Menú

El programa 'religioso' de los partidos: miedo, prohibiciones y cambio de vacaciones

Los partidos también hablan de religión. La discreción de los populares contrasta con los postulados radicales de PSOE e IU.

0

Una vez presentados los programas electorales de los principales partidos ya no hay sorpresas sobre los asuntos con los que pretenden arrastrar a los votantes. Las cartas están ya sobre la mesa. Y también aquí lo relacionado con la religión, en especial con la Iglesia católica, tiene su presencia destacada para los partidos

Los partidos del espectro de la izquierda, IU y PSOE tratan directamente, y algunos con especial agresividad, asuntos relacionados con el laicismo mientras que en el del PP se evita por todos los medios tocar unos temas que le pueden generar más de un quebradero de cabeza. Dan por hecho que el voto católico va para ellos por lo que sus derroteros van más centrados en la búsqueda de votantes menos ‘conservadores’.

Es por ello que otros asuntos como la familia, y los distintos tipos que se proponen, el aborto o los derechos de los homosexuales tienen si cabe más importancia en los programas de las principales formaciones.

El PSOE y su "aconfesionalidad"

El Gobierno de Rodríguez Zapatero no ha ocultado durante estas dos legislaturas su laicismo militante y su agresividad con los católicos. Y con Pérez Rubalcaba la cosa no cambia y ante la más que previstas hecatombe no hay nada mejor que atacar a la Iglesia para conseguir el milagro, nunca mejor dicho, de movilizar a su electorado más izquierdista. Por ello, el candidato socialista ha aprovechado su enorme exposición mediática para criticar duramente a la iglesia calificándola prácticamente de "parásito social", lo que le valió un duro repaso por parte del obispo de Córdoba.


En su programa electoral, el PSOE plantea lo que algunos han definido ya como la desamortización de Rubalcaba. En su punto 123 afirma que "suprimiremos los privilegios que se conservan en la legislación hipotecaria en beneficio de la Iglesia Católica" y añade que todo esto viene de "épocas pasadas y carente de justificación" por lo que de gobernar se eliminará "este injustificado privilegio".

Los socialistas apuestan por profundizar en lo que llaman la "laicidad positiva", que no sabemos si tiene relación con la más que discutible discriminación positiva. Lo que es cierto es que el programa de Rubalcaba llega a asegurar que "la inmensa mayoría de los ciudadanos ama la libertad personal frente a imposiciones religiosas".

En otra serie de puntos con leyes que afectan a la moral, el PSOE dará espaldarazo a la mal llamada ley de muerte digna y se felicita por convertir el aborto en un "derecho" y en una conquista de la mujer. Igualmente dice que "es parte fundamental de las políticas preventivas y del derecho a la salud pública".

El silencio del PP

Por su parte, el Partido Popular evita en su programa hablar de aspectos que afecten a lo religioso a pesar de ser el partido que más voto aglutina en cuanto a cristianos practicantes. Mariano Rajoy se ve ganador de las elecciones y evita pronunciarse en temas que puedan generar una polémica mediática. Además se ve como el destinatario del voto católico y su objetivo pasa por buscar sufragios en otros caladeros que puedan tirar más al centro o centro-izquierda.

En su programa, los populares sí intentan ser el valedor de la familia y asegura que apoyar a este colectivo "es la mejor inversión en los tiempos difíciles que estamos viviendo". En este sentido, anuncia un "plan integral de apoyo a las familias" para compatibilizar vida profesional y familiar. Agrega que "la maternidad debe estar protegida y apoyada". Consiste en lo siguiente: "promoveremos una ley de protección de la maternidad con medidas de apoyo a las mujeres embarazadas, especialmente a las que se encuentran en situaciones de dificultad. Impulsaremos redes de apoyo a la maternidad. Cambiaremos el modelo de la actual regulación sobre el aborto para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores".

Otro asunto mediático corresponde a Educación para la Ciudadanía. Con decenas de miles de objetores a esta materia y el caso ya en el tribunal de Estrasburgo, el PP quiere cortar por lo sano y para contentar a una buena parte de su electorado anuncia la supresión de una asignatura que ha sido acusada de adoctrinadora al fomentar contenidos marxistas y una radical política de género. Será sustituida por "otra cuyo contenido esté basado en el aprendizaje de los valores constitucionales y en el conocimiento de las instituciones españolas y europeas". Siguiendo con política educativa, el programa popular dice querer reforzar la libertad de los padres de elegir la educación de sus hijos.

El programa radical de Izquierda Unida

Los comunistas, ecosocialistas y demás corrientes que forman Izquierda Unida están crecidos por las encuestas que le dan unos buenos resultados de cara al 20-N. Y por ello tienen preparada toda su artillería ideológica sabiendo que de esta manera pueden pescar en el sector más izquierdista del PSOE. Cayo Lara lleva un apartado entero dedicado al laicismo. Muchas y muy diversas son las propuestas en esta materia aunque su denominador común es su lucha contra la Iglesia.

Por ejemplo, los comunistas quieren reformar la Constitución para suprimir lo que ellos tildan de privilegios confesionales, reforzando el carácter laico del Estado. Igualmente, apuestan por derogar los Acuerdos con la Santa Sede de 1976 y 1979 así como el Concordato de 1953. Puestos a eliminar piden derogar la Ley Orgánica de Libertad Religiosa de 1980 y elaborar otra de Libertad de Conciencia.

Sus propuestas no se quedan ahí y van a por otra de sus reivindicaciones preferidas: "eliminar cualquier tipo de financiación pública, exención fiscal o administrativa, donación de suelo o subvención directa a instituciones religiosas". Aquí entra también la supresión del IRPF de la financiación de la Iglesia Católica.

Ahora tocan los actos públicos. Exigen suprimir "todo tipo de simbología religiosa de los actos oficiales y espacios de titularidad pública" así como la obligación para que "los actos confesionales no tengan carácter oficial". Y en los colegios quieren prohibir "el adoctrinamiento religioso o la exhibición de símbolos confesionales".

Del mismo modo, en su programa aparece también la obligación de velar por la laicidad de las enseñanzas que se impartan en colegios públicos, privados y concertados. En este sentido, aclara que "no existirá financiación pública para los centros educativos con ideario religioso".

Una de las medidas más llamativas del programa de IU pide "incorporar conmemoraciones civiles al calendario laboral y escolar, nombres de personas ilustres de todas las tradiciones al callejero municipal, denominación neutra de las vacaciones escolares, igual acceso a los medios de comunicación públicos, eliminando el privilegio de trato concedido a sectores confesionales".

La reforma constitucional de UPyD

La formación presidida por Rosa Díez lleva un pequeño apartado denominado "estado laico" y piden una reforma de la Constitución Española. De hecho, su programa ya aporta cómo debería quedar el artículo 16 de la Carta Magna.

Así sería, según UPyD: "Ninguna confesión tendrá carácter estatal". Además, est partido dice que "impulsará la laicidad del Estado, garantizando la libertad de conciencia y de prácticas religiosas legítimas -que no atenten contra los principios básicos de la Constitución-, así como la autofinanciación de las confesiones religiosas y la total separación de preceptos religiosos e instituciones del Estado".

En otros aspectos, UPyD apuesta por la adopción por parte de parejas homosexuales así como una "igualdad en la asistencia integral a las personas con trastornos de identidad de género (transexualidad) en la sanidad pública de toda España".

En Sociedad

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Estupor por la última actuación desafinada de Rosa López
    2. Guerra de navajazos tuiteros entre Daudén Ibáñez y Juan Carlos Rivero
    3. Melissa Gilbert denuncia el acoso de Oliver Stone: "Me puso de rodillas en una audición"
    4. Las Fuerzas Armadas llevan la operación Eagle Eye hasta Cataluña y despliegan una batería antiaérea
    5. El Gobierno impide que Extremadura dedique más hectáreas al cava hasta 2020
    0
    comentarios
    Acceda a los 31 comentarios guardados

    Servicios