Opinión
Noticias y opinión en la red
Visita a Cuba

La España bananera de Zapatero

La imagen del ministro de Exteriores Miguel Ángel Moratinos junto a una foto del Che Guevara en la Cuba de Castro ilustra a la perfección la política exterior de esta España bananera a la que nos ha llevado Rodríguez Zapatero. Cuando se dice que la política exterior española sólo tiene tres apoyos no es ninguna exageración. Bolivia, Venezuela y Cuba son el tridente exterior de este Gobierno de sainete. Morales, Chávez y Castro son el sostén de un Gobierno enfrentado a Estados Unidos, arrinconado en Europa y despreciado en las instituciones internacionales.

La dictadura castrista está aumentando la presión para dar una imagen de dureza que evite que los cubanos puedan pensar siquiera en un fin del régimen ante la posible desaparición de Fidel Castro. Europa mantiene las sanciones hacia el régimen olvidando cualquier posible postura ambigua. Los disidentes soportan con entereza la persecución criminal y sectaria de la dictadura cubana. Ante este panorama, llega Moratinos a La Habana y con rotundidad de malvado ingenuo asegura que se inicia una nueva etapa con la isla. ¿Se refiere al nuevo dictador y sus antigua forma de tiranía? ¿Acaso la novedad se refiere al beneplácito con que el Gobierno español contempla lo que sucede en Cuba? ¿Será que la amistad con el régimen va a tener una nueva escenificación?

Zapatero nos ha sacado del primer mundo y nos está introduciendo en el universo marginal de los no alineados, de los enemigos de la democracia y de los que persiguen la libertad. Piensa que los españoles somos rematadamente bobos y que nos vamos a creer cualquier sandez que nos cuenten, incluso cuando son tan rematadamente absurdas como ésta del ministro de Exteriores.

Moratinos, en Cuba, predicando a los cuatro vientos que comienza en la isla una nueva etapa: esa es la España de Zapatero, la España del tercer mundo. Una España sin prestigio internacional, sin proyección en los foros donde se toman las grandes decisiones, fuera de los lugares clave y amiga de los tiranos. Zapatero preside un Gobierno que está más cerca de las dictaduras que de las democracias consolidadas, una España bananera.