print
EL CONSEJERO DEFIENDE SU GESTIÓN EN EL CASO SEVERO OCHOA

Lamela: "Deben pedir perdón los que han usado este asunto de manera política y torticera"

En las que han sido sus primeras declaraciones tras la sentencia por el caso Severo Ochoa, que el PSOE ha utilizado para atacar al Gobierno de Esperanza Aguirre, Manuel Lamela ha defendido su gestión y ha respondido a quienes le piden responsabilidades. El ex consejero de Sanidad ha afirmado que volvería a actuar como lo hizo "una y otra vez".



Noticia publicada el 02-02-2008

L D (Agencias) El consejero de Transportes e Infraestructuras y ex titular de Sanidad de la Comunidad de Madrid aseguró que se siente "orgulloso" de su gestión del caso Severo Ochoa relacionado con las presuntas sedaciones irregulares en el hospital de Leganés, y aseveró que volvería actuar de la misma manera "una y otra vez" porque ante los problemas él "no mira hacia otro lado".
 
Lamela, que hizo estas declaraciones durante una visita a las cocheras del metro de Laguna, se pronunció así después de la Audiencia Provincial de Madrid confirmara el pasado lunes el sobreseimiento de la causa y acordara "tener por suprimida toda mención" a la existencia de una supuesta mala praxis médica por parte de los médicos imputados.
 
En su primera aparición pública tras el archivo del caso, el ex consejero de Sanidad también aseguró que no tiene que pedir "perdón a nadie" y advirtió de que quien debe disculparse han de ser aquellos que "mienten, manipulan y engañan".
 
"Deben pedir perdón los que han usado este asunto de manera política y torticera para poder arañar algunos votos, los que han erosionado la imagen de la sanidad pública madrileña como (Rafael) Simancas y sus compañeros de partido, mintiendo antes y después de la campaña electoral sobre este asunto", subrayó.
 
Asimismo, recordó que la Comunidad de Madrid no se personó como acusación particular sino que remitió la denuncia anónima que abrió la investigación a la Fiscalía y que fue el juez quien determinó que una Comisión de expertos del Sistema Nacional de Salud investigara el caso.
 
"Orgulloso" de sus decisiones
 
En su comparecencia, el consejero insistió en que su actuación fue "impecable" y que en todo momento se atuvo "a la legalidad vigente y al respeto a los profesionales, incluido el doctor Montes".

A su juicio, no fue la Consejería quien dijo que "hubo mala praxis, sino los peritos designados por el juez", quienes, ha comentado, "emitieron un informe sorprendentemente más duro que el de la llamada "comisión Lamela", y en el que se dice que probablemente hay una relación causa-efecto entre la sedaciones y la muerte de pacientes".

Por otro lado, ha asegurado que no comprende cómo alguien puede decir que es irresponsable haber sustituido al doctor Luis Montes como coordinador de las Urgencias, puesto que como consejero de Sanidad "no podía consentir que se pusiera en riesgo la vida de algún paciente".

El ex consejero de Sanidad ha dicho que no rectificará, puesto que se siente "orgulloso" de sus decisiones, y ha destacado que en al auto dictado hace unos días no se "refuta" nada de lo que él dijo, puesto que en el mismo se indica que "no ha sido posible comprobar la relación causa-efecto" entre las muertes que se produjeron y las sedaciones, al no poder "exhumarse los cadáveres".

Asimismo, ha insistido en que no se ha producido "una sentencia", sino "un sobreseimiento provisional", con lo que el caso "podría reabrirse" si apareciesen nuevas pruebas, ha concretado. Ha incidido en que la entonces ministra de Sanidad, Elena Salgado, también remitió una denuncia a la fiscalía por este mismo asunto, pero que, en este caso "esto debía ser progresista", ha dicho con ironía.
Urgencias funcionaba "como un cortijo"

En cuanto a las diligencias administrativas que tomó la Consejería, entre las que destaca la destitución del doctor Montes, Lamela ha recalcado que estuvieron "motivadas por la falta de confianza en unos servicios de urgencias que funcionaban francamente mal", decisión que, "está avalada por una sentencia judicial firme" ante un recurso interpuesto por el médico.

En opinión del responsable de Transportes, el hospital Severo Ochoa de Leganés funcionaba "como un cortijo" y como prueba de ello ha hablado sobre el "hecho objetivo" de que "en un buen número de casos" se produjeron sedaciones "sin el consentimiento de los familiares".

"No puedo entender que desde los poderes púbicos se mienta y se manipule a la opinión pública con grandes mentiras", ha agregado, y ha calificado la polémica surgida en los últimos días de "mentira mediática" elaborada porque "el 9 de marzo son las elecciones, el PP aprieta y hay que hacer algo".

También ha criticado a los "políticos comentaristas" que "o no se han leído el auto, o no lo han entendido o acuden a la manipulación y al engaño" para desviar un tema sanitario y "sacar rédito político" en momentos "de precampaña".

En cuanto a su ausencia vacacional durante la última semana, Lamela ha asegurado que tenía "permiso de sus superiores" y que sus períodos de asueto "no los dicta ni el PSOE ni ningún medio de comunicación", sino sus "obligaciones" como consejero.



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados