Opinión
Noticias y opinión en la red
Canal Sur

Arenas tiene que debatir con Chaves

Sabemos lo que pasa en Canal Sur TV y la Radio Televisión Andaluza, pieza esencial del régimen de Chávez. Aún así, Javier Arenas debe debatir con Manuel Chaves en Canal Sur TV. El debate no interesa a Chaves porque sólo le puede perjudicar, tanto en su imagen personal como en su valoración e incluso, le puede hacer perder miles de votos o mandarlos a la abstención. A Chaves no le interesa este cara a cara. A Javier Arenas le tiene que interesar tanto que, a pesar de la cacicada impresentable de Chaves de exigir que sea en Canal Sur, tiene que debatir. Siempre que lo ha hecho ha demostrado que conoce mejor Andalucía que el presidente de la Junta, que la conoce vitalmente, que la conoce estadísticamente y que la conoce políticamente.

El último programa Tengo una pregunta para usted, no controlado por el entorno íntimo de Chaves, supuso un descalabro para él y un avance importante para Javier Arenas. Hay quien en el entorno del presidente del PP andaluz no ve claro este debate. Y tienen razones para ello porque la situación de la RTVA y de Canal Sur es de juzgado de guardia. Para que nos hagamos una idea de cómo es la situación, digamos que los vehículos del poder de este trocito de la "tela de araña" socialista en Andalucía han sido varios y los contaremos en detalle en nuestra serie, pero por ahora digamos que:

  1. Los directores de la RTVA y de Canal Sur TV y Radio han sido casi siempre militantes o simpatizantes del PSOE con una excepción histórica en tiempos de la alianza táctica PP-IU, durante la cual su responsable fue un hombre más próximo al centrismo político, José Siles. Los escándalos económicos han terminado con el mandato de muchos de ellos. Por ejemplo, los dos primeros directores de la RTVA y Canal Sur tuvieron que dimitir tras la publicación de los precios de los programas y los beneficios de los presentadores y productoras afines al régimen socialista.

  2. El control férreo de las oposiciones ha hecho posible, como todo el mundo en Canal Sur –incluso los sindicatos– sabe y calla de manera vergonzante, no sólo que un gran grupo de los empleados de la cadena sean simpatizantes de la izquierda en general, sino que dentro de ellos sean legión los familiares y amigos de los políticos socialistas.

  3. La estructuración de unas productoras afinas al régimen socialista, los "pata negra" que han libado del presupuesto de la RTVA para servicio y, a veces, para ayuda pura y dura a Manuel Chaves y sus designios políticos. Todavía se estremecen los partidarios de la libertad al recordar guiones de la serie Arrayán, cuyo guionista parecía Gaspar Zarrías (memoria histórica y otras lindezas aparecen sistemáticamente en la serie). Amigos íntimos de Chaves, de Felipe González, familiares de unos y de otros políticos del PSOE están dentro de tales productoras. El saqueo del dinero público ha sido escandaloso. Ex vicepresidentes de la Junta, ex consejeros, ex presidentes, ex altos cargos de la RTVA y amigos varios tienen intereses en productoras.

  4. La colocación de hombres clave del socialismo andaluz o servidores del mismo en las negociaciones sobre películas, derechos de transmisión, compra de patentes, etc.

  5. Con algunas pocas notables excepciones, como el programa de Mariló Montero, la esposa de Carlos Herrera, que mantenía un deseo de equilibrio notable en el tratamiento de los temas, la mayoría de los programas parecen dirigidos a componer una visión idílica de una Andalucía atrasada y sectaria. El fútbol, el corazón, el sentimentalismo barato y el cine de relleno (hay películas del Oeste que creemos no se han visto nunca en pantallas serias), sostienen un acriticismo creciente que interesa al régimen. Los informativos, controlados de manera total, propagan las verdades del régimen, impulsan la imagen de sus líderes y marginan los discursos y las imágenes de los líderes de la oposición. Datos hay a miles.

  6. El silencio cómplice de muchos buenos profesionales que, sabiendo como saben que el pluralismo es inexistente y que la oposición apenas existe en Canal Sur, callan por miedo a un régimen donde funciona perfectamente el dicho guerrista de que quien se mueve no sale en la foto. Ni participa en los programas, ni pueden formar una productora ni ser guionista de ninguna de ellas.

  7. Como recordarán, hace poco desvelamos cómo Zarrías tiene el control absoluto de Canal Sur, organismo que depende de su Consejería, en el que tiene a un amigo personal de Manuel Chaves como director y a una prima política suya como secretaria de ese director. Por si fuera poco ha gestionado a su gusto y por medio de un primo suyo, esposo de la prima mencionada, todos los medios de comunicación social, los presentes y los futuros.

Todo esto es conocido y es conocido por el PP que ha denunciado una y mil veces esta situación de hegemonía de un único partido en un medio público pagado por todos los andaluces. Igualmente lo saben Izquierda Unida y Coalición Andalucista.

Aún así, Javier Arenas no tiene nada que perder concurriendo al debate de Canal Sur, a un cara a cara con Manuel Chaves. Se dirá que es indigno aceptar las imposiciones de Manuel Chaves. Se dirá que será una encerrona. Se dirá lo que sea. Javier Arenas debe confiar en los profesionales que hay en Canal Sur en la esperanza de que, si hay cosas raras, ellos serán los primeros en denunciarlo. Y si no, lo haremos otros. Pero, en términos políticos, es a Chaves a quien no le interesa nada un debate con Arenas. Y es Arenas quien tiene que ganar mucho con ese debate. Y a lo mejor, muchísimo. No es un tema de partido. Es la esperanza de muchos andaluces que deseamos el cambio y la alternancia lo que está en juego.

 

Lo más popular