Menú

Elogio de la hipocresía

¿A qué obedecería la artera maquinación de la derechona con mando en plaza?, se pregunta Antón Costa en 'El País'. Mucy sencillo: al propósito de meter en vereda a los trabajadores

0

Leo en el El País al catedrático Antón Costas, oráculo macroeconómico de la socialdemocracia  hispana . Con gran escándalo moral, denuncia ante sus lectores la querencia por la "agresividad" del ministro De Guindos. Predisposición guerrera tras la que advierte el secreto propósito del Gobierno de convertirse en un "dictador benevolente". "Más o menos como si estuviésemos en los antiguos colegios de curas", apostilla para contento de la casa editora. ¿Y a qué obedecería esa artera maquinación de la derechona con mando en plaza? Pues, muy sencillo, al propósito meter en vereda a los trabajadores que con su empecinamiento vindicativo entorpecen los planes de los validos del capital.

Esos "ciudadanos, acostumbrados a vivir de gorra, abusando de las prestaciones de desempleo, pensiones, sanidad, dependencia y otras políticas sociales", añade con ácida y muy dolida ironía. Aunque algo hay de temerario en la confianza ciega que el autor deposita en el público de El País. Diríase que está seguro de que ni uno solo de ellos es capaz de leer un libro. Un libro suyo, por más señas. En concreto, el último que acaba de publicar, ése que lleva por significativo  título La torre de la arrogancia. Obra por lo demás notable en la que, entre otros sensatos asertos, confiesa: "posiblemente el único camino eficaz a corto plazo [para salir de la crisis] es coordinar una moderación de los salarios en el conjunto de la economía (no solo los funcionarios y pensionistas)" (p. 342).

Como el airado Costas,  Xavier Vidal Folch acaba de denunciar idéntico complot en La gente que pagará esta reforma laboral, rotundo alegato que corona con una dramática respuesta: "los de siempre". Aún conmovido, hurgo en la hemeroteca de El País y doy con la siguiente perla fechada hace apenas año y medio: "La secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo [del PSOE], pugna por replantear la rigidez de los convenios. La consejera catalana de Trabajo, Mar Serna [del PSC] acaba de proponer la eliminación de la autorización administrativa previa en los ERE temporales. Su presidente, José Montilla [de Iznájar], preconizó ante el Círculo de Economía en Sitges la primacía de los convenios de empresa sobre los sectoriales, la vinculación salarios/productividad y el abaratamiento del... empleo".  Huelga decir que quien eso glosaba con entusiasmo era… el mismo Vidal Folch. Oído cocina.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Estupor por la última actuación desafinada de Rosa López
    2. Guerra de navajazos tuiteros entre Daudén Ibáñez y Juan Carlos Rivero
    3. Melissa Gilbert denuncia el acoso de Oliver Stone: "Me puso de rodillas en una audición"
    4. Las Fuerzas Armadas llevan la operación Eagle Eye hasta Cataluña y despliegan una batería antiaérea
    5. ERC se atraganta con los "muertos" de Rovira
    0
    comentarios
    Acceda a los 6 comentarios guardados

    Servicios