Opinión
Noticias y opinión en la red

El Desmemoriado, el Calumniador y el Ignorante

Menudo bochorno de presidente del Gobierno. José Luis Rodríguez Zapatero no podía tolerar que Aznar hubiera batido el récord. Llegó a la Comisión de no-investigación con el objetivo de aburrir al más pintado con tal de superar en tiempo al ex presidente del Gobierno y lo consiguió.
 
Ahora que va a dejar de ser excelentísimo (por el Código del Buen Gobierno del Gobierno), ZP el Innovador, el prohombre de las Civilizaciones, puede desde hoy llevar indistintamente los sobrenombres de el Desmemoriado, el Calumniador y el Ignorante. No se acuerda de si difundió la existencia de dos terroristas suicidas a los directores de los medios de comunicación. Asegura que hubo una única línea de investigación desde la tarde misma de los atentados, algo radicalmente contrario a lo expuesto por todos y cada uno de los mandos policiales responsables de las investigaciones tras la masacre. Y habla sin ruborizarse de las editoriales de los periódicos, ignorando insólitamente que los editoriales de los medios de comunicación son de género masculino ya que el femenino se refiere a las empresas de edición de libros. ¡Ni que hubiera estudiado con la Logse!
 
La jornada había comenzado con un hecho premonitorio: al grupo de personas que acudió a pedir que no se produzca el entierro parlamentario de la Comisión se le prohibió permanecer ante el Congreso de los Diputados. Dos semanas antes sin embargo, cuando los manifestantes llevaban las manos pintadas de rojo para culpabilizar y acusar al ex presidente de los atentados, se les permitió la permanencia, los gritos y los insultos a discreción. Todo un indicio de lo que viene ocurriendo en la Carrera de San Jerónimo desde que el PSOE admitió la creación de la Comisión para demostrar que el Ejecutivo de Aznar mintió, manipuló y se mereció perder las elecciones.
 
Zapatero se sacó dos conejos de la chistera: dos documentados informes ad hoc de la Policía que aseguran que no existe vinculación alguna entre ETA y el 11-M. Todo casualidades, como no podía ser de otra manera para el Gobierno por accidente. Naturalmente, esos informes jamás les fueron entregados a la Comisión, lugar de destino para su análisis. Además, según Zapatero el Calumniador, asistimos a un intento de “confusión masiva” por parte de quienes consideran que el 11-M no está resuelto, ya que la autoría del atentado corresponde “en exclusiva” al terrorismo islámico.
 
Va a tener razón la secretaria de Zapatero cuando aseguró al periódico de Prisa que “el presidente se cree lo que dice”. No cabe otra para quien hoy aseguraba además que el PSOE “estuvo apoyando en todo momento al Gobierno” tras los atentados. Y después añadía que le parece “lamentable y patético” que alguien piense y formule que su partido y el imperio de Polanco mintieron y utilizaron los atentados para que el PP perdiera las elecciones.