Opinión
Noticias y opinión en la red
Zapatero

Los berenjenales de Mister Bean

Nuestro míster Bean, cuyas luces no parecen ser muchas, tiene la cualidad de meterse en berenjenales y la suerte, por ahora, de salir bastante airoso de ellos. En las elecciones pasadas tuvo la ocurrencia de exigir unos debates televisados que sólo descalabros podrían aportarle… y la inmensa suerte de que los rechazaran los asesores de Rajoy, dotados de una vista aquilina aún superior a la del líder socialista.
 
Ahora, después de haber eludido momentáneamente una comisión de investigación sobre las infamias del 11 al 14 de marzo, el PSOE ha conseguido hacerla inevitable a través de El País, su verdadero órgano de expresión. Se ha extralimitado en su hostigamiento al blandurrio PP, y éste no ha tenido otro remedio que reaccionar. Entonces los amigos de ZP han advertido: investigación sobre aquellos días, sí, pero también sobre cómo pudo llegarse al atentado. Evidentemente intentan manipular, pero con ello se meten en otro buen berenjenal, pues ofrece al PP la ocasión de explicar a fondo lo que dejó a medias el año pasado, engañado por su relativo éxito en las elecciones autonómicas posteriores al derrocamiento de Sadam.
 
Esperamos que el PP sepa aprovechar la nueva ocasión que le ofrece generosamente su contrincante. Quizá todo el mundo pueda enterarse ahora de que la destrucción de las torres gemelas no fue motivada por el ataque a los talibanes o a Sadam Husein, sino a la inversa; de que España está en primera línea del terrorismo islámico, pues éste aspira a retransformar España en al Ándalus, y había calculado los efectos políticos de algunos grandes atentados en España; de que el apoyo político, no militar, de España al derrocamiento de Sadam –uno de los tiranos más sanguinarios de estos años, pero muy excusable para nuestra izquierda–, se ha manifestado en el envío de soldados, no para sojuzgar al pueblo iraquí, como hacía Sadam, sino para ayudarle a reconstruir el país y defenderse de los terroristas, de los mismos autores de la matanza de Madrid; de que al retirar a los soldados, Rodríguez ha contribuido a la indefensión del pueblo iraquí, solidarizándose de hecho con quienes intentan someterlo por el terror, como intentan someternos a nosotros. Podríamos decir, en plan cínico, que el terrorismo islámico ha proporcionado a los socialistas su victoria electoral, y que éstos han correspondido dándole a aquel su mayor éxito político hasta la fecha. Digo “en plan cínico” porque no creo que Rodríguez haya premiado a Ben Laden intencionadamente, pero en la práctica ha funcionado exactamente así, y en política cuentan los hechos, no las intenciones. Los socialistas no son personalmente mejores o peores que los derechistas, pero la falsedad de sus ideas los empuja inevitablemente a tales atrocidades.
 
Sobre la insidia de que el gobierno del PP no hizo lo suficiente para evitar el atentado, cabe destacar que hasta ahora ningún gobierno ha hecho lo bastante para erradicar el terrorismo, pues los atentados siguen y seguirán. No obstante, media un abismo entre la legalidad y la eficacia de la acción antiterrorista del PP y la del PSOE, como todo el mundo recordará sin necesidad de entrar aquí en detalles. Y si la receta socialista para combatir el terrorismo islámico consiste en regalarle victorias tan extraordinarias como la retirada de Iraq, ya sabemos qué nos espera.