Menú

Aprovechándose de la ignorancia

La mayoría de quienes ganan salario mínimo son adolescentes y otros recién llegados al mercado de trabajo, lo que incluye a inmigrantes sin entrenamiento ni disciplina de trabajo. La mayoría obtiene así la experiencia que les permite ganar más.

0

Si aumenta el precio de las naranjas, ¿cree usted que la cantidad total de naranjas vendidas será mayor o menor? Creo que la mayoría contestaría que caerán las ventas porque saben de economía o intuitivamente concluyen que al subir los precios la gente se ve obligada a comprar menos.

Sin embargo, se espera que el Congreso de Estados Unidos aumentará el salario mínimo, lo cual aumentará el coste de emplear y, por tanto, algunos de los que hoy consiguen trabajo mañana no lo podrán hacer. Piense en su casa. Usted puede limpiar las ventanas o contratar a alguien para que lo haga. La mayoría de aquellos que pueden lavar sus propias ventanas lo harán si se vuelve muy costoso emplear a alguien. Pero incluso aquellos que lo hacen ellos mismos contratarían a un tercero si les resulta muy barato. Entonces, los individuos sabemos muy bien que contrataremos a más gente si lo que tenemos que pagar es poco, en lugar de mucho.

Sin embargo, los congresistas y muchos de los medios de comunicación rehúsan ver la realidad, cuando la ley económica de la demanda se aplica a la mano de obra. Algunos congresistas niegan que aumentar el salario mínimo causa desempleo y otros asumen que el efecto será pequeño y que todos se merecen un "salario que les permita vivir". Así vemos que tanto el senador demócrata Charles Rangel como el republicano Trent Lott afirman que es necesario aumentar el salario mínimo.

Conozco desde hace años a esos dos caballeros y estoy seguro de que sí entienden la ley económica de la demanda. Entonces, ¿por qué apoyan una legislación que impedirá a los menos hábiles conseguir empleo?

La mayoría de quienes ganan salario mínimo son adolescentes y otros recién llegados al mercado de trabajo, lo que incluye a inmigrantes sin entrenamiento ni disciplina de trabajo. La buena noticia es que la mayoría obtiene rápidamente la experiencia que les permite ganar más que el salario mínimo. Lott y Rangel lo saben, pero prefieren ganar puntos con los sindicatos y la prensa con su "compasión", a pesar que el aumento del salario mínimo incrementará el desempleo entre aquellos que tienen menos opciones.

Los políticos saben que es más fácil ser reelegido si se aprovechan de la ignorancia de la gente, en vez de tomarse la molestia de educarla como hicieron el presidente Reagan y la primera ministra Thatcher. Si en realidad creyeran que aumentar el salario mínimo no produce desempleo, propondrían más bien un aumento a 10 ó 100 dólares la hora.

La única esperanza de contar con mejores políticas públicas es aumentando el conocimiento económico básico de la población. Las escuelas públicas han fracasado en ello y seguirán fracasando mientras estén controladas por la clase política y por otros que se benefician de la ignorancia.

La buena noticia es que la Internet y otras nuevas tecnologías han reducido el coste de las comunicaciones al punto que gente bien motivada e instituciones del sector privado pueden ahora ilustrar a la gente sobre economía.

© AIPE
 
Richard w. Rahn es director general del Center for Economic Growth y académico asociado del Cato Institute.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. La Izquierda "chic" contra la bandera española
    2. Los delirios de Marta Rovira en 'La Vanguardia'
    3. Ferreras compara esRadio con una radio que fomentó el genocidio en Ruanda
    4. Puigdemont se carga a Santi Vila de la foto y olvida una pierna
    5. Cristina Onassis no se suicidó, según la amiga con la que convivía y la encontró muerta
    0
    comentarios

    Servicios