscriminado contra kurdos del sureste de Turquía y contra otras fuerzas kurdas como el Partido democrático kurdo de Masud Barzani y la Unión patriótica del Kurdistán de Jalal Talabani. Asimismo, se entregó a la realización de atentados terroristas contra objetivos que iban de las fuerzas armadas a los maestros (más de un centenar asesinados), atentó contra legaciones turcas en el exterior y secuestró a ciudadanos extranjeros. A diferencia de otros grupos, sin embargo, llegó incluso a utilizar suicidas armados con bombas.

Las dificultades del PKK no comenzaron hasta la última década del siglo XX, especialmente a causa de su vinculación con las redes internacionales del narcotráfico. De hecho, el PKK se convertiría en una pieza clave de la estrategia internacional de tráfico de drogas y blanqueo de dinero procedente de actividades delictivas en todo el mundo y, de manera muy especial, en la Unión Europea. En 1992, la Oficina de Narcóticos y cumplimiento de la ley internacional del Departamento de Estado de los Estados Unidos informaba de que el cartel europeo de la droga estaba controlado por el PKK. Ese mismo año, el Informe de Estrategia internacional de control de narcóticos señalaba asimismo que las dos terceras partes de la gente implicada en el tráfico de droga en Europa mantenían algún tipo de relación con el PKK. La denominada “Operación Sputnik” llevada a cabo por algunos países europeos durante el mes de septiembre de 1996 dejó de manifiesto las vinculaciones del PKK con el crimen organizado y las operaciones de blanqueo de dinero. Pero el Programa de Control internacional de las drogas era todavía más tajante en el verano de 1998 al afirmar que el PKK mantenía “claros vínculos” con “grupos criminales transnacionales” calificándolo de “organización narco-terrorista”.

Cuando el 20 de octubre de 1998, en virtud de un acuerdo suscrito en la población turca de Adana, Siria designó por primera vez al PKK como organización terrorista y se comprometió a no permitir que desarrollara actividades en su territorio, pudo darse por comenzado el principio del fin de Ocalan. Concluía de esta manera década y media de colaboración terrorista. Dos meses después, fuentes relacionadas con los servicios de seguridad británicos señalaban que el PKK era responsable del cuarenta por ciento de la heroína que se vendía en la Unión Europea. Moscú y Roma serían algunos de los efímeros lugares de refugio del dirigente terrorista pero su final estaba dictado. Quince años después de dar inicio a unas actividades terroristas que causarían, sin contar heridos y mutilados, la muerte de 4.630 civiles y 5.314 policías y militares, Ocalam era condenado por un tribunal turco. De este conjunto, más de un millar de los asesinados eran mujeres y niños.

Lo más popular