Sociedad
Noticias y opinión en la red

Los limpiadores de La Moncloa se niegan a seguir sacando el perro de Zapatero, cuidar de sus hijas o plancharle la ropa

Los limpiadores de La Moncloa comienzan este lunes una huelga indefinida en protesta por verse obligados a desarrollar labores que nada tienen que ver con el convenio colectivo. Los limpiadores tiene que hacer de camareros, planchadores, costureros e incluso sacar al perro de Zapatero. El presidente ha dado varias muestras de su gusto por el abuso de su cargo, como utilizar un Airbus oficial para ir de compras a Londres con su familia, llevarse 15 cocineros de Moncloa de vacaciones a Lanzarote o utilizar la única patrullera de la Guardia Civil de Lanzarote para vigilar el buceo de Sonsoles.

 
L D (Agencias) El sindicato CCOO ha convocado a la plantilla de limpiadores en la Presidencia del Gobierno, formada por 120 trabajadores, a una huelga indefinida que comenzará este lunes, 20 de noviembre, a las siete de la mañana. CCOO explica "que estos trabajadores realizan funciones de camarero/as, planchadores/as, costureras y una larga lista de tareas que se asemejan más a una empleado/a de hogar que a un limpiador/a, por lo que sospecha que se esté realizando por parte de Servimil, la empresa adjudicataria, un claro acto de prestamismo laboral consentido y potenciado desde la misma Presidencia del Gobierno".
 
Según el sindicato, "la empresa ha mantenido y esta manteniendo una posición inmovilista en dicha negociación, incluso con presuntas amenazas y coacciones a los trabajadores, presionándoles con el fin de que firmen el incremento de 12 euros en un plus salarial  por la realización de trabajos que nada tienen que ver con el convenio  colectivo de aplicación".
 
Según CCOO, los empleados de Servimil fueron contratados "estrictamente" para desempeñar las labores de limpieza en el Palacio de La Moncloa, pero muchos de ellos han acabado siendo improvisados expertos en protocolo, hacen de camareros, costureros, cocineros, planchadores e incluso se han visto en situaciones "inimaginables" como la de tener que sacar a pasear al perro de José Luis Rodríguez Zapatero, cuidar de sus hijas o hacer de asistentes de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.
  
En el sindicato explican que esta situación no es nueva y que ya se ha dado con otros presidente, pero anteriormente las otras empresas adjudicatarias compensaban a los empleados con un plus salarial por la realización de estos trabajos "que nada tienen que ver con el convenio colectivo de aplicación".
 
Servimil, encargada de esta actividad desde principios de año y por un mandato de dos, se ha negado a firmar el incremento de 81 euros mensuales además de las mejoras sociales que reclaman los trabajadores y ofrece sólo 12 euros para hacer de cocinero y camarero.
Sonsoles y Zapatero.

En Sociedad