Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Neymar y los 'qatarlanes'

Resuelta la parte económica, romper España y quedarse con el Barça son los objetivos prioritarios del llamado Clan de los Qatarlanes.

0
Jaume Roures | EFE

El futbolista Neymar da Silva Santos Júnior, de nombre artístico Neymar, se va del Barcelona al Paris Saint-Germain. El fichaje más caro de la historia no tendría mucho de particular sin la concurrencia de corrientes geopolíticas de cierto calado. El presidente del club parisino, Naser al Jelaifi, está dispuesto a pagar los 222 millones de euros de la cláusula de rescisión al contado, aparte emolumentos del chico y prima del padre. Tan desorbitada cifra es calderilla para Al Jelaifi, que dispara con pólvora del emir Hamad ben Jalifa al Zani, o sea el fondo soberano de inversión Qatar Investment Authority.

Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Bahréin y Egipto acusan a Qatar de financiar el terrorismo y le exigen que aborte la construcción de una base militar turca en su territorio. Un polvorín. Jeques, emires y califas se odian a matar, pero si los saudíes tienen petróleo, los qataríes disponen de gas y de Al Yazira, la cadena con mayor audiencia global y que difunde una cosmovisión islamista tirando a fanática desde la poco sospechosa perspectiva de los petromonarcas.

Cuenta Qatar además con una posición dominante en materia de retransmisiones deportivas. Son los dueños del fútbol televisado a través de la filial de Al Yazira Bein Sports, cadena que preside Al Jelaifi y cuya versión para España está participada al 50% por Mediapro, de Jaume Roures y con sede en Doha. Qatar ha querido vengarse de la cancelación del contrato de patrocinio de la camiseta azulgrana a la manera del proverbio árabe que prescribe que la venganza es un plato que cuesta una pasta. Por su parte, Roures, que además de Mediapro tiene en el saco a Pep Guardiola, propagandista del Mundial de Qatar, logra desestabilizar a la junta directiva del Barça, presidida por Josep Maria Bartomeu y con la distinguida vicepresidencia del exchófer de Pujol Jordi Vilajoana.

Los trasfondos del fichaje de Neymar aluden a la paulatina conversión del fútbol en el soporte publicitario del wahabismo, corriente integrista que es la letra de la música del Estado Islámico. En ese contexto destaca el poderío catalán expresado a través de Roures y del guardiolismo (Laporta, Ferran Soriano, Beguiristain, el hermano de Guardiola...), que controla equipos como el Manchester City o el recién ascendido Gerona y con intereses en los más variados aspectos del negocio. El lobby catalán ha encontrado en Qatar un gran acomodo y un más que pasable bienestar material.

Resuelta la parte económica, romper España y quedarse con el Barça son los objetivos prioritarios del llamado Clan de los Qatarlanes, cuyas últimas aportaciones a la primera de las causas son el papel de Guardiola como portavoz del proceso separatista y el indigerible documental Las cloacas del Estado, dirigido en persona por Roures con el fallido propósito de acreditar que hay una guerra sucia contra los líderes independentistas.

Neymar, por su parte, ha ejercido el derecho a decidir pagando otro, que es exactamente lo que pretenden hacer Mas, Puigdemont y Junqueras, esa lumbrera.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. La "brutalidad" de la Guardia Civil al descubierto
    2. La exjuez Carmena: es "enormemente perjudicial para el diálogo" el encarcelamiento de los Jordis
    3. Podemos, noqueado por Cataluña
    4. ¿Debe ser expulsado el Manchester City de la Champions y Guardiola sancionado?
    5. Vídeo: La "brutalidad" de la Guardia Civil al descubierto
    0
    comentarios

    Servicios