Menú

Fuertes presiones de la Generalidad al Vaticano para dirigir la sucesión de Sistach

El sector nacional-progresista eclesial, apoyado por CiU, trabaja a todos los niveles para conseguir colocar en Barcelona al sustituto de Sistach.

0
Joan Enric Vives, obispo de Urgell

La sucesión de Martínez Sistach en Barcelona está en marcha y aunque podría tardar incluso hasta dos años las cartas están ya sobre la mesa. Desde antes incluso de que el cardenal presentase su renuncia al Papa por superar el límite de edad de 75 años los movimientos para ocupar la sede barcelonesa no han cesado. Y estos movimientos no se ciñen únicamente al ámbito eclesial.

Según ha podido saber Libertad Digital de fuentes eclesiales en Cataluña, la Generalidad de Cataluña está presionando al Vaticano para conseguir colocar a su candidato favorito al frente de la Diócesis de Barcelona, la más importante de la comunidad y tradicional sede cardenalicia.

El elegido por el Gobierno catalán y CiU, la formación política que sostiene al Ejecutivo, es el candidato más nacionalista de cuantos circulan como posibles sucesores de Sistach. Este no es otro que Joan Enric Vives, arzobispo de Urgel. Destaca además que esta pequeña sede episcopal implica ser copríncipe de Andorra, cargo que comparte con el presidente de Francia, repartiéndose entre ambos la jefatura de Estado de este pequeño estado.

A pesar de que Cataluña es junto con el País Vasco la región más secularizada de España, el establishment catalán quiere tener todo bajo control, Iglesia incluida. Y de ahí las presiones a Roma a sabiendas de que los vientos en el Vaticano soplan en dirección contraria. El nacional-progresismo eclesial catalán está arrinconado y apenas quedan obispos que defiendan esta corriente. Con la renuncia de Sistach el último gran referente del nacionalismo es Vives.

El copríncipe de Andorra se sabe el candidato de este sector, grupo que está intentando quemar sus últimas naves. Y Vives se deja querer. Nacionalista declarado, fue un fiel defensor del estatuto y de la independencia.

Sin embargo, los que postulan a Vives en Barcelona saben de la dificultad de esta empresa y están utilizando todo tipo de argumentos para justificar su candidatura. Uno de los utilizados por la Generalidad es que Andorra, donde este obispo ostenta un mero cargo simbólico, es el único país de toda Europa donde está prohibido el aborto. Sin embargo, hasta en esto han errado puesto que en Malta tampoco está permitido interrumpir el embarazo. Pero incluso resulta llamativo que tanto desde el Gobierno catalán como desde CiU se utilice dicho argumento cuando en Cataluña se producen miles de abortos todos los años.

La sucesión de Sistach se torna clave en la Iglesia catalana. Marcaría o no el cambio de rumbo emprendido por Roma y que se visualiza en obispos como Saiz Meneses en Terrasa, Novell en Solsona, Pujol en Tarragona, o Casanova en Vic.

Por ello, Vives se ha convertido en la esperanza de un sector que agoniza pero que sigue teniendo el máximo apoyo institucional. Si no fuera el arzobispo de Urgel, el mal menor sería el actual auxiliar de Barcelona, Sebastián Taltavull.

En el lado opuesto, es decir, obispos que son mirados con recelo por el nacionalismo se encontrarían Saiz Meneses, estrella fulgurante por su labor pastoral, o el jovencísimo Novell, ejemplo de la nueva hornada de prelados. 

En Sociedad

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Silvia Charro, despedida de forma fulminante tras su desmadrado vídeo sobre las hipotecas
    2. Jorge Javier Vázquez: "Rompí con mi novio por el tema catalán"
    3. Gustavo González llevaba una doble vida con María Lapiedra
    4. Tres personas muertas, dos de ellos guardias civiles, en un tiroteo en Teruel
    5. "Resuena" la orden de Pablo Iglesias de "cazar fachas" tras el asesinato de Laínez
    0
    comentarios
    Acceda a los 16 comentarios guardados

    Servicios