Menú

El infiltrado que Rubalcaba tiene en 'El Mundo' y el deseo de Gala de exiliar a los curas

Vuelven las encuestas y por ello también los disgustos para el PSOE. Rubalcaba está omnipresente, odiado y amado a partes iguales.

0

Un domingo muy monárquico en La Razón. Ha sido operar al Rey para que el periódico recuerde, por si había dudas, su adscripción a la Corona. Luis del Val se pregunta "por qué no nos callamos" sobre los rumores sobre la salud del jefe del Estado y recuerda que "NO" todos los periodistas critican al Rey. En mayúsculas, por si no quedaba claro.

También Ussía, del que tampoco hace falta recordar sus amores por la Monarquía, defiende al Rey y habla de la falta de humor de los medios españoles cuando el Monarca les abroncó. Para ello compara al jefe del Estado con el Duque de Edimburgo, especialista en meter la pata allá donde va. Pone algunos ejemplos, como cuando en Australia preguntó a un jefe aborigen si "todavía arregláis vuestros problemas a lanzazos, flechazos y cachiporrazos". Visto lo visto, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer. No piensen mal, que sólo es un dicho popular sin segundas intenciones.

El diario de Planeta viene también muy religioso y publica que "los islamistas llevan a juicio la Biblia en Pakistán" y afirma que el Supremo de ese país tan democrático decidirá sobre la demanda que califica el libro sagrado de "pornográfico". Lo que más me sorprende es que haya incluso juicio, conociendo los precedentes. Igual dentro de poco vemos la Biblia ahorcada por los adalides de la Alianza de Civilizaciones.

Por su parte El Mundo desmonta el efecto Alfredo y su consabido dedazo. Vuelven las encuestas y éstas siguen empeñadas en dejar en mal lugar al PSOE. Titula que "el PP aventaja al PSOE de Rubalcaba en 13,8 puntos". De hecho, el vicepresidente va perdiendo fuelle en los sondeos, así que conociendo sus conocimientos de Química deberá hacer algún tipo experimento para remontar. Qué miedo.

En su carta del director, Pedro J. ya trata a Mariano Rajoy como presidente y, para no faltar a la costumbre, aprovecha para dejar K.O. técnico a Rubalcaba. "No hay nada en lo que Rubalcaba pueda parecer mejor que Rajoy", afirma. Además, revela la existencia de intrusos del "comando" del vicepresidente en su diario. "El hoy vicepresidente es un maestro en el arte de embarrar el campo, carece de límites morales y controla los resortes de la Policía y una potente red de terminales periodísticas que llegan hasta este diario, siempre tolerante y plural, pero no necesariamente idiota", agrega el director de El Mundo. Que tenga cuidado Pedro J., que cualquier día se encuentra al topo sentado en su despacho.

Tras un punto y aparte aparece mi querido Antonio Gala, con un escrito fabuloso que le retrata perfectamente. Supongo que ya sabrán de qué habla: pues sí, de curas y de la Iglesia. Se pregunta "qué es el clero". Afirma que la Iglesia ya no le importa a nadie en España y que lo mejor es que se "resignen" y busquen otra "sucursal". Y el sitio que elige es África, "un sitio muy sano, salvo el sida, que la Iglesia no controla bien. Ni controlará nunca, dada su repulsión por los preservativos y su afición por montar a pelo. Y, en eso, donde las dan las toman". Menos mal que el tema no le importa nadie porque si así fuera, este señor se quedaría sin columna más de la mitad de los días. Me pregunto qué haría él sin su obsesivo odio a la Iglesia. No sería Gala.

Lo que también es obsesión es el amor de El País por Rubalcaba. En un artículo firmado por Aizpeolea se vende a un Alfredo psicólogo que está levantado el ánimo a los españoles. "Rubalcaba sienta al PSOE en el diván", titula. Añade además que el candidato "intenta sacar de la depresión a las bases socialistas con encuentros asamblearios en los que se somete a todo tipo de preguntas". Ni los del 15-M.

Pero ni psicólogos ni psiquiatras. Para levantar al PSOE hace falta magia, a tenor de la encuesta que también publica el diario de Prisa. Ésta da al igual que El Mundo, curioso, la misma distancia, 13,8 puntos. Eso sí, una vez publicada, el periódico ya empieza a trabajar para cambiar la situación y rodea esta información de páginas y páginas sobre la poca austeridad del PP en comunidades y ayuntamientos. Qué se lo pregunten a Castilla-La Mancha y al socialismo reinante allí durante décadas.

Mientras tanto, en ABC destacan las acusaciones del PP en Castilla-La Mancha, que denuncia que Barreda está sacando bolsas con miles de documentos oficiales. Y para ilustrar la noticia aparece una fotografía de una furgoneta de la Junta cargada de decenas de bolsas de basura llenas de papeles de la Inspección de la Delegación Provincial de Bienestar Social. Destino, desconocido. El tufillo en este asunto comienza a ser alarmante.

Además, Antonio Burgos no puede evitar hablar de la campaña contra la Academia de la Historia y habla del "nihil obstat progre". Dice el columnista del diario de Vocento que "en España existe la censura. Gracias a Dios no existe la censura del Estado, ni la de la Iglesia. Existe algo peor: la censura de la dictadura de lo políticamente correcto". Y qué es lo históricamente correcto: "los nacionales no ganaron la guerra, y a la vista está de qué vencedores son los que escriben". Otro más que quiere aparecer en la portada de los diarios que han iniciado su cruzada contra todo aquel que no alabe las bondades de la II República.

Por último, La Gaceta destaca en su portada el "duelo inédito de barbudos por La Moncloa" y se dedica a hacer un análisis de Mariano y Alfredo. Conclusión: están a falta de chapa y pintura. Los dientes del vicepresidente, el flequillo del popular y sus trajes serios son de lo más criticado.

En Sociedad

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Arranca el Clásico en el Bernabéu
    2. Muere Carlos Cadaval, hermano de Los Morancos
    3. Vecinos de un pueblo de Murcia expulsan a cuatro familias 'okupas' a pedradas
    4. Makoke desvela por error que 'Sálvame' es grabado
    5. Se filtran fotografías íntimas de la actriz Anne Hathaway
    0
    comentarios
    Acceda a los 5 comentarios guardados

    Servicios