print
"ESTE GOBIERNO NO VA A DAR UN PASO ATRÁS"

Zapatero llama "integrista" al PP por no sumarse a sus ataques a la Iglesia

El presidente del Gobierno ha puesto el colofón a un día marcado por los ataques socialistas a la Iglesia. Después de las palabras de González, Blanco y Gabilondo contra los obispos, el presidente ha centrado sus crtíticas en el PP. En una entrevista en la SER, Zapatero ha reprochado al PP que muestre "aquiescencia" con la Iglesia y ha dicho que "viendo la influencia que ejercen estos momentos los sectores más integristas de la derecha política y algunos ámbitos de la derecha mediática", Rajoy derogará las leyes de matrimonio homosexual o el divorcio exprés.

Gabilondo: "La conferencia Episcopal hace mucho más difícil ser español que inglés"
Blanco, sobre el Papa: "Igual entiende por familia, la mujer en casa y con la pata quebrada"

Noticia publicada el 09-01-2008

L D (Agencias) En una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press, Zapatero consideró  "preocupante" que el PP haya "mostrado aquiescencia" ante la Iglesia tras el enorme éxito de la jornada en defensa de la familia cristiana.
 
El presidente del Gobierno criticó a los obispos españoles por decir que las leyes del Gobierno están haciendo "retroceder los derechos humanos" y dijo que el si gobernara el PP podría derogar algunas de estas leyes, en referencia a las normas que permiten el matrimonio homosexual o el divorcio exprés. "Le han preguntado a (el presidente del PP, Mariano) Rajoy y no ha dicho ni sí ni no, lo cual tampoco es nada extraño, pero viendo la influencia que ejercen estos momentos los sectores más integristas de la derecha política y algunos ámbitos de la derecha mediática, creo que se verían obligados a hacer cosas en esta dirección", dijo Zapatero.
 
A su juicio, "sería muy probable" que, a diferencia del PP, otros partidos de la derecha en Europa "salieran también diciendo 'atención en la democracia lo que prima son las leyes civiles, ustedes tienen su papel pero no intenten imponer su fe". En opinión de Zapatero, la derecha española tiene aún "mucho camino que recorrer" para acercarse a las posiciones de otros partidos de centro derecha europeo. Incluso comparó al PP con el ex primer ministro polaco Jaroslaw Kaczynsky cuando este trató de imponer en el Tratado de la UE la posibilidad de medidas discriminatorias para los homosexuales.
 
También dijo que algunas de las posiciones del presidente francés, Nicolas Sarkozy,  no encajan con la derecha tradicional. "Aquí teneos un concepto de lo conservador muy mediatizado por lo que vemos en el PP", justificó.
 
El jefe del Ejecutivo aseguró que "este Gobierno no va a dar un paso atrás" en las leyes aprobadas y que tiene claro que una democracia es un sistema aconfesional con una separación clara entre Iglesia y Estado. "El carácter laico es casi un elemento constitutivo de un sistema democrático", añadió. Así, insistió en decir a  los cardenales españoles "que en la democracia las layes las hacen los representantes de los ciudadanos y ninguna fe, ninguna moral se impone legislativamente". Por ello, pidió a los representantes de la Iglesia que respeten las creencias y la concepción de la familia que tienen otras personas, igual que se respeta la que tiene la propia Iglesia.
 
Además, aseguró que las críticas de los cardenales españoles han ido mucho más allá que las del propio Vaticano, que "no ha dicho, como han dicho dos cardenales, que estaban retrocediendo los derechos humanos en España" o que se está disolviendo la democracia, lo cual. Esto, dijo Zapatero, "es inaceptable porque a vez que eliminamos discriminaciones lo que hace es extender los derechos humanos".
 
El jefe del Gobierno se declaró además sorprendido porque las críticas de altos dirigentes de la Iglesia se concentren en supuestos ataques del Ejecutivo a la familia, después de que éste haya promovido medidas como el "cheque bebé" de 2.500 euros por recién nacido o la ley de dependencia.Lamentó además que la Iglesia española ataque ahora la ley del aborto después de no haberlo hecho durante los gobiernos del PP, cuando estaba vigente la misma ley. Sobre este punto, insistió en que no es partidario de una reforma de la ley actual que, según dijo, ha "cubierto una demanda social", sin antes evaluar su aplicación, sin escuchar a todos los interesados y sin que haya un consenso amplio. Por ello, recordó que el programa electoral socialista apostará por hacer "una reflexión" sobre el tema y no incluirá "un compromiso explicito de reforma".



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados