Opinión
Noticias y opinión en la red
Ryanair y Margol

Padre, me acuso de estereotipar

Llamo la atención de la asociación VACUA, digo FACUA, la que ha denunciado a la compañía aérea Ryanair por vender calendarios con sus azafatas en bikini, que en este mismo periódico, los fines de semana, hay un señor que se firma como Luis Margol y que me ha sacado en una foto en su sección Chuecadilly, a pesar de mi insobornable heterosexualidad, bastante más desnudo que las tales azafatas. Podría tratarse de un acto constitutivo de delito de estereotipamiento masculino que ofende la dignidad de los hombres trabajadores. Y aquí somos culpables los dos, yo por hacer destape como si fuera una concejal del PP cualquiera y Luis Margol por publicarlo.

Que la iniciativa stripper denunciada partiera de las propias azafatas no le va a valer de nada a la compañía aérea para eludir sus responsabilidades, como no le ha de valer a Margol que mi foto en húmedo traje de baño de lycra negra, tomada en las límpidas aguas del Pilion griego, se la pasara yo mismo por correo electrónico. ¿Dónde está el Observatorio para la Violencia de Género cuando se le necesita? Tantos articulistas se sentirán justamente vejados en su mismidad, ya que mi protodesnudez dejaba al columnismo político en una profesión que en realidad es utilizada como reclamo sexual, puesto que un señor aparentemente tan grave y sumido en meditaciones como yo me ofrecía públicamente como "hombre-florero" para ser degustado por propios y extrañas, o mejor propias y extraños. De ahí a convertirme en lo que los argentinos llaman "puto" hay apenas dos páginas de calendario.

Las azafatas de Ryanair idearon posar provocativamente sin ningún tipo de subterfugios artísticos, con expresa voluntad "caliente", y destinar los beneficios de su venta a los niños discapacitados, pero a Margol mi posado grecolatino encima le ha salido gratis. Eso vulnera de todas las vulnereces el derecho de estos curitas laicos del progresismo a no ser informados ni mucho menos ilustrados de que no todas las mujeres se tienen por qué adecuar al canon físico ni moral de su vicepresidenta del Gobierno, y no todos los hombres al de Rubalcaba, Iceta o Pepiño Blanco. Si se denuncia la belleza femenina por fomentar estereotipos, también deberíamos nosotros denunciar la fealdad por fomentar la contaminación ambiental y la estética no sostenible.

A la asociación esa VACUA con el descarado de Margol. Que le caigan encima los curitas laicos de ahora, que están todos colocados por el PSOE. Merece que los que velan por la decencia le pongan a recoger pelotas en el Masters de tenis de Madrid pudorosamente vestido con la mantita palestina al cuello y la chompa acrílica de Evo Morales.