Sociedad
Noticias y opinión en la red

El rey saudí define el Islam como la religión de la tolerancia

La Conferencia Internacional del Diálogo organizada a instancias del Rey de Arabia Saudí en Madrid, porque en su país no se podría permitir un acto de estas características –el resto de cultos son perseguidos- ha echado a andar en el Palacio del Pardo. Bajo la presencia del presidente Rodríguez Zapatero, el rey Abdalá ha situado el Islam como la religión de la tolerancia y la moderación pero no ha dicho ni sobre los derechos de la mujer.
L D (Europa Press) El rey saudí hizo un peculiar llamamiento al diálogo entre religiones y civilizaciones para hacer frente a la "pérdida de valores" y "confusión de conceptos" que padece la sociedad actual, fruto, a su juicio, del "vacío espiritual que padecen las gentes".
 
Es peculiar porque como recogió LD, Arabía Saudí no reconoce la libertad de conciencia ni los derechos de las mujeres. El Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia, así lo denunció en un comunicado remitido a este periódico. “Las prácticas que no deriven del Islam está penadas cruelmente", decían en referencia al país islámico.
 
La inauguración de la flamante Conferencia Internacional del Diálogo tuvo lugar en el Palacio. Ha sido organizada por la Liga Mundial Musulmana bajo los auspicios del rey saudí, y a pesar de que el Ministerio de Exteriores español se ha desentendido de la celebración sí ha acudido al acto de apertura el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el Rey Don Juan Carlos.
 
En un dosier enviado a los medios de comunicación se había informado de que el jefe del Ejecutivo español tomaría la palabra en el acto, pero finalmente no lo hizo. Moncloa ha insistido en que nunca estuvo previsto que hablase.
 
El rey saudí, agradeció a Don Juan Carlos que España aceptase acoger esta conferencia que no podría celebrarse en su país por la estricta observancia a la Ley coránica. El monarca Abdalá sostuvo que el Islam es "la religión de la moderación, la ponderación y la tolerancia" y abogó también por un "diálogo constructivo entre los seguidores de las religiones".
 
En su opinión, las tragedias vividas por la humanidad como consecuencia de diversos enfrentamientos no han estado motivadas por las religiones, sino por "el extremismo que adoptaron algunos de los seguidores" de diversas religiones y creencias políticas. El rey saudí defendió la idea de que la diversidad de religiones puede ser un medio para la "felicidad" de los humanos, porque si Dios hubiera querido otra cosa "hubiera impuesto una sola religión para la humanidad".
 
Las palabras del monarca, sin embargo, no concuerdan con la realidad que se experimenta en su país donde los judíos, por ejemplo, tienen prohibida la entrada a La Meca.
 
Los derechos de la mujer, sin mención
 
Una asfixia que también le afecta a la mujer. En Arabia Saudí, la figura de la mujer está sometida a la del hombre. En ninguno de los discursos hubo referencia alguna a favor de los derechos de las mujeres. De los casi 300 asistentes a la inauguración de la conferencia, tan sólo 15 son féminas.
 
Por su parte, el secretario general de la Liga Mundial Musulmana, Abdulá bin Abdul Mohsin Al Turki, remarcó que la celebración de esta conferencia supone una "victoria de la paz y la moderación" y se mostró convencido de que los valores comunes de toda la humanidad pueden eclipsar sus diferencias.
 
En la conferencia también está previsto que participen personajes vinculados con el islamismo radical como el William Baker, presidente de Christians and Muslims for Peace (CAMP); neonazi conocido internacionalmente y ex miembro del KKK.
 
O la presidenta de Islamic Sociaty of North América, Ingrid Mattson, reputada promotora del wahhabismo, la corriente más radical del sunismo que ha sido adoptada por los miembros de organizaciones terroristas como Al Qaeda.
 
También está prevista la presencia de otros de mejor reputación como el ex primer ministro británico, Tony Blair.
"

En Sociedad

    Lo más popular