Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
MáS QUE NúMEROS

Se pone fin al Año Mundial de las Matemáticas

El 31 de diciembre se echó el cierre del año 2000. Hace ahora un año que entramos en una fecha tan redonda y sugerente que era difícil no sucumbir a la irresistible tentación de conmemorar cualquier cosa. Por celebrar, tuvimos que celebrar el comienzo de siglo a pesar de la insistente llamada de atención de quienes sostenían que aún faltaba un año para que el acontecimiento tuviera lugar. Como no viviremos para contarlo, espero que se tome buena nota de nuestra decisión irrevocable de dar como fecha definitiva de cambio de siglo el 31 de diciembre de 2000 a las 12 de la noche; de esta forma se evitarán vanas discusiones cuando se acerque el 1 de enero del año 2100.

0
Lo que seguro que ahora termina es el Año Mundial de las Matemáticas. Ese año que la Unión Matemática Internacional decidió dedicar por completo a las matemáticas en conmemoración de los cien años transcurridos desde que el matemático alemán David Hilbert enunciara, en el II Congreso Internacional de París y ante los más eminentes profesionales, los 23 problemas que debían marcar las líneas de investigación matemática del siglo XX.

No sé si el balance del año habrá sido positivo para los matemáticos de primera fila, la especialización es ahora infinitamente mayor que hace un siglo y, según los investigadores, hoy en día los congresos internacionales de matemáticas se semejan a la Torre de Babel. Cada especialista habla para un reducido grupo, el de los pocos que son capaces de comprenderle.

La UNESCO decidió apoyar la celebración de este Año Mundial de las Matemáticas con dos objetivos añadidos, divulgar la disciplina y fomentar su enseñanza. De acuerdo con esta intención del organismo internacional, se han celebrado conferencias y mesas redondas, se han proyectado películas divulgativas, se repartieron pegatinas y carteles conmemorativos y, para fin de fiesta, Juvenalia 2000 ha dedicado esta Navidad, una buena parte de su salón a las matemáticas. Allí se podían encontrar “talleres de criptografía, de pompas de jabón, de espejos, de trompos y de cinemática” todo ello muy lúdico y totalmente gratuito, destinado a hacer entender a nuestros escolares que las matemáticas, en contra de lo que algunos quieren hacer creer, son muy divertidas, tan divertidas como descifrar mensajes o hacer pompas de jabón. Claro que quizás haya niños a los que no les gustan los espejos, los criptogramas ni las pompas de jabón, y que son tan raros que lo que más les puede aburrir es ir a un lugar como Juvenalia.

El Comité Español del Año Mundial de las Matemáticas, 2000 (CEAMM2000) ha mantenido una página en internet a la que ha ido incorporando los artículos que aparecieron en la prensa a lo largo del año. Llama la atención que sólo se hayan recogido siete artículos publicados el año 99 y uno en marzo del 2000 y que todos ellos lo fueran en el diario El País. Dato que puede llevar a creer que es éste el único periódico que ha reflejado, aunque sea poco, el interés de los medios informativos por las matemáticas, pero también podría entenderse que es el único diario informativo reconocido por los miembros del comité.

Aunque la trascendencia social de la celebración sea un tanto dudosa, lo que sí han resultado interesantes son las discusiones, sobre la situación de la enseñanza de las matemáticas, que han tenido lugar entre profesores tanto de secundaria como de universidad.

Se podrían enumerar algunos de los problemas que con mayor frecuencia han sido señalados en conferencias, congresos o reuniones.

Así por ejemplo, los profesores universitarios advierten que, cada año, la preparación de los alumnos que comienzan sus estudios en las carreras de Ciencias es más deficiente y que los alumnos que se matriculan en las Facultades de Matemáticas son cada vez menos numerosos y con menos vocación científica.

Por otra parte, los nuevos planes de estudio de la carrera de magisterio no tienen más de un 2% del total de créditos dedicados al estudio de las matemáticas, lo que hace temer que, si hasta ahora la preparación matemática de los maestros era deficiente, en el futuro será casi nula.

Debe decirse también que la implantación de la LOGSE se ha recibido con poco entusiasmo y mucha cautela, los que la justifican lo hacen en nombre de una necesidad social que dicen existía. Nadie se atreve a mantener que pueda ser beneficioso para la “alfabetización numérica” de la sociedad, todo lo más, sus fervientes defensores aseguran que contribuirá a hacer las matemáticas “más fáciles y divertidas”.
0
comentarios

Servicios