Sociedad
Noticias y opinión en la red
CONCENTRACIÓN DE RECUERDO EN HUELVA

Seis meses sin Ruth y José, los niños desaparecidos en Córdoba

Las principales sospechas de las autoridades siguen recayendo en José Bretón, padre de los niños y ahora encarcelado.

Ruth y José, los niños desaparecidos
ld | agencias

Los hermanos Ruth y José Bretón Ortiz, de 6 y 2 años respectivamente, desaparecieron hoy hace seis meses en el parque Cruz Conde de Córdoba, donde su padre, José Bretón, actualmente en prisión por este suceso, dice que los perdió de vista.

Desde entonces no se ha vuelto a tener noticia de los niños, pese a los numerosos registros llevados a cabo por las Fuerzas de Seguridad del Estado tanto en la zona donde está ubicada la casa de la familia paterna, en Córdoba, como en los lugares donde se cree que podrían haber estado, incluidos rastreos en el río Guadalquivir y recreaciones de lo que pasó en el parque Cruz Conde.

La tarde del domingo, cuando se cumplen seis meses de la desaparición de los niños, se celebrará una concentración en Huelva, lugar de residencia de la familia materna.

Tras unas primeras semanas de enorme revuelo mediático, con multitud de infructuosos registros policiales en los inmuebles del entorno familiar de Bretón, como la finca de Las Quemadillas, y cambios en el equipo de investigación, el juez instructor del caso, José Luis Rodríguez Laín, decretaba el ingreso en prisión del padre de los menores el 21 de octubre de 2011 por un supuesto delito de detención ilegal.

Desde entonces, el abogado de Bretón, José María Sánchez de Puerta, ha tratado de desmontar todas y cada una de las tesis que Laín detalla en sus autos de prisión y denegación de libertad, tres hasta el momento.

Tanto el juez como la Fiscalía sostienen que los niños nunca llegaron al parque Cruz Conde donde -según su padre- desaparecieron y que la actitud de Bretón en las horas previas y posteriores al suceso fue una maniobra de distracción para hacer más complicada la investigación.

Según los informes policiales y periciales con los que cuenta el juez el sospechoso no dice la verdad y tiene la llave sobre la desaparición de sus hijos.

Para ello se basan en el registro de llamadas que hizo Bretón aquel día, lo que permite su exacta localización, además de las grabaciones de las cámaras del recorrido del padre desde Las Quemadillas hasta el parque Cruz Conde.

En Huelva, Ruth Ortiz, la madre de los niños, que había anunciado a su marido que quería separarse, se afana desde el primer día en encontrar a sus hijos, cuya desaparición conoció a través de la Policía Nacional, ya que José Bretón no la llamó hasta las 5 de la madrugada del 9 de octubre.

Apenas una hora antes, por consejo de la Policía, Ruth interpuso una denuncia por malos tratos psicológicos, insultos y vejaciones contra Bretón en la Comisaría Provincial de Huelva, que ratificó el pasado 16 de marzo ante el Juzgado de Violencia de Género.

La denuncia ratificada se debe a asuntos "estrictamente matrimoniales" y no alude a malos tratos físicos, por lo que se está a la espera que desde el Juzgado se cite a declarar a Bretón como imputado por un delito de malos tratos.

Durante estos seis meses, en los que no han cesado de recibir el apoyo de la ciudadanía, la actitud de la familia materna ha variado mucho en relación al padre de los niños.

En los tres primeros meses la portavoz de la familia Ortiz, Esther Chaves, se esforzaba por trasladar un mensaje de cautela y la necesidad de respetar la presunción de inocencia de Bretón, pero posteriormente no han dudado en señalarlo como el principal responsable de la desaparición.

Asimismo, le han pedido insistentemente que diga la verdad sobre lo sucedido el 8 de octubre, ya que Ortiz está convencida de que sus hijos nunca llegaron al parque donde su padre asegura que los perdió.

Una petición que se ha hecho extensiva desde marzo a los hermanos de Bretón, Rafael y Catalina, ya que consideran que tienen más información de la que han aportado hasta el momento, sobre todo, en relación a horarios y actuaciones del fin de semana de la desaparición.

Significativo ha sido también el cambio en la actitud de la madre de los pequeños, ya que si hasta principios de enero no se la pudo ver públicamente, desde entonces, ha ido recuperando fuerzas y cada vez es más habitual su presencia en manifestaciones, concentraciones y medios de comunicación para insistir en la necesidad de que "todo esto se acabe sea cual sea el final".

El caso sigue parcialmente bajo secreto de sumario, continúa intermitentemente la búsqueda de los menores en el río Guadalquivir, descampados y alcantarillas de Córdoba, prosiguen las manifestaciones para pedir el regreso de los menores y se está a la espera de las conclusiones provisionales de las partes para que siga su curso judicial.

Acceda a los 5 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular