Opinión
Noticias y opinión en la red
Desde la cofa

La peste de Rodríguez Zapatero

La iniquidad de José Luis Rodríguez Zapatero parece no conocer límites. En su discurso ante las Naciones Unidas dijo, nada menos: “El terrorismo no tiene justificación. No tiene justificación, como la peste; pero como ocurre con la peste, se puede y se deben conocer sus raíces; se puede y se debe pensar racionalmente cómo se produce, cómo crece, para combatirlo racionalmente.”
 
Según la terrible comparación zapateril, el terrorismo es como una enfermedad. Un fenómeno negativo, mortífero, sí, pero natural. Si la bacteria de la peste se le mete a uno en el cuerpo, ¿Qué le va a hacer? “Me subió la fiebre y se colocó una bomba en Madrid conmigo presente”, podrían haber dicho los autores del 11-M. “Comencé a toser y a esputar sangre, y mi cuerpo empezó a moverse hasta que se disparó la pistola alojada en mi mano”, podría decir uno de los asesinos y las asesinas de ETA. Una fiebre. Una secreción. Un síntoma.
 
Reacciones sin voluntad, que se producen como consecuencia de la pobreza, que Zapatero llama “injusticia”. La pobreza no es solo carencia de los medios básicos para la vida. En su código ético la pobreza es un virus que lleva involuntariamente a (pseudo)personas a matar a sus semejantes. Pseudo, porque las personas de verdad tienen voluntad, actúan según les dicta su conciencia y toman decisiones en función de lo que creen más adecuado. Zapatero cae en ese prejuicio progre de que los pobres no saben lo que se hacen y no actúan por sí mismos. Todo ello es un Insulto a las víctimas.
 
En otra figura utilizada por el vate Rodríguez Zapatero, la pobreza es una tierra fértil para la semilla del terrorismo. El resultado es el mismo: hacer del terrorismo no una elección personal, y por tanto sujeta al juicio de la ética, sino un mero evento desafortunado, pero escasamente evitable por quienes padecen la causa externa de su comportamiento, en este caso la pobreza. Para pobrezas, la de su pensamiento y sus palabras. Si no fuera porque las ha pronunciado ante la ONU, sumidero de discursos vanos e inmorales, sería para sonrojarse.

El Sr. Rodríguez es periodista de El Telediario de Intereconomía TV. Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital. Sígalo en Twitter: @caraamable