Sociedad
Noticias y opinión en la red

Gallardón prohibirá los anuncios luminosos en el centro de Madrid

El Ayuntamiento de Madrid prohibirá la colocación de anuncios luminosos en el centro de la ciudad, limitará el tamaño de los carteles y la colocación de lonas en las fachadas e impedirá la circulación de vehículos específicamente dedicados a la publicidad, salvo autorizaciones concretas. Esta prohibición incluirá las cruces verdes de las farmacias, aunque Gallardón estudia excluir al anuncio de Schweppes de la Gran Vía.

L D (EFE) Según informó en rueda de prensa el alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, estas son algunas de las novedades que introducirá la Ordenanza reguladora de la Publicidad Exterior, cuyo proyecto aprobó este jueves la Junta de Gobierno del Ayuntamiento y que podría entrar en vigor en septiembre u octubre próximos.

Pasados 12 meses de esa fecha, fijados como "periodo transitorio", tendrán que haberse adaptado a la nueva normativa o ser retirados los aproximadamente 100.000 carteles que existen en el centro de la capital y habrán desaparecido de esa zona todos los luminosos, hasta las cruces de neón verde de las farmacias, aunque el alcalde admitió que podría haber excepciones y se podría salvar, por ejemplo, el célebre anuncio de Schweppes de la Gran Vía.

El Gobierno municipal de Madrid parte de la premisa de que existe una "sobresaturación" de publicidad en la ciudad, sobre todo en el centro, y además con una "excesiva heterogeneidad", y de que no quiere que la capital se convierta, como señaló Ruiz Gallardón, en un "escaparate descontrolado, caótico y desordenado".

La futura Ordenanza establecerá una Zona de Especial Protección que comprende la mayoría de los espacios y edificios de interés histórico-artístico, en la que los rótulos de los comercios y empresas o marcas colocados en edificios, además de reducirse en tamaño, quedarán prohibidos si utilizan elementos luminosos como los tubos de neón.

Con el fin de reducir las molestias ocasionadas a los vecinos, optimizar el consumo de energía eléctrica y minimizar el impacto por contaminación lumínica, el proyecto elimina asimismo la posibilidad de mantener encendidos los luminosos durante las horas en las que haya luz solar suficiente.

Con carácter general, en toda la ciudad se prohíbe aquella publicidad que atente contra la dignidad de las personas, la infancia, la mujer, la juventud o vaya en contra de la Ley de Prevención de Drogodependencias, además de la publicidad o propaganda mediante carteles, pegatinas, etcétera, fijada sobre paramentos de edificios, monumentos, mobiliario, alumbrado, registros de instalaciones o cualquier otro servicio, lo que afectará, como destacó Ruiz Gallardón, a las campañas electorales.

En cuanto a las lonas publicitarias que cubren a menudo los edificios en obras, se deja en seis meses su periodo máximo de autorización -ahora se puede prorrogar otros seis- y se amplía de 3 a 5 años el tiempo que deberán esperar hasta poder colocar otra. El Ayuntamiento establecerá además sanciones que podrán llegar a los 3.000 euros en el caso de infracciones "muy graves", como puede ser la realización de actividades publicitarias que deterioren espacios públicos o bienes declarados de interés cultural.
"

En Sociedad