Menú

24 horas después de los huesos

El sábado fueron hallados restos humanos en una mina de Camuñas, Toledo, pertenecientes a represaliados por el bando republicano durante la Guerra Civil.

0
Excavaciones en Camuñas.
(Mariano Alonso) Encontrados los primeros restos humanos en Las Cabezuelas, y a la espera de la misa que en memoria de estos represaliados por el bando republicano va a ofrecer en el lugar el sacerdote Jorge López, las incógnitas sobre las que discute la expedición en torno a un frugal menú del día servido a la hora de la merienda -cuando llegan las primeras noticias de la intervención de la caja de la región que nos acoge- son fundamentalmente dos: cuántos cuerpos pueden encontrarse en el interior del pozo y hasta dónde seguirá la inspección.


La segunda es decisión del Arzobispado de Toledo, impulsor de esta operación con la autorización del propietario del terreno, José Antonio Rodríguez, cuyo abuelo podría estar entre los muertos. Y la primera depende en buena medida de la anterior ya que, como explica el forense Francisco Echeverría, no puede saberse aún qué superficie hay desde el lugar hasta el que ha llegado con su equipo de la sociedad de ciencias Aranzadi hasta el final de la mina. La cuestión suscita opiniones diversas entre los que se han pasado la mañana en el interior de la mina toledana. Lourdes, la antropóloga del equipo, es escéptica sobre la posibilidad de que haya, como repiten por la zona, cientos de cuerpos. "Ni siquiera cien" afirma, mientras alguno de sus masculinos compañeros frunce el ceño en señal de duda. Todos coinciden, sin embargo, en que todavía es pronto para hacer afirmaciones tajantes mientras Luis Avial, el encargado del Georadar que conoce bien a los hombres de Aranzadi, les alienta entre cucharón y cucharón de paella: "esto no puede quedar así, hay que seguir investigando".

Lo que sí puede asegurarse tras la inspección del domingo es que hubo un intento de quemar los cuerpos arrojados a la mina, parte de cuyos restos han aparecido ahora carbonizados. Sin embargo, los asesinos ignoraban la enorme energía que requiere la incineración total de un cuerpo humano, como explica con limpia precisión científica Echeverría al pie de la mina.

A las dos dudas primigenias se suma una tercera que ha supuesto la gran sorpresa del fin de semana: los dos caballos encontrados en la mina, incluso antes de atisbar los primeros restos humanos. Los animales tienen herraduras y a duras penas caben en el lugar, lo que descartaría la hipótesis de que hubieran sido utilizados en los trabajos de la explotación, que data de época de los romanos. Tampoco se sabe si murieron dentro o fueron arrojados muertos, aunque los restos parecen estar bastante enteros y son animales de gran tamaño a juzgar por el "cabezón" que tienen, en palabras de uno de los espeleólogos. Nadie descarta que existan más galerías de las ya exploradas.

A la espera de la decisión de la Iglesia, que en principio no va más allá de establecer la certeza científica del brutal episodio de represión acaecido durante la Guerra Civil en esta zona limítrofe entre Toledo y Ciudad Real -lugar de la retaguardia republicana-, el grueso del equipo de Aranzadi vuelve a San Sebastián y el responsable del Georadar a Madrid. La sórdida historia de Las Cabezuelas ha quedado al descubierto este fin de semana, cuatro meses después de la primera inspección por una boca auxiliar. Abierta la puerta del pasado, no parece tan sencillo cerrarla.

En Sociedad

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Estupor por la última actuación desafinada de Rosa López
    2. Guerra de navajazos tuiteros entre Daudén Ibáñez y Juan Carlos Rivero
    3. Todos contra Rivera: "Mentiroso, miserable, bodrio, populista..."
    4. Melissa Gilbert denuncia el acoso de Oliver Stone: "Me puso de rodillas en una audición"
    5. Ana Guerra ('OT') indigna a los canarios: "Me encantaría poder hablar castellano"
    0
    comentarios
    Acceda a los 14 comentarios guardados

    Servicios