Opinión
Noticias y opinión en la red
Muerte del Papa Juan Pablo II

Legado para un mundo nuevo

El Papa Juan Pablo II deja como legado un modelo, una obra terminada y otra por continuar.
 
El ejemplo es la firmeza y la consistencia moral mostrado durante su pontificado, precedidos de su acción como sacerdote en Polonia. En la claridad con que ha defendido la raíz misma de las posiciones morales del catolicismo, sin miedo a pedir que se cumplan las exigencias derivadas de la doctrina y la ética católicas, Juan Pablo II ha parecido a veces un hombre de otra época, capaz de anteponer la fe y la virtud a las consideraciones personales, no digamos ya a las comodidades. Ahora bien, Juan Pablo II ha sido también un Papa radicalmente moderno: en las referencias intelectuales, en la exposición y la argumentación de la doctrina, en su búsqueda de una dimensión global, en la falta de respeto a las jerarquías y en su cercanía a la gente. También lo ha sido en algo que en nuestros días se valora extraordinariamente: la autenticidad. Juan Pablo ha mostrado en su propia vida la seriedad de lo que ha predicado, el valor del sacrificio, la fuerza de la fe. Además de un guía espiritual y doctrinal, ha sido un testigo, un mártir. La fuerza de esta combinación milagrosa de autenticidad, modernidad y firmeza es incalculable.
 
La obra realizada es en buena medida consecuencia de lo anterior. Juan Pablo II se enfrentó al totalitarismo. Todo se juega en la dignidad del hombre y en la voluntad de seguir teniendo fe en ella. Juan Pablo II iluminó esta fe con la doctrina católica sabiendo que no era la única forma de encontrar esa verdad, de ahí su ecumenismo. Aun así, su experiencia directa de los totalitarismos nacionalsocialista y comunista reafirmó su convicción católica. El totalitarismo se propuso destruir la dignidad humana. Juan Pablo II hizo del catolicismo un bastión contra el proyecto del Mal. Venció, demostró que se puede vencer y revalidó la vigencia del catolicismo.
 
De ahí arranca la tarea que Juan Pablo II deja inacabada. Muchas veces hemos escuchado decir que este Papa no entendió el mundo actual, escéptico, relativista en lo moral, ajeno a la religión. Estoy convencido de lo contrario. Juan Pablo II comprendió muy bien este mundo y estaba seguro de que así como la fe en la dignidad del hombre había derrotado al totalitarismo, la misma fe podía contribuir a instaurar una nueva dimensión de la religión en el mundo que sirviera para reforzar la libertad y la capacidad del ser humano para el Bien. Continuar la reforma de la Iglesia católica con este propósito es parte de la gigantesca tarea a la que se enfrenta su sucesor.