EpC

Barrio Sesamo

La Asociación Madrileña de la Empresa Familiar publica hoy un Informe muy oportuno sobre un aspecto del currículo de EpC que habíamos denunciado poco: la dimensión económica del adoctrinamiento contenido en el currículum de EpC.

Dicho informe reseña en base a citas reales de libros de texto que actualmente circulan por nuestras aulas los estereotipos más caros a la dictadura progre de lo políticamente correcto que padecemos bajo el Gobierno de Zapatero: "El poder político es el poder supremo que, en una sociedad, decide, de manera obligatoria para todos, lo que debe hacerse y lo que no debe hacerse"; El Estado es como una red de seguridad que suelen usar los trapecistas en el circo: en caso de que caigamos en algún momento de nuestras vidas, debe impedir que nos estrellemos"; el empresario como perverso explotador sin escrúpulos, como si fuera el paisaje de una novela de Dickens; "las grandes empresas, multinacionales, grandes bancos, determinadas sectas y religiones son organizaciones poderosas que hacen lo posible por manipular y controlar la voluntad de las personas";

las empresas como defraudadores habituales de impuestos, que manipulan sus declaraciones de renta para, encima que defraudan, exigir prestaciones sociales que por tanto están robando a los pobres; el liberalismo como causa de la pobreza en el mundo; "el neoliberalismo económico, en principio, perjudica a todos los trabajadores, pero sobre todo a las mujeres trabajadoras"; los empresarios como destructores del medio ambiente por la contaminación de las fábricas, etc, etc.

En resumen, niños españoles, aprendan esta sencilla lección: empresarios = malos / trabajadores, Estado, sindicatos = buenos. Claro que esta pintura de trazo grueso, deformada como en espejos de feria, no nos sorprende ya, pues es el estilo inaugurado por la muy didáctica vicepresidenta en aquella clase-mitin a unos pobres niños de un instituto de Valencia en la última campaña electoral: Rajoy malo-Zapatero bueno. El nivel intelectual de los niños LOGSE no da para más.

Hay que agradecer a AMEF que haya denunciado un aspecto del currículo de EpC sobre el que no se había llamado tanto la atención, aunque sí hubo cierta escandalosa manifestación de un profesor universitario en un artículo de El País donde prácticamente hacía derivar los derechos de los ciudadanos de la eficaz recaudación de impuestos, que fue debidamente contestada, así como las lenguaraces declaraciones radiofónicas del patrono de CIVES, Victorino Mayoral, diciendo que sin duda "EpC buscaba contrarrestar los valores del neoliberalismo conservador". Sin tapujos.

Tomen nota en el PP, siempre y cuando pretendan defender un programa electoral con otro modelo económico respetuoso con la libertad de propiedad, de mercado y de iniciativa social. Como no se den prisa, en un par de promociones todos sus futuros jóvenes votantes habrán asimilado que el único modelo justo y deseable es el de un enorme Estado-niñera, con unos súbditos que lo único que tiene que hacer es poner la mano para recibir su pan y su circo. Ustedes mismos.