Menú

La guerra civil de 'Público' y el "asesino de la siesta" que acosa a Antonio Burgos

En una prensa veraniega, Paco Camps es la estrella, sólo un poco eclipsada por el omnipresente Bono, criticado a derechas y a izquierdas.

0

El diario El Mundo hace en este veraniego miércoles un enorme despliegue del caso Camps, y no para dejar en demasiado buen lugar al presidente valenciano. Al parecer, el popular finalmente "pretende reconocer su delito y aferrarse al cargo", tal y como titula la cabecera de Unidad Editorial, algo que no les ha gustado nada, dejándolo meridianamente claro en su editorial.

Se pregunta el diario de Pedro J. "¿Molt Honorable delincuente y mentiroso? Y le dedica una serie de mamporros dignos de los mejores western de Clint Eastwood. Afirma que "si el apaño que busca se consuma (...) estaríamos ante una situación inédita en la democracia". Así, asegura que si reconoce el delito "sería un mentiroso confeso". Pero incluso compara el caso de los trajes con los GAL, cuando afirma que "del mismo modo que Vera y Barrionuevo serán toda la vida unos secuestradores, Camps pasará a tener la consideración de delincuente".

Pero no es la única referencia a los GAL en los editoriales de El Mundo. Puestos a recordar quien destapó el escándalo hay que seguir amortizándolo, y lo hacen para compararlo con el chivatazo. Tras la declaración de uno de los procesados, Enrique Pamiés, el diario afirma que la defensa del que fuera jefe policial del País Vasco "recordó, salvando las distancias, a la esgrimida en su día por Rodríguez Galindo en el caso de los GAL", utilizando el patriotismo. Vaya por Dios. La patria ya ha quedado sólo para ser invocada en los tribunales. Mal vamos.

Y para acabar con El Mundo no podía faltar Antonio Gala, que se pone tierno con Camps y confiesa que le cae "simpático" porque "sonríe siempre, venga o no venga a cuento; porque tiene tirón y porque es amigo de Rita Barberá". Eso sí, le riñe y le aconseja que "la simpatía no exime del cumplimiento de las normas". Seguro que el valenciano toma nota. Que no lo dude.

Mientras tanto, La Razón prefiere dar un perfil más bajo al caso Camps y, aunque lo lleva a portada, prefiere abrir con una exclusiva sobre ETA, que deja muy a las claras lo que se ha vivido durante todos estos años entre la banda terrorista y el Partido Socialista. En una comunicación interna ETA afirma que "el PP no nos puede pillar con los pantalones bajados". Los terroristas, que también ven ya a Rajoy en La Moncloa, habrían comenzado a rearmarse porque un Gobierno popular sería más duro con ellos. Igual alguien hila este miedo de ETA a una serie de palabras que algunos medios hemos utilizado mucho durante estos años: negociación, excarcelaciones, legalizaciones... ¿Les suena?

Hoy Alfonso Ussía habla de Torrente, y se niega a aceptar que se compare al senador socialista canario que agredió a unos policías en una sauna con el casposo personaje de cine, al que por supuesto admira más que al miembro del PSOE. "Don Casimiro tiene de Torrente sólo lo peor, lo superficial. Eso, la grosería supina", afirma el escritor. Sin embargo, lo que más le ha indignado, "lo más abyecto de su actitud es la compañía filial en la práctica del puterío" y es que "llevar a su hijo de putilinguis lo dice todo". Todo dicho. Luego dicen que padres e hijos ya no hacen nada juntos en esta sociedad. Y los socialistas, como siempre, haciendo cosas en familia, aunque luego legislen contra ella.

Camps sí tiene un merecido titular a cuatro columnas en El País, como no puede ser de otra forma. Tanta tinta utilizada tenía que tener su recompensa. "Rajoy negocia con Camps para que se declare culpable y evite el juicio", titula el diario de Prisa. Ya, por curiosidad, he buscado el otro gran escándalo del verano, que bien podría ser el más grave de la democracia. Hablo del Faisán. Y sí. Sí está. Pero escondido, escondido en una columnita. Ya sabemos cómo funciona esto de los intereses. Que se lo digan a Rubalcaba, ¿a que sí Cebrián?

Lo que sí sorprende es ver a este diario hablando bien del PP, bueno, mejor dicho, no hablando mal de ellos. Informa que "el PP cuestiona que la Justicia sea autonómica" y que Murcia y Castilla-La Mancha rechazan asumir esta competencia y Madrid quiere devolverla. Pero lo que sí es un milagro es que insinúe, que no es poco, que Aguirre ha hecho una buena gestión de la crisis y que "quiere reducir servicios duplicados". Ver para creer.

Público está tan tan "indignado" que incluso se olvida de Camps, su tema estrella. ¿Qué ha ocurrido para que haga esto? Pues el enfado que tiene con Bono por "evitar la condena del golpe militar del 18 de julio". El diario de Mediapro publica todo un especial sobre la guerra y en un titular gigante asegura que "Bono indigna a las víctimas del franquismo". Más tarde dedica cuatro páginas al tema, así como el artículo de su jefe de opinión.

Tras describir lo que ocurrió en el Congreso, algo inaudito para ellos, rescata a Garzón y alaba su "causa inconclusa" contra el franquismo y anuncia que el diario está preparando "un censo de los desaparecidos". También regala un cartel de la guerra civil y Marco Schwartz asegura que "algo no funciona bien en esta democracia". "No, no se pueden equiparar, como hace Bono, los ‘ideales’ de los dos bandos enfrentados", espeta. Público está hoy vestido de guerra civil. Ojala le ponga, o le hubiera puesto, tanto énfasis a otros asuntos que nos pueden llevar a la misma etapa de postguerra.

Por su parte, ABC dedica hoy su editorial al "desplome socialista" y lo hila a la difícil confluencia de intereses entre Rubalcaba y Zapatero que sin embargo están unidos por su responsabilidad de cómo está España. "La candidatura de Rubalcaba no es compatible con el Gobierno de Zapatero", afirma el diario de Vocento, que añade que "nada de lo que sucede en el PSOE y en su entorno es casual o inocente. Lo que está sucediendo, esta fractura entre lo que interesa al candidato socialista y lo que quiere el presidente del Gobierno, estaba escrito desde que el PSOE decidió no celebrar inmediatamente un congreso extraordinario" para sustituir a Zapatero y convocar elecciones anticipadas.

Otro indignado es Antonio Burgos, más que harto. Cuenta su drama. "Cuando estoy para quedarme frito, riiiing, el teléfono. Los asesinos de la siesta. Y siempre es lo mismo, y casi siempre con sabrosón acento sudamericano" para hacer una oferta telefónica. Como si fuera uno más del 15-M le espeta: "mire señorita, ahí en su país no sé qué hora será, pero por aquí en España esta hora no es hora de hablar con ningún responsable, sino ¡de dormir la siesta, joé!". Y para qué hablar del que echa la propaganda en los buzones, otro de los caballos de batalla del bueno de Burgos. Si es que todo el mundo debería saber que la siesta es sagrada.

Por último, La Gaceta sigue arreando mamporros a Bono a diestra y siniestra. Dedica su editorial al presidente del Congreso y a la "verborrea para vivir del cuento". Ahora por su discurso sobre la Guerra Civil. "Bono no ha sido capaz de resistirse a unos minutos de efímera gloria pronunciándose de nuevo sobre un asunto que no está ni en la mente ni en el corazón de ningún español de a pie". Así, definió sus palabras como "prescindibles" y que "no representan otra cosa que su personalísima manera de promover un discurso apartidista sobre la Historia".

En Sociedad

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Jordi Cuixart: "El objetivo era protestar, no impedir los registros"
    2. El 'Girautazo': antológico repaso del portavoz de Cs a CiU sobre Tarradellas en La Sexta
    3. Crece el temor a un "enfrentamiento civil" y ya se habla del Ejército
    4. Federico Jiménez Losantos: 'Del Camino de Santiago a la cuesta de Rajoy'
    5. Los muertos podrían seguir conscientes durante horas
    0
    comentarios

    Servicios