Opinión
Noticias y opinión en la red
Programa electoral demócrata

Los fondos reservados Soros

El programa electoral del Partido Demócrata es como una bolsa de cortezas de cerdo. Nunca sabes cuándo te vas a llevar a la boca el trozo lleno de grasa progresista. Enterrada en el documento de 94 páginas hay una propuesta de noble apariencia para crear una "Red de fondos de inversión social". El proyecto proporcionaría dinero federal a "iniciativas sociales y organizaciones importantes sin ánimo de lucro [que] están ayudando a las escuelas, sacando de la pobreza a familias, llenando vacíos del sistema sanitario e inspirando a los demás a liderar el cambio en sus propias comunidades". El Partido Demócrata promete "apoyar a estos innovadores prácticos" creando una entidad destinada a "coordinar los esfuerzos entre el Estado y las organizaciones sin ánimo de lucro" para a continuación gastar a espuertas en "una serie de concesiones económicas" para los grupos elegidos "a fin de replicar estos programas en toda la nación".

En la práctica, esta idea atribuida a Barack Obama serviría como una vía permanente de dinero del contribuyente a entidades partidistas demócratas disfrazadas de filantropía y de interés público. Este Fondo Reservado George Soros serviría de retribución política por los servicios amablemente prestados. Obama debe gran parte de su éxito político en Chicago al apoyo financiero procedente de este multimillonario de la extrema izquierda radical e importante "innovador social". En junio de 2004, Soros celebró un gran acto de recaudación de fondos destinado a la campaña de Obama al Senado de Illinois en su residencia de Nueva York. Él y su familia aportaron personalmente 60.000 dólares. En abril de 2007, Obama volvía a Nueva York para asistir a un acto social de recaudación de fondos para la clase alta de Manhattan. No se despegó de Soros.

Con la aprobación, por no decir por consejo, de este activista "progresista" o de sus asesores, el pasado mes de diciembre Obama se sacó de la manga su Red de Fondos de Inversión Social. De forma coordinada con su iniciativa de voluntariado obligatorio y su plan anti-pobreza de 6 mil millones de dólares, Obama instaba a la creación de una "Agencia de Iniciativa Social" que distribuiría los fondos en cuentas sin especificar. La agencia seria una corporación sin ánimo de lucro sustentada por el Estado, "parecida a la Corporación para la Información Pública" encargada de la televisión estatal. (Todos hemos visto lo justa y equilibrada que resulta esa empresa de capital mixto dominada por progres que dejan en pañales al ultraizquierdista Bill Moyers).

Como ejemplo del tipo de proyecto que debería ser financiado, Obama cita la Zona Infantil de Harlem, que proporciona actividades extraescolares y profesores particulares a los niños de Nueva York. (El ex gerente jefe de la Zona, Shawn Dove, es hoy un empleado del Open Society Institute de Soros). Como señaló hace años Mitchell Moss en el City Journal del Manhattan Institute, el problema de esas iniciativas es que las sociedades de capital mixto constituidas bajo el disfraz de renovación económica se convierten normalmente en poco más que frentes que coordinan "una gigantesca red de seguridad para servicios sociales". Las donaciones privadas prestan la imagen de independencia filantrópica y autoayuda, pero en realidad los "clientes" nunca son destetados del Estado del bienestar. Simplemente aprenden a ordeñarlo de forma más lucrativa.

Aún más problemático es cómo Obama y el Partido Demócrata planean distribuir incontables millones o miles de millones de dólares de los impuestos del contribuyente entre el imperio Soros sin posibilidad de presentar objeciones. Obama promete medidas "de transparencia" encaminadas a garantizar que el dinero se gasta de forma inteligente. Pero ¿quién va a evaluar la eficacia del gasto? Vaya, expertos locales en iniciativas sociales, por supuesto. El zorro vigilará el gallinero.

Soros ha donado alrededor de 5.000 millones de dólares de su fortuna a grupos ultra-izquierdistas sin ánimo de lucro a través del Open Society Institute, una institución comprometida con su idea de derrocar la tiranía "fascista" de los EE.UU., que según el debe someterse a la "desnazificación" en favor de la "justicia". MoveOn, el colectivo de sustento a Obama, es el creador de la campaña de difamación "General Betray Us" [El general nos traiciona] contra el General David Petraeus y el brazo político más célebre de Soros. Pero montones de otros colectivos políticos sin ánimo de lucro han recibido financiación de Soros bajo la tapadera de la realización de trabajos neutrales "para la comunidad" o de labores "de justicia social". Precisamente son estos grupos de activistas de extrema izquierda los situados en primer lugar en la lista "inversiones sociales" financiadas por el Partido Demócrata/Obama con dinero a fondo perdido.

Un ejemplo típico: ACORN. Como he informado con anterioridad, los viejos amigos de Obama en el círculo de organizaciones sin ánimo de lucro de Chicago reciben hoy el 40% de sus ingresos de las arcas públicas americanas. Hicieron acopio de decenas de millones en partidas económicas federales de lucha contra la pobreza mientras algunos de sus empleados se dedicaban al fraude electoral masivo y otros se implicaban en la extorsión corporativa y las estafas hipotecarias por todo el país. Al menos según el Investor's Business Daily, Soros ha aportado 150.000 dólares al grupo. También "dirige un club secreto de millonarios llamado Alianza Democracia, que ha donado 20 millones de dólares a grupos de activistas como ACORN".

Una vez que se abre el grifo, ya no hay forma de volverlo a cerrar. ¿Dónde están los liberales económicos en este chanchullo ultra-izquierdista? Bien, si usted se pregunta el motivo de que la campaña McCain no esté dando a conocer el escándalo de esta propuesta de transferencia de dinero del Estado a organizaciones de izquierdas, es porque McCain en persona es beneficiario de Soros. Su Reform Institute, un grupo presuntamente independiente y sin ánimo de lucro, y por tanto exento de declarar impuestos, dedicado a la reforma de la financiación de campañas electorales, también fue financiado por el Open Society Institute y la Tides Foundation de Soros.

Los pájaros partidarios de papá Estado vuelan juntos mirando los unos por los otros. Vigile su cartera.

© Creators Syndicate, Inc.

Lo más popular