Opinión
Noticias y opinión en la red
Elecciones en EEUU

¿"Lo mejor está por llegar" o "Ahora verán lo que es bueno"?

Obama ganó y la primera frase que destacan los medios es "Lo mejor está por llegar", que no sabemos si estaba dirigida a Putin y a Mevdevev, como cuando lo pillaron con el micrófono abierto prometiendo a los rusos flexibilidad después de la reelección; o si se la dirigió a los chinos, a los que les ha vendido el país; o a los Castro, que están muy satisfechos, desde los tiranos hasta sus descendientes, a fin de cuentas éstos declararon que de ser norteamericanos votarían por Obama; o quizá iba para Chávez, otro que hubiera votado por Obama, como también comentó públicamente; o quizá a los que perpetraron el atentado en la embajada de Libia; o al tirano saudí, frente al que se dobló en una genuflexión que hizo historia en las redes sociales. En fin, que es una frase llena de ambigüedad, como ambiguo ha sido todo su mandato. Ambiguo y demagogo.

Los norteamericanos, sin embargo, le han votado. Empezando por muchos latinos. Yo aconsejaría a todos los latinos ilegales que se dirijan masivamente a la Casa Blanca a que les legalicen su situación individual, y que se conviertan en trabajadores legales y paguen sus impuestos como la mayoría de la clase media, a la que Obama y su Gobierno han destrozado; y además que abandonen las ayudas, para que ese país pueda finalmente salir de la crisis y la cifra de desempleados baje todavía más. Pero dudo mucho de que lo hagan, no solamente porque esa situación en la que se encuentran les conviene a muchos; además, porque cada vez la masa es más irresponsable y desleal a los principios que hicieron de ese gran país lo que es, o lo que fue.

No voy a tirarle flores al Partido Republicano, aunque sí a Mitt Romney, que hizo una excelente campaña hasta el último segundo; pero tengo que decir que el PR se merece la derrota. En primer lugar, por seguir creyendo que el picadillo de soja es carne y por continuar batiéndose acatando las reglas al estilo de los duelos del siglo XIX, cuando aquí estamos en el siglo XXI y el bazukazo está sato y al garete, por lo que debieron haberse adaptado a los tiempos que corren en vez de entregar la formación a unos cuantos dementes, reaccionarios hasta el tuétano, y fanáticos imbéciles como los seguidores del Tea Party. Espero que hayan aprendido la lección: o se modernizan o seguirán multiplicando las batallas perdidas; caídos al campo por nada, por comebolas y atrasados.

Romney, eso se vio en el debate final, es un señor demasiado decente para estas lidias, aquí los toros se han convertido en unos pérfidos chusmas aplaudidos por la ralea de millonarios extremistas de los medios y de Hollywood, los mismos que admiran al Che y a Fidel Castro, y a los que si los dejan un segundo más en el molde dentro del horno salen tan o más terroristas que Ben Laden. La próxima vez búsquense un perro de presa que muerda al contrincante, pero por favor, que tenga de agallas lo mismo que de mentalidad abierta y moderna. Que ya basta de antiguallas. Urgen las mandíbulas acompañadas de cerebros concentrados en el futuro, y no atrincados en la faja del pasado.

En cuanto a las palabras de Obama, podrían ser interpretadas como: "Ahora verán lo que es bueno". O "Ahora verán lo que son casquitos de guayaba con queso crema". O peor: "Ahora verán lo que es la caña a tres trozos". Frases, por cierto, archiconocidas por muchos cubanos que sin embargo votaron por Obama; las conocían, claro está, desde Cuba, pero el cubano es el único imbécil que tropieza cientos de veces con la misma piedra y a la última se la traga y la caga.

En cuanto a los Castro, ¿vieron qué clase de lección de democracia han recibido? Con ella se limpiarán el sainete póstumo: un hombre negro, socialista, con ideas preconcebidas para destruir el país (veamos el Benghazi-Gate, donde ha habido incluso muertos, peor que el Watergate), vuelve a salir presidente. Si no fuera porque Estados Unidos es el supuesto enemigo del castrismo, diría que la receta salió calientica del horno del Consejo de Estado, en la Plaza de la Revolución castrista.

¿Ganó Obama? No, ganaron una vez más los Castro en su proyecto de destrucción de los Estados Unidos.

Lo más popular