Ideas
Noticias y opinión en la red
LA PRUEBA DE LA SEMANA

Seat León Cupra 4: potente y deportivo

Enrique González

Seat ha vestido al León con el deportivo traje Cupra que en su caso trae asociado un motor V6 de 204 CV y un sistema de tracción total que hará las delicias de los usuarios más ambiciosos

Dentro del grupo VW cada marca parece tener asignado un papel específico. A Seat le ha tocado en suerte cubrir el flanco más deportivo y a la vista están los resultados, ofreciendo unos productos cada vez más apropiados para un público que valora las prestaciones por encima de todo.

El último exponente de esa filosofía es el León Cupra 4, un modelo que al igual que sus hermanos de gama, el Ibiza y el Córdoba, ha pasado por el ”laboratorio” Cupra, luciendo un planteamiento y una filosofía si cabe más agresiva que la de aquellos. De entrada, es el Seat más dinámico de la historia. También hubiera sido el modelo más potente jamás fabricado antes por la firma española de no haber sido porque hace unos pocos meses el Alhambra, el monovolumen de la marca, se presentó con el V6 de 204 CV que ahora hereda este modelo.

MOTOR V6 DE 204 CV

Se trata del mismo propulsor que da vida a las versiones V6 4 Motion del VW Golf, algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que el modelo alemán y el español comparten plataforma, suspensiones y prácticamente toda la gama de motores.

Las diferencias más apreciables entre los dos están en la imagen, exhibiendo el León una línea exterior mucho más agresiva que la de su homólogo, y en los tarados de las suspensiones, donde el de Seat presenta una amortiguación más afinada y deportiva que sintoniza mejor con su sugerente estética.

Por dentro, el ambiente aporta el suficiente colorido para diferenciarse abiertamente de sus hermanos de gama. Los asientos Recaro -tapizados en piel- el asiento trasero diseñado para dos ocupantes, los revestimientos en símil titanio, el pedalier de aluminio o la instrumentación de diseño específico así lo ponen de manifiesto.

En marcha, el León Cupra 4 causa enseguida una agradable impresión. El refinado tacto del motor V6, su eficaz respuesta en toda la gama de revoluciones y la caja de cambios de seis velocidades a nadie dejarán indiferentes. Tampoco sus prestaciones, pues acelera de 0 a 100 km/h en poco más de 7 segundos, 7,3 para ser más exactos.

De todas formas, y aunque este motor en su conjunto es un buen referente, nos sigue gustando más la versión 1.8 litros turboalimentada de 180 CV que acompaña al León 4, un propulsor que, para entendernos, aporta un poco más de genio que este V6.

COMPORTAMIENTO EQUILIBRADO

En cuanto a su comportamiento, esta versión del León disfruta de un equilibrio de reacciones francamente apasionante para un modelo de su clase. De hecho, es mucho más eficaz que el VW Golf V6 4 Motion y en esos resultados el tarado específico de la amortiguación más las llantas de 17 pulgadas, de 16’’ en el VW Golf, tienen mucho que ver.

A pesar de que no es un “peso pluma”, se acerca a los 1.500 kg., su respuesta en curva es tan deportiva como segura. La tracción total y el control de estabilidad que monta en origen facilitan muchos las cosas al volante, especialmente en zonas viradas, territorio donde se desenvuelve a las mil maravillas.

Por último, sólo nos quedaría hacer mención al precio que es de 4,5 millones de pesetas justos, una cifra un poco elevada si lo comparamos con sus hermanos de gama, con el 1.8T y con el 1.8T 4 que cuestan 3,4 y 3,7 millones de pesetas respectivamente. Son algo menos potentes -24 CV menos- y no están tan equipados, eso es cierto, pero nos parecen mucho más interesantes, sobre todo porque disfrutan de un compromiso valor-precio más equilibrado que el del recién llegado.

Lo más popular