Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
LOS LIBROS DEL DíA

Recomendados en Libertad Digital

El paseo literario que esta semana recomienda Libertad Digital transcurre por los caminos de la filosofía de la mano de uno de sus máximos exponentes: Kant y su defensa de la Ilustración. También nos adentra en la escritura de Dostoyevsky y su visión de la izquierda o en la caída de un imperio, el español, que fue perdiendo esplendor.

Varios autores
0
LUNES: DEFENDER LA LIBERTAD por Antonio López Campillo

Hoy, con las corriente filosóficas llamadas postmodernas, hay un ataque constante contra la Ilustración, contra la modernidad, a la que se considera el origen de todos los males que ha padecido el siglo XX. El relativismo y el antirracionalismo aparecen como puntos filosóficos de referencia en la sociedad actual. La publicación del libro En defensa de la Ilustración de Kant llega a punto en las luchas filosóficas, y no sólo filosóficas, de estos tiempos.

En el libro se recogen los textos breves de Kant en defensa y exposición de la Ilustración, ya combatida en su tiempo. Encontramos el texto celebre "Respuesta a la Pregunta: ¿Qué es la Ilustración?", donde se define la Ilustración diciendo que es "la salida del hombre de su culpable minoría de edad". Los textos que siguen son rigurosamente kantianos en cuanto filosofía, breves pero densos; y son sin duda fundamento de las ideas de libertad y del pensar libre, de la libertad de crítica, y de todo lo que funda la Ilustración.

Hay una introducción de José Luis Villacañas que presenta los textos y nos muestra la situación de la discusión, hoy, sobre el tema, abordando entre otros asuntos la polémica entre Foucault y Habermas. Villacañas hace una excelente defensa de Kant, una introducción que hay que leer. Como todos los textos del libro.

Immanuel Kant, En defensa de la Ilustración, Alba Editorial, Barcelona, 408 páginas.


MARTES: UNA VISIÓN PROFÉTICA DEL A IZQUIERDA Y EL TERRORISMO por César Vidal


Que Dostoyevsky es uno de los grandes novelistas, no sólo de la literatura rusa sino de la universal, constituye una verdad no por indiscutible realmente contrastada. A su mejor -y última- novela Los hermanos Karamazov se unen en, un largo cortejo de obras maestras, Crimen y castigo o El idiota. Con todo, sin duda, la novela en la que trazó con más lucidez el panorama que crearía la izquierda en el futuro fue Demonios, traducida erróneamente como Los endemoniados o Los poseídos. En realidad, Dostoyevsky quería hacer referencia -tomando pie del relato del endemoniado de Gadara relatado en los Evangelios- no a los posesos, sino a los demonios que habían penetrado en el cuerpo de Rusia y que causarían su destrucción a menos que fueran expulsados por el propio Salvador.

Partiendo de un hecho real -un asesinato cometido en Moscú a finales de 1869 a instancias del anarquista Nechayev- Dostoyevsky traza un cuadro de la verdadera esencia de la izquierda, un cúmulo de buenos propósitos desprovistos de contacto con la realidad y, por ello, tendente a destrozar ésta de manera violenta para adoptarla a ideas no por preconcebidas menos falsas. El idealista carente de reflexión sensata, y por ello llamado a perecer; o el ideólogo dispuesto a todo -incluso al terrorismo- precisamente porque se considera imbuido de una verdad que ha de cristalizar en el bien de todos, incluso de aquellos que no desean aceptarlo, son algunos de los tipos que aparecen en esta novela. Una obra cuya lectura -a la luz de lo que ha sido el siglo XX o de lo que aún es el terrorismo de ETA- parece más actual que nunca.

Fedor Dostoyevsky, Los demonios, Alianza Editorial, Madrid, 2000, 2 volúmenes, 868 páginas.


MIÉRCOLES: EL PRINCIPIO DEL FIN DEL IMPERIO ESPAÑOL por Jorge Llorens

A lo largo de la historia el ejército español ha cosechado grandes triunfos pero también sonados fracasos. En este libro se describe con una cuidada base documental una de las etapas más dolorosas de nuestro ejército, al coincidir con el declive de un imperio que hacía aguas por todas partes: la guerra de los Países Bajos, también conocida como la de “los ochenta años”.

España sabía que si quería mantener su supremacía en Europa debía reservarse primero el control sobre los Países Bajos, de vital importancia estratégica al encontrarse entre tres escenarios fundamentales para el futuro del imperio: Francia, Alemania y Gran Bretaña. La misión del ejército español en Flandes llegó a ser el gran quebradero de cabeza de la Corona.

Geoffrey Parker es una de los mejores conocedores de los siglos XVI y XVII españoles. Sus obras como Felipe II o La gran Armada 1588 no necesitan ninguna presentación. Su labor investigadora es incuestionable, pero el éxito de sus obras radica en un estilo muy particular que se caracteriza por la sencillez con la que relata episodios tan trascendentales de la historia de España. El ejército de Flandes y el camino español es una obra indispensable para explicar cómo la terquedad y la mala dirección de la corte española, así como la actitud de una “victoria total” eludiendo cualquier solución de compromiso, llevó al imperio español a la pérdida de la hegemonía en Europa.

Geoffrey Parker, El ejercito de Flandes y el camino español (1567-1659), Alianza Editorial, 2000, 365 páginas.


JUEVES: HISTORIA DE LAS MATEMÁTICAS por Jorge Alcalde

El Año Mundial de las Matemáticas ha pasado con menos pompa de lo que esperaban a su inicio los más optimistas. Hay que agradecerle, eso sí, que los números hayan recuperado algo de su prestigio perdido. Y es que, fascinados por el gen, el bit y el átomo, los amantes de las ciencias parecíamos haber olvidado el andamiaje natural de todas ellas: el cálculo.

La herencia de esta celebración internacional de la ecuación varia irá, sin duda, más allá de la constatación de que la gran discusión del 2000 ha sido, precisamente, una trifulca matemática: la famosa polémica sobre el cambio de milenio. Así, el Año Mundial nos ha dejado un inusitado interés de las editoriales especializadas en imprimir letras que hablan de números.

De entre lo mucho que se ha editado al respecto, llega con un cierto retraso y poco ruido esta Historia de las matemáticas de Richard Mankiewicz. Sin duda, una grata sorpresa. Sorprende, primero, por su tamaño. Acostumbrados a los ladrillos con que se suelen saldar las deudas con la historia del cálculo (la obra de referencia de Georges Ifrah tiene 1996 páginas en su versión española), la levedad de este libro de Paidós es de agradecer. Sobre todo si con ello se demuestra que la evolución de nuestra capacidad de contar puede contarse como una narración de agradable lectura.

La tesis fundamental que se extrae de la lectura de esta amena historia es que la matemática, que comenzó siendo una respuesta a la pulsión natural del ser humano de ordenar el mundo que le rodea, ha terminado demostrando que el mundo es un caos ingobernable. Por cierto, los que sigan cometiendo el error de dividir a sus vecinos en “gente de letras” y “gente de ciencias” absténganse de leer esta obra, preñada de elegantes cruces entre el mundo de las artes y las humanidades y el de la ciencia esencial. Pura tercera cultura.

Richard Mankiewicz, Historia de las matemáticas, Paidós, 2000, 189 páginas


VIERNES: BAILANDO SOBRE LA TUMBA por Héctor Fernández

Si usted, lector, se ha desternillado con las aventuras Barley entre los dowayos del Camerún en sus dos anteriores obras, El antropólogo inocente y Una plaga de orugas, comprenderá mi impaciencia cuando conocí la noticia de que iba a ser publicado un nuevo libro del genial conservador del British Museum. Y es que, con los años, ambos aún siguen siendo un referente seguro a la hora de recomendar lecturas a mis amigos.

Sin embargo, Bailando sobre la tumba, aunque no carece de anécdotas tan divertidas como aquellas -epitafios ingeniosos, necrológicas irónicas, historias de viudas que meten en los ataúdes los objetos más diversos, etc-, tiene otras virtudes. Se trata de un estudio científico y a diferencia de los anteriores textos es más descriptivo de creencias y costumbres que narrativo. En él Barley salvando el morbo que pueda suscitar el tema, analiza con su particular “seriedad” uno de los pocos tabúes que se conservan nuestra cultura occidental, la imposibilidad de dar sentido a la muerte.

Como bien explica el autor, para nosotros el luto se considera algo privado y triste, y la muerte una tragedia que altera el curso lógico de los acontecimientos vitales hasta el extremo de que las únicas fotos que siempre faltan en nuestro álbum familiar son las de los entierros. En tanto que en otras partes del mundo incluso un funeral puede llegar a constituirse en una celebración si la muerte del difunto se considera una “buena muerte”. Así, se insulta al cadáver, se organizan orgías, representaciones y otros ritos festivos. Esto se debe a que, en palabras del antropólogo, “en occidente hemos hecho de nuestra incapacidad de vencer a la muerte una virtud”, al contrario de otras culturas en las que ésta forma parte de un ciclo natural. Por esta razón nosotros tenemos la necesidad de indicar en nuestro certificado de defunción una causa explícita que desencadena la muerte -insuficiencia respiratoria, paro cardiaco, etc-, sin aceptar el hecho de que las personas puedan morir simplemente por su elevada edad, como sería lo natural en estos casos...

Nigel Barley, Bailando sobre la tumba, Anagrama-Crónicas, Barcelona, 2000; 322 páginas.
0
comentarios

Servicios