Opinión
Noticias y opinión en la red
Educación contra la ciudadanía

Un esfuerzo más

Los nazis lo llamaban Weltanschauungsunterricht (WAU), que quiere decir algo así como "Clases de concepción del mundo". Estaba dirigida a desalojar a Dios de la mente de los niños alemanes. A convertirlos en bestias, en otras palabras. En algunas localidades la Iglesia consiguió sortear la brutalidad.

Es uno de los precedentes, probablemente el más ilustre aunque no el más conocido, de nuestra Educación (contra) la ciudadanía. Los socialistas son algo menos brutos, y dejan, como gesto de magnanimidad, que la asignatura de Religión siga impartiéndose en los colegios. Pero quieran o no quieran, los niños estarán forzados a interiorizar la Weltanschauungsunterricht socialista.

En realidad, ¿en qué consiste esa asignatura? Se conoce el decreto que la promulga, pero no el contenido. Se sabe que la palabra sexo aparece muchas veces (unas 40) y que la palabra autoridad ha desaparecido. En realidad, da más pistas acerca de la mentalidad de quienes la han puesto en marcha que de la visión del mundo que se pretende propagar. Ahora bien, ¿quién la ha puesto en marcha?

La ministra del ramo, Mercedes Cabrera, es una catedrática de universidad bien conocida por sus estudios de historia. No ha dicho esta boca es mía en este asunto. Lo lógico es que cuando alguien se propone impartir su visión del mundo a todos los niños españoles o ex españoles, haya alguna declaración oficial explicando en qué consiste ésta. No la habido.

Se deduce que la imposición de la Weltanschauungsunterricht socialista es, muy probablemente, un empeño personal de Rodríguez Zapatero: unas gotas de ecologismo, mucho diálogo, ansias infinitas de paz, bastante sexo –más que nada porque parece moderno– y un horizonte impreciso de republicanismo.

Dado el hermetismo oficial y la imprecisión del texto legal, han empezado a surgir manuales de todas clases. El de Akal parece por ahora de los más llamativos, con sus elogios al castrismo y las imbecilidades que vierte sobre el capitalismo. (¿Qué dirá Mercedes Cabrera de esto, historiadora como es del empresariado español y esposa de un conocido gestor de fondos?) Pero lo cierto es que se trata de una guía para profesores y no de un libro de texto propiamente dicho. No menos notable es el de José Antonio (ay, esos nombres...) Marina, más moderado en apariencia, pero más insidioso y considerablemente más destructivo. Un auténtico lavado de cerebro.

En su página web, Marina habla de "movilización educativa". No se pregunta por qué la movilización ha surgido precisamente contra la Weltanschauungsunterricht socialista, ya sea en forma de objeción o de recurso judicial. Tampoco explica por qué las dos únicas respuestas oficiales han sido, hasta ahora, la amenaza y, desde alguna consejería regional que se ha empezado a oler la tostada, la retirada de la asignatura.

Así encaja todo. Estamos en plena movilización militante para que aprendamos a vivir en el maravilloso mundo de ZP. Como decía el marqués de Sade a sus compatriotas: "¡Un esfuerzo más, franceses, para ser republicanos!" A lo mejor acaba La philosophie dans le boudoir –no es el titulo de ningún libro de Marina– de "material pedagógico". Más fino, incluso más institucionista que los cómics de Nazario sí que es.

Por cierto, no hay palabras para describir el desprecio que el divino marqués sentía hacia sus... conciudadanos.