Menú

Anna Gabriel, española del año

En los conciliábulos separatistas cunde la sospecha de que dicha diputada es la Mata-Hari del CNI para boicotear el 'procés'.

33
Anna Gabriel | EFE

En los cenáculos no nacionalistas se bromea con la posibilidad de presentar la candidatura de la cupera Anna Gabriel a los premios Princesa de Asturias o proclamarla Española del Año, como lo fue Pujol en el Pleistoceno predigital. En cambio, en los conciliábulos separatistas cunde la sospecha de que dicha diputada es la Mata-Hari del CNI para boicotear el procés, opción tan o más disparatada que la primera, pero que no pocos estelados se creen a pies juntillas.

De lo que no cabe duda y en lo que casi todo el mundo está de acuerdo es que la CUP ha sido más perjudicial para la hojarruta separata de Mas y los Pujolone que el Gobierno de Madrit y el PSOE, seguramente porque los antisistema son independentistas de verdad y los convergentes, unos trileros que la liaron parda para tapar el tres por ciento.

De hecho, los Mas, Homs y Puigdemonts juegan con cartas marcadas de varias barajas y un día se despiertan unilaterales e irredentos y al siguiente, referendarios y pablistas. Eso no pasa con la CUP, que se parte, se monda y se troncha en su dinámica asamblearia, pero no renuncia a la república catalana, soviética, tribal y antitampones.

En este contexto, ERC y Oriol Junqueras son los pescadores del río revuelto, aunque en las generales quedaran y vayan a quedar en Cataluña detrás del dAdaísmo podemita, que gana enteros por momentos a pesar de convertir Barcelona en un parque temático de la violencia callejera donde los manteros persiguen a los guardias y los okuparras, a los mozos del consejero de Interior, el convergente Jordi Blandiblup Jané.

El president Puigdemont se ha hecho trampas al solitario y amenaza con una moción de confianza a la vuelta de los fastos del Onze de Setembre. Paren máquinas. Cocomocho ha dicho prou porque la CUP le ha tumbado a Junqueras unos presupuestos de risa. Sólo había que ver la escasa convicción con la que el republicano defendía los números autonómicos en el Parlament. Junqueras sabe que el futuro de Cataluña pasa por Podemos y su referéndum, que CDC hiede a pescado podrido y que los comunes de Colau y los cuperos de Garganté comparten birras en Gracia.

Puigdemont va de farol y se ha puesto en manos de los candidatos de su partido para el 26-J. Si Homs y Mikimoto, candidato al Senado, no remontan, pasará a la historia como Carles, el breve. Que siga el jaroteo con Mas de palmero. Cataluña: de Valdemal a Valdepeor.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Estupor por la última actuación desafinada de Rosa López
    2. Guerra de navajazos tuiteros entre Daudén Ibáñez y Juan Carlos Rivero
    3. Melissa Gilbert denuncia el acoso de Oliver Stone: "Me puso de rodillas en una audición"
    4. Las Fuerzas Armadas llevan la operación Eagle Eye hasta Cataluña y despliegan una batería antiaérea
    5. Ana Guerra ('OT') indigna a los canarios: "Me encantaría poder hablar castellano"
    0
    comentarios

    Servicios