Salud
Noticias y opinión en la red
AFECTAN A UN CUARTO DE LOS ESPAÑOLES

El estrés, el ejercicio o la risa pueden empeorar los síntomas de la alergia

Las alergias afectan ya a un cuarto de la población y empeoran con el estrés, el ejercico y hasta con la risa, según un alergólogo.

LD | AGENCIAS

El estrés, el ejercicio físico o la risa pueden empeorar los síntomas de la alergia, una enfermedad que sufren ahora una de cada cuatro personas en España, la mayoría sin saberlo, y que podría afectar a la mitad de la población en 2050. Así lo advierte el doctor Joaquín Martín, alergólogo del Hospital USP Santa Teresa.

Los síntomas principales de las alergias son picor de ojos y nariz, lagrimeo, estornudos y aumento de la mucosidad nasal. En ocasiones pueden alcanzar la vía respiratoria inferior, provocando tos, dificultad respiratoria, opresión en el pecho y ruidos silbantes al respirar. Esto empeora con el estrés, ejercicio físico, con la risa o con otras emociones, fundamentalmente de noche", ha aseverado.

Según el doctor Martín Lázaro, la aparición de alergias "se debe a varios motivos, fundamentalmente el factor hereditario, pero también el estilo de vida moderno, con más higiene en la infancia y menos exposición a gérmenes, que hace que de alguna manera el sistema inmunitario se altere y se acabe reaccionando contra proteínas que deberían resultar inocuas para nuestro organismo".

Su diagnóstico se realiza en 15 minutos a través de unas pruebas cutáneas en el antebrazo. Para tratarlas puede recurrirse a las vacunas, que administradas periódicamente hacen que el organismo acabe tolerando el contacto con el alérgeno, sin sufrir síntomas molestos y sin requerir apenas medicación.

En concreto, para la alergia al polen, lo recomendable es usar humidificadores y aire acondicionado con filtro antipolen, evitar las actividades al aire libre entre las 05:00 y las 10:00 de la mañana -período en el que la concentración de polen es mayor-, así como al atardecer. También es aconsejable usar gafas de sol, mantener las ventanas cerradas del coche y evitar los factores irritantes, como el humo, el polvo, los sprays o los insecticidas.