Ideas
Noticias y opinión en la red
MéXICO

Seis mitos del gasto público

Examinemos seis de los mitos generalmente promovidos por los políticos respecto al gasto gubernamental:

1. El gasto público estimula el crecimiento económico. Falso. El gasto público genera un estímulo artificial y transitorio al crecimiento a corto plazo, pero a mediano y largo plazo conduce a aumentos de precios y de tasas de interés, menos crecimiento y a una redistribución regresiva del ingreso.

2. El déficit del presupuesto nacional es una forma sana de financiar los gastos sociales. Falso. El déficit presupuestal genera, entre otros males, la estanflación o sea la inflación con desempleo. El saldo social del déficit siempre resulta negativo. Todos los aparentes avances por esa vía son nominales y no reales.

3. Hay que aumentar el gasto educativo a 8% con relación al PIB. Falso. Ligar el gasto educativo a un 8% del PIB, como muchos políticos mexicanos piden, no implica necesariamente más recursos para la educación. Hay países muy pobres donde el gasto en educación ha llegado hasta el 20% del PIB; sin embargo, es insuficiente, debido a que su PIB es bajo. Lo importante no es que se le dé a cada sector una mayor tajada de un pequeño pastel, sino que crezca el pastel.

4. Si no hay inversión del gobierno cae la inversión total. Falso. Todo dinero que invierte el gobierno es dinero que deja de invertir la sociedad civil. El gobierno no genera ahorro propio, si así fuera no hubiese necesidad de impuestos ni de préstamos. Menor gasto público implica mayor inversión productiva de la sociedad civil, mientras que una mayor inversión estatal se traduce en menos ahorro real y en menos recursos disponibles para los ciudadanos.

5. El gobierno debe invertir más en el sector eléctrico y en el de hidrocarburos. Falso. En esas inversiones es la sociedad civil, las empresas e instituciones privadas, las que deben invertir, para así canalizar más recursos del sector público hacia sectores como la educación y la salud. Es incongruente pedir más recursos para el sector social y a la vez impedir que se abra el sector de la energía a la inversión privada.

6. El gobierno debería dar más dinero a estados y municipios. Falso. El mayor renglón del gasto federal es para los estados y municipios; sin embargo, todos los gobernadores que piden más, como muchos de ellos han reconocido, deben empezar a cobrar impuestos para que así ellos mismos asuman la responsabilidad ante sus ciudadanos, de lo que están gastando. Debe haber congruencia entre quienes piden más gasto y menos impuestos. Es incongruente apoyar un mayor gasto público y a la vez oponerse a un aumento de los ingresos del sector público. La mejor solución social es que el gobierno gaste menos para no hacer necesarios mayores impuestos para los ciudadanos.

© AIPE

Luis Pazos es director del Centro de Investigaciones sobre la Libre Empresa de México.