Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
LIBERALISMO EN ESPAÑA

Protagonista: la libertad

Uno de los aciertos de este nuevo libro de Juan Carlos Girauta es su título, La eclosión liberal. Va acompañado de un epígrafe que es todo un diagnostico: ¿Por qué los progres están tan nerviosos?” Y es que España, a pesar de todos sus problemas, es uno de los países de la Vieja Europa en el que las ideas liberales tienen mayor arraigo, mayor calado y más influencia. Hasta el monclovita Jordi Sevilla, en un documento muy divertido, se atrevió a reivindicar el término y la doctrina.

0

Cierto que el liberalismo no ha alcanzado la masa crítica suficiente para influir en las decisiones del gobierno socialista ni en las de casi ninguna de las Comunidades, ni siquiera las gobernadas por el PP, no hablemos ya de las que padecen la bota social-nacionalista. Con escasísimas excepciones, ni hay bajadas de impuestos, ni menos intervencionismo, ni reducción del gasto. Pero hay un freno y una contención que le dan a la sociedad española una característica especial. También es verdad que en cualquier momento todo esto puede irse al traste.

Trabajos como el de Girauta ayudarán a impedirlo. En lo que al propio libro se refiere, se trata de una auténtica explosión de libertad. Girauta, columnista de primera fila y escritor espléndido, sobre todo en el tramo corto, dispara en todas direcciones. A mí me han gustado especialmente los capítulos dedicados a Cataluña, que Girauta, como los lectores de Libertad Digital y los oyentes de la COPE saben bien, es un excelente conocedor. Se le nota su condición de profesor en las páginas dedicadas a la globalización, más divulgativas en este caso, pero no menos elocuentes ni menos útiles. Y resultan hilarantes, y a veces asesinas, las dedicadas a los progresistas, que Girauta conoce bien por haber pertenecido, como tantos otros “neoliberales”, a esta misma especie protegida por el gobierno, el sistema educativo e, inexplicablemente, el dinero de casi todas las grandes empresas dedicadas a sabotear sus propios intereses y los de sus accionistas. Girauta es un polemista nato, y se nota.

Comparto plenamente su teoría de que debe existir algún tipo de gen progre, difundido en todo el mundo. De hecho llevo rumiando esa idea hace tiempo. Lo encontraremos, Juan Carlos, y con un poco de suerte nos darán el Premio Nobel de biología, política en este caso. O el de la Paz y los Derechos Humanos, más que merecido.

La eclosión liberal es un libro de urgencia, rápido, sin una estructura demasiado consistente, al menos en apariencia, que engancha al lector por cualquier sitio que se abra. Si es así, se volverá atrás con gusto. Un buen panfleto, en resumidas cuentas, con el tono al que Girauta nos tiene acostumbrados: inteligente, ingenioso, valiente y, como dice Federico Jiménez Losantos en el retrato que le sirve de prólogo, algo gamberro. El propio de un superviviente de la Barcelona cosmopolita y vitalista de antes del secuestro nacionalista. Se trata de un trabajo entre el periodismo y la historia viva, la que se va haciendo al mismo tiempo que se escribe.

En cuanto a la “eclosión liberal” propiamente dicha, Girauta se ha centrado sobre todo, además de algunas referencias a la blogosfera liberal y a las razones de su éxito, en el grupo de Libertad Digital. Habiendo sido testigo y protagonista de este fenómeno extraordinario del periodismo y la cultura española, nadie mejor que él para contarlo.

A título puramente informativo, hay que decir que Girauta ha dejado de lado algunos de los núcleos liberales que ayudan a comprender esa misma eclosión: por ejemplo, el grupo de Huerta de Soto y el Instituto Juan de Mariana, que está haciendo un excelente trabajo, Unión Editorial, la línea liberal del Opus Dei (con Fontán y Termes a la cabeza), los influyentes centros liberales del PP y la FAES (aunque algunos de sus protagonistas, que ocuparon muy altos cargos en los gobiernos populares, hayan resultado nefastos para la causa que decían suya, en particular en el terreno crucial de la cultura y los medios de comunicación), la estrecha relación de los liberales con los “neoconservadores” españoles (como el GEES, al que se alude) o la nueva e interesantísima alianza, difícil y todavía en trance de fraguarse, entre católicos y liberales. La clave, lo explica bien el autor, es la defensa de la nación, de España, como piedra angular de la libertad.

Pero Girauta no ha pretendido hacer un libro exhaustivo ni histórico. No es eso, por tanto, lo que el lector debe esperar de él. Lo atractivo es la inmediatez y la energía compatibles con la sátira ácida, de los que están impregnadas estas páginas. Se leen de un tirón y se aprende mucho. Dentro de algunos años, será imprescindible para hacer la historia del liberalismo en España. ¿Qué más se puede pedir?


Juan Carlos Girauta, La eclosión liberal. ¿Por qué los progres están tan nerviosos?
Madrid, mr ediciones, 2006, 301 páginas.
0
comentarios

Servicios